II CONGRESO NACIONAL DE MARIPOSAS


oscar-patsi/la revolución de las mariposas

Vengo del dentista, llevo los dientes blancos; me siento al borde de la cama y contemplo los dolares junto al pasaporte, contemplo el regalo de Paola, los cigarrillos negros para Felipe, contemplo mi exquisita mariposa arropada en la estupenda maleta que me prestó Miguel, empiezo a llorar y me trago uno a uno todos los besos que tenía preparados para mis nuevos amigos mexicanos. Siguen las lágrimas y ya sólo veo cerdos dando por el culo a todo el mundo, revoluciones incluidas.

Estoy de vacaciones y esta noche cuando haya soltado la última lágrima voy a emborracharme y cuando esté recuperado, probablemente tome un tren que me lleve al norte de Alemania y no dejaré de pedalear hasta que me salga del nabo y durante el trayecto sólo me detendré para comer salchichas de cerdo, descansar y dibujar mariposas.

Entradas populares