Rodada Mundial al Desnudo

El año pasado el Colectivo GDL en Bici participo en el DF en la manifestación Ciclonudista al Desnudo, les dejamos la nota de esa fecha. En Guadalajara nuestro reglamento y la moches Tapatía no lo permiten, esperemos un día sumar nuestra ciudad a este Festejo Mundial.


LA CONQUISTA DEL IMPERIO AZTEKA, BICITEKA!!!



Todo parecía que se desmoronaba, perdimos el hospedaje del sábado, cargando mochilas fuimos al Instituto de la Juventud por las bicis que nos prestarían para la rodada, pero nada, que la mujer no estaba, de vuelta al metro el transbordo y al zócalo, no dábamos con el tipo del camión con las bicis, la hora de la marcha al desnudo se aproximaba, ni el pinche viaje que hice sólo para desnudarme de mis complejos.


"Usa bicicleta cuida tu planeta
Usa bicicleta cuida tu planeta"

La avenida Reforma llena de gente, pero sobre todo de bicicletas, gente montada sin ropas, desnudos de temores, de prejuicios, desnudos para ser vistos, para de esta forma llamar la atención y no ser atropellados,
132 ciudades del mundo al desnudo dejando de lado las ataduras, las formas de imposición que marca la ropa.
El uniforme, porque sin uniforme no hay autoridad, todos somos iguales, como el emperador de Mark Twain que desnudo frente al espejo se da cuenta que es otro simple ser tan común como los demás.


Por fin llegamos al centro cultural España donde nos esperaban 45 bicicletas para 12 personas, primero no había y ahora sobraron, bueno a escoger entre una de montaña o algo más cómodo para la ciudad.
Duro, duro el pedalazo para llegar a los Leones de Chapultepec de donde partiría el contingente, pero a las tres calles se chingan los cambios de la bici de JM !no la! me salía espuma del hocico.
Eran las 12:00 en punto, hora de salida de la rodada, medio quedo lista gracias a unos pericazos del buen “Y” que siempre carga sus fierros, para mi suerte que veo pasar el camión lleno de bicis, no dudé y acelerando las piernas que le doy alcance, cambiamos algunas bicis, logrado nuestro objetivo nos despedimos del encargado.

“Vehículo libre de emisiones contaminantes” se leía a la altura del trasero,
“usa bicicleta cuida tu planeta “

No hay tiempo y no encuentro el maldito bloqueador, por fin camisa fuera, pantalón y ya enfilado los calzones, pensé que sería distinto que no me atrevería, pero estando en esa vibra generalizada todo cambio, salí a una de las avenidas más grandes de México en pelotas, sin tener el mínimo complejo de mi cuerpo, ni el morbo de ver a los demás, la bici es algo placentero para mí, pero viajar desnudo fue algo alucinante, la comunión era genial, ni los ciclistas, ni los espectadores, ni la policía rompió el clima, todo era terso como la piel.




Depues del sol y la marcha, los pulques, “queremos pulque, vamos por un pulque”, se escuchó, todos en hilera metidos por las calles del centro del DF, abordamos la ciudad, la había recorrido de varias maneras pero nunca en bici, algo especial en medio de la masa de gente, carros, ambulantes, locales y demás, la primera pulquería cerrada, la segunda de igual forma, luego vuelta tras vuelta sin dar, nuestro guía sabía menos que algunos de nosotros que veníamos de provincia, seguimos de lado, sentidos contrarios, ya vámonos a la India, con 5 cadenas logramos amarrar 14 bicis y nos metimos al botanero.


Otras leyendas bajando por la espalda: “si me matas, quién se casa con tu hermana”, y "así si me ves?, desnudo me ves!!!

Ante nosotros se abrió la plaza, grande, amplia, con su explanada abierta recibiéndonos a toda la tropa triunfante, conquistando la cuidad como hace unos años lo hiciera la caravana Zapatista, sólo que nosotros sin armas, sin ropa, pero con ideas firmes como el fusil, conquistando el imperio, que antes de la llegada de los españoles lucía del mismo modo que nosotros, lucían sus pieles al aire, la cultura occidental nos tapó, nos tapó con sus prejuicios, nos tapó y a todo lo nombró pecado.

"pecadores
se van a ir al infierno"

"pecadores
se van a condenar"
Gritaba a todo pulmón una señora afuera de catedral

Quién esté libre de pecado que tire la primera piedra; agarré mi ropa y me despedí con los brazos abiertos.

Bicicronista Marefuge
Fotos Ma Refugio y Hector Guerrero

Entradas populares