3er. Congreso Nacional de Ciclismo Urbano


Ríos de ciclistas desembocaron en Puebla


Por Rogelio Garza

l. Donde los ángeles andan en rila
Saqué la bici tan pronto como llegué a la ciudad. Era viernes 24 a las 9 de la mañana y los empleados del Hotel Gilfer se preguntaban por este arribo de ciclistas urbanos que llenaban su estacionamiento de bicicletas. Era el arranque del 3er. Congreso Nacional de Ciclismo Urbano: conferencias, mesas redondas, rodadas nocturnas, trasnochadas, comidas vegetarianas, rally en rila y paseos a ciegas durante dos días de interactuar y pedalear.
Entrada al Teatro de la Ciudad.

Rodé un rato por el Centro Histórico y dirigí mis llantas hacia el Teatro de la Ciudad para llegar al inicio del Congreso con participantes de México, Chile, Ecuador, Canadá y España. En el camino intercambié saludos con amigos y personajes que evidentemente iban hacia allá. Por tercer año, como caídos del cielo en temporada de lluvias, los ríos de ciclistas que llegamos de distintos lugares confluimos en una corriente que lleva la misma dirección. Somos la Masa Crítica sobre ruedas y pedales que inunda las calles.Somos ríos de ciclistas y seremos un océano sobre ruedas. Foto: Bicitekas.

Cruzar la puerta del Teatro convertido en recinto del ciclismo terminó de colocarme en el mood de las doos ruedas. Rostros nuevos y conocidos, manos amigas y abrazos fraternos. También notables ausencias, se extrañó a León Hammui de Bicitekas, a Refugio “Cuco” Ruiz y a Bernardo Lizardi de GDL en Bici y Bici 10, a Mario Villaseñor de Fijalajara y Bicipolo, a Bernardo Baranda y a Xavier Treviño del ITDP. Durante la inauguración hablaron el Rector de la Universidad Autónoma de Puebla, Dr. Enrique Agüera Ibáñez, y Oscar Domínguez de Puebla Ciclista, en presencia de la Lic. Blanca Ruiz, Presidenta Municipal cuya presencia confirmó que el discurso oficial es incongruente, oportunista e inverosímil. Yeriel Salcedo de GDL en Bici, el único ciclista y activista que salvó la situación y rompió el protocolo con su playera amarilla pollito y su bienvenida relámpago.En el arranque de las conferencias, Jesús Gil de Bicitekas, un personaje imprescindible del ciclismo urbano. Foto: Bicitekas.

El intercambio con personas y grupos de otras latitudes y la búsqueda de soluciones de movilidad en las ciudades hace pensar que en cada rincón del mundo hay células haciendo algo por el ciclismo en cualquiera de sus formas. Aquí los trabajos fueron coordinados por Mariana Orozco del ITDP, Areli Carreón de Bicitekas y Yeriel Salcedo de GDL. Para empezar, el chileno Eduardo Salazar Jofré de Arriba E´La Chancha habló sobre la reinvención de la movilidad en las ciudades Latinoamericanas. En seguida, José García Cebrán, Director del Congreso Velo-City 2011 en España, expuso el caso de Sevilla como una ciudad ciclista. Sobre políticas públicas hablaron los arquitectos Carlos Romero, Director del OCOIT de Jalisco, y Graciela Amaro Hernández, Directora del IMPLAN en Guanajuato. De ahí nos movimos a comer y cada quien siguió su instinto, se formaron las tribus de carnívoros y herbívoros, me fui con los segundos a La Zanahoria, un estupendo lugar con un buffet vegetariano salido de la película Karenina en el País de las Maravillas, para darse un atracón bicicletero de carbohidratos.Arriba: Yeriel Salcedo de GDL en Bici y Areli Carreón, presidenta de Bicitekas. Abajo: Rueda Libre, el buen Agustín Martínez de Bicitekas y Christian Medrano de Andando en Bici Carajo. Fotos: Bicitekas.

Pedaleamos a la segunda sede del Congreso, el edificio Carolino de la Universidad Autónoma de Puebla, tan sólo a unas cuadras de distancia, y ya teníamos hambre otra vez. Ahí volvimos a instalar las mesas de playeras, libros, publicaciones y accesorios: GDL, Bicitekas, Mundo Ceiba, Rueda Libre, Pueblo Bicicletero. Continuaron las conferencias del Dr. Juan Torres Michael, de la Universidad de Montreal, quien habló sobre la ciudad, las bicicletas y los niños, así como la de Ángel García Fernández de Bici Urbana, acerca de la conexión en las ciudades a través de vías verdes. Una de las más esperadas fue la de Felipe Madrigal y la tropa rodante de los colectivos GDL en Bici y Bici 10: Bici Blanca, la memoria colectiva de la ciudad, un recuento de las 26 rilas que han instalado en Guadalajara. Jesús Sánchez del ITDP habló sobre la ciudad intermodal, el uso de distintos medios de transporte conectados entre sí. Y a continuación se realizó la conferencia que esperaba, Ciudad para Todos, con Paseo a Ciegas, Muévete en Bici y Contacto Braile.El Rally en Rila se realizó bajo la lluvia con la participación de temerari@s ciclistas que desafiaron la pista de adoquín mojado. A partir de ahí la noche tuvo varias rutas. Muchos cayeron al reventón de premiación, otros nos fuimos más leve. Estuve con Yeriel, Karenina, Roon y Héctor de GDL tomando cerveza en algún bar del Centro antes de ir a cenar tacos árabes. Después de eso, a roncar como los ángeles con vista a la catedral.

ll. Mesas redondas como ruedas de biciUn Auto Menos. Foto: Patricia Karenina Casarín de GDL en Bici.

El sábado llegaron más personas, entre ellos la flota roja de Un Auto Menos, la marca que fabrica bicis y triciclos highwheeler a la medida, encabezados por Fernando El Inventor Loco. Tuvo lugar el desayuno de BiciRed, el cónclave donde se eligió a Monterrey como sede del 4º Congreso. Esa hora la aproveché para rodar y desayunar fruta y calorías. Luego rolé hasta el Carolino para alternar la venta del libro con las conferencias y las mesas.Eduardo Salazar Jofré de Arriba E La Chancha, Chile, en un triciclo marca Un Auto Menos. Foto: Rueda Libre.

Desde Ecuador, un aguerrido Christian Medrano de Andando en Bici Carajo proponía hacer de la bici un ejercicio político más que físico. La mesa sobre Ciclo Vías Dominicales contó con la participación de Saca la Bici de Querétaro y los entusiastas compañeros de Bici Verde Izcalli del Estado de México. Hubo dos mesas sobre Nueva Movilidad en la Ciudad: el Sur, en la que estuvieron Puebicla, Mundo Ceiba de Oaxaca y Pedalazo de Chiapas. Y el Norte, mesa que me tocó moderar con Paseo Urbano Bicicletero de BCN, BCsicletos de BCS y Ciclos Urbanos de Culiacán. Acerca de los Nuevos Servicios Públicos hablaron Mario Delgado de Bikla en Guadalajara, el Dr. Juan Torres Michel de Bixi en Montreal y Dhyana Quintanar de Eco Bici en el DF. Acto seguido, el grupo Bicibilízate de Michoacán presentó su experiencia de represión en el Paseo Ciclonudista por Morelia. Consejo Bicicletero DF habló sobre Evolución y Adaptación para pedalear con seguridad. En la última mesa, Bicitekas y GDL en Bici presentaron sus respectivas Casas Ciclistas, espacios de encuentro y asistencia abiertos al público.Dos tomas de la Familia Rodante. Fotos: Bicitekas.

Luego de la clausura partimos a la rodada nocturna por la ciudad. Un rol que acaparó la atención de los poblanos por los ánimos que le metían las chicas del coro de Aguascalientes. Íbamos como seres brillantes levantando saludos de simpatía por aquí y mentadas de madre por allá. Nuevamente la noche ofreció rutas a seguir: los que rodaron a Cholula, los que se fueron de reventón, los que pasaron a retirarse y los que nos fuimos a cenar. Esa noche devoré de nuevo unos tacos árabes en compañía de Manuel de la Torre, coordinador de Paseo a Ciegas. Un par de cervezas en los portales y quedamos de vernos a las 9:30 de la mañana en el Zócalo para ir al paseo. Andar en bici sin el sentido de la vista era algo que debía experimentar.

lll. Desde mi punto de no vista…Nancy Salcedo, guía de Paseo a Ciegas. Foto: RL.

El Paseo a Ciegas, la experiencia sensorial sobre ruedas, fue lo mejor del Congreso. De algunos años a la fecha he creído que andar en bici es leer al mundo de otra forma porque se le percibe con todos los sentidos, lo que no sucede en otros vehículos. Esta actividad es parte de un programa de sensibilización para ciegos con el que han tenido muy buenos resultados, se les puede ver los fines de semana sobre el Paseo de la Reforma.
El domingo formamos un grupo considerable de ciclistas y partimos con los seis guías que pedaleaban en bicis tándem con un pasajero invidente cada uno. Curiosidad, gozo, diversión, las expresiones mostraban los efectos del paseo. Al notar su despreocupación pensé que para una persona que no ve es más fácil rodar sin la vista que para los que estamos acostumbrados a ver. Más allá de lo sensorial, de cómo se adapta el organismo a la falta de un sentido aguzando los otros, se trata de confianza. Ya es imposible confiar en alguien con los ojos abiertos, en el paseo tienes que hacerlo a ciegas.Manuel de la Torre, Coordinador de Paseo a Ciegas. Foto: RL.

Al terminar nos repartieron unos antifaces que debíamos usar 20 minutos antes. Ahí estábamos varios, listos para dar un rol con los ojos cubiertos, cuando una mano amable me llevó hasta la bicicleta. Hola -dijo una voz femenina-, soy Nancy. Colocó mis manos sobre la bici mientras me describía las piezas. Luego me explicó el modo de subirnos, pedalear y bajarnos. ¿Estás listo? Sí. Uno… dos… y… tres!
Fue como lanzarnos a un precipicio negro.
Tan pronto como agitamos las alas de los pies empecé a ver con los oídos. Después con el olfato. No sé por qué desde un principio sentí que rodábamos inclinados unos 45º hacia la derecha, como si la calle estuviera empinada y nosotros con ella. Nancy me anunciaba vueltas en u hacia tal o cual lado, pero no me daba cuenta cuando cambiábamos de dirección. Lo que sentía era un suave balanceo y esta inclinación extraña. La mente se movía de manera distinta, imaginaba un lugar hermosísimo a juzgar por los sonidos y los olores. El aire era un carrusel interminable de estímulos, los ruidos y aromas, los sabores, las voces y sus conversaciones, los niños, la temperatura, la sombra, el sol, los pájaros, el mundo pasaba a través de mí como un desfile de sensaciones sonoras y multicolores. Pero nos detuvimos suavemente. El encanto se terminó al abrir los ojos y bajarnos de la bici.

Entradas populares