Crónicas de mi ciudad en bici

photo_rosie collinsMis seis rampas... - Roon Gómez
 
Soy una amante de  todo aquello que me de la oportunidad de vivir la vida de la mejor forma posible y estar siempre tomando energía positiva, buena vibra, y aprovechando y disfrutando las cosas bonitas de la vida que me llenan de felicidad, todo esto y mas!!!!!!  lo he encontrado en usar mi bicicleta.
 
Desde pequeña, ya me atraía la bicicleta, unas vecinas, nos regalaron a mis hermanos y a mi, una bicicleta vagabundo, la que al instante adopte como mía, claro!!, todos podían usarla pero quien le dio su máximo uso y quien acabó con ella fui yo.
 
Esa bicicleta vagabundo tenia diferentes usos, uno de ellos era para  los mondados que de chico te encomiendan y otro para acercar los víveres a mi casa, pues mi papa y yo ibamos juntos a el tianguis por fruta y verdura los domingos,  Él, en su bicicleta rodado 28, tipo panadero y yo en mi ¡¡gran vagabundo!!, haciendo equilibrio por las calles, pues, le colgaba las bolsas del mandado en el manubrio y sentía que el peso me ganaba, pero pronto lo dominé!! y así recorría la avenida Enrique Díaz de León, en un trayecto de 10 cuadras aproximadamente, suficiente para iniciarme en el gran arte de compartir el camino de asfalto con los rinocerontes de 4 llantas.
 
Y como cada semana, contaba los días que faltaban para salir a pedalear el domingos y  días festivos, días en que la ciudad esta demasiado tranquila, osea que no  había carros y me sentía mas segura de poder pasear por las calles de mi bella Guadalajara solitaria, algunos de los rumbos que muchas veces tomé fueron, Colonia Moderna, Av. La Paz, la zona de Chapultepec, Mariano Otero, Providencia, Ladrón de Guevara, Colinas de San Javier, Sta.Teresita, Plaza  Tapatia, Av. Inglaterra, Glorieta Colón, la Gran Fonda, etc., y como a todos, mas de una vez me salieron perros y fui correteada por ellos o tomada del pantalón, además de caer en alcantarillas, baches y uno que otro percance donde terminas con las manos, rodillas  y codos contra el piso y raspados, pero no por eso dejé de usarla y aprovechar los instantes que me daba la vida para poder disfrutarla y pasear con ella.
 
En el pasear en mi bicicleta, encuentro grandes atracciones como, el de usar nuestros cinco sentidos de una forma mas consciente por ejemplo: la vista, admirando el paisaje que nos da el paseo, a la gente que encontramos a nuestro paso e inevitablemente voltea a vernos, o las palomas que hay en Plaza de Armas, Liberación y Plaza Guadalajara , y no se diga de observar los vehículos que encontramos a nuestro paso, el oído, escuchando los pajaros, el viento al tomar una mayor velocidad,  además de  acompañarnos de una buena música, y el detectar a una ambulancia, motocicleta  o sonido parecido a que un auto se aproxima, el tacto, tomando con nuestras manos el manubrio como timón guiando  nuestra nave de 2 llantas, el olfato,  percibiendo el olor de la naturaleza que nos rodea, esos innumerables naranjos con sus flores olorosas que se aprecian a su paso, y el sentido del gusto ya que nos hidratamos constantemente,  además, nos obliga a ejercitar nuestro aparato respiratorio, jalando mas aire.  ¿Y que me dicen  de  esa sensación de libertad que da el guiar la bici por diversos rumbos?, de desplazarte por el camino entre carros, gente, calles, banquetas, arboles y uno que otro perro, el sentir el viento en la cara por encontrarlo de frente y esa  energía positiva que nos queda después de el ejercicio, todo esto es un gran motor para seguir tomando mi bicicleta para pedalearle y disfrutar de ella, por esta nuestra Guadalajara.
 
Por la mañana el olor del sereno un olor fresco, en nuestra Guadalajara es muy rico, salgo con mi bici rumbo a mi trabajo como 6:15 - 6:20a.m. y tengo la oportunidad de sentir un ambiente muy rico, desde respirarlo hasta sentirlo en mi piel conforme voy tomando velocidad. hay un característico olor a flores de naranjo que me acompaña en mi trayecto, ese olor debido a los arbolitos del mismo que se  plantaron hace ya algún tiempo, principalmente en el primer cuadro de la ciudad, generalmente tomo la calle Pedro Moreno, aprovechando que me saca directo hasta 16 de septiembre,  en el trayecto a mi trabajo me encuentro con diferente tipo de personas, la mayoría hombres que van a su trabajo, pero todas tienen el común de que les llamo la atención y voltean a verme, (como diría Oscar Patsi de Barcelona, es parte de polinizar con nuestra mariposa) algunos saludando (a los que siempre les contesto el saludo), otros dando un piropo, otros pidiendo un 'raid' (aventon), y algunos mas simplemente volteando a verme arriba de mi bicicleta.
 
Paso junto al kiosco admirando un sin fin de palomas, por la Plaza de la Liberación y a un costado del Teatro Degollado, donde inicia mi "primer" rampa, frente a la fuente de la Plaza Fundadores, y me voy de largo por todo el pasillo junto a la 'fuente de las ranitas', donde en total son "cuatro" rampas, que por la velocidad que tomo no es necesario pedalear, (solo disfrutar) en ese momento ya me encuentro en plena Plaza Tapatía, entre arbolitos, jardineras, banquitas, la fuente que todos conocemos, y uno que otro bici-amigo, (como yo le llamo a los madrugadores que salen muy temprano con su bici a trabajar) que al momento de pasar juntos,  y encontrarnos de frente solo se cruzan nuestras mirada y los dos gesticulamos una sonrisa, al tiempo que inclinamos la cabeza, que yo interpreto como "Que tengas un buen día amiga",  y de igual manera respondo, con un saludo visual, la "quinta" rampa esta de frente al Hospicio Cabañas, rampa que me coloca de paralelo en la  fuente bailarina, que imagino como un gran y largo espejo, con su agua muy  tranquila reflejando las lamparas de  la plaza, y por ultimo, la "sexta" rampa" al lado izquierdo del Hospicio Cabañas, esta rampa es la mas  inclinada de todas, que bajo muy lento, con el máximo equilibrio, el mínimo pedaleo y un apretado freno, pues no se puede observar si pasara algún peatón.

Estas son mis 6 rampas preferidas de guadalajara, continúo por la banqueta derecha de Av. República, que me lleva a mi trabajo, donde ya  saben algunos compañeros que me transporto en bici, y me dan una serie de recomendaciones y desalientos para dejar de usarla, (aun no lo logran) y al contrario yo trato de animarlos a que se transporten en bicicleta, o asistan a los  paseos nocturnos, pero  aun no logro convencer a nadie de que se anime  como yo a transportarse en bici para  llegar al trabajo.
 
Mientras logro convencerlos yo seguiré en la pedaleada, dándole a la vida y tratando de disfrutarla arriba de 2 ruedas.
 
Generalmente asisto al paseo del primer jueves de cada mes, y entre semana al paseo nocturno, en esos paseos, he conocido gente realmente comprometida con el uso de la bicicleta, y que de verdad dan ejemplo de que si se puede usar como medio de transporte,  ¡¡¡"Muchas gracias"!!!   a todos ellos que se esfuerzan por que podamos salir a pedalear de forma segura, que seamos escuchados, protegidos, vistos, tomados en cuenta, y promueven se incremente el uso de la bicicleta
 
Su bici-amiga Roon.

Entradas populares