6.10.10

Cuando el peatón le ganó al auto

Público / 6 Oct 2010
Hay cosas que pudieran ser difíciles de realizar, sueños que llevarlos a realidad suenan imposibles. Un ejemplo: el corazón de Manhattan, Times Square, convertirlo peatonal. Tim Tompkins, presidente de la Alianza de Times Square, desde 2002 trabaja en promover y mejorar esa zona de Nueva York. El proyecto se planeó a largo plazo, tiene continuidad sin importar el partido en el poder y se sociabiliza con empresas, comercios y vecinos. Hoy a las 12:00 horas Tompkins tendrá una ponencia en el Laboratorio de Arte Variedades, como parte del Foro Internacional de Arquitectura COM:PLOT 2010, en el que discute y propone el modelo de ciudad que se quiere adoptar para Guadalajara.
Graduado de Yale y Wharton, Tim también es fundador y director de Alianzas para el Parque, que trabaja para apoyar a los parques de los vecindarios de Nueva York, así como en la Corporación de Desarrollo Económico donde se centró en el proyecto de reurbanización de la Calle 42. Desde mayo del año pasado la saturada avenida Broadway es sometida a una operación quirúrgica urbana. El cambio consistió simplemente en cerrar el tránsito de vehículos sobre la avenida entre las calles 47 y 42, una especie de bypass coronario a una de las principales arterias de la ciudad usualmente tapada de vehículos y con las veredas repletas de peatones.
La idea de convertir en peatonal una calle céntrica se ha vuelto una operación casi obligada en otras grandes urbes del mundo, pero para la Gran Manzana la idea de quitarle poder al automóvil es muy revolucionaria. “Es un cambio radical para la cultura estadunidense”, explicó Tompkins, presidente de esta agrupación que reúne a empresarios, ciudadanos y comerciantes de la plaza más famosa de Nueva York. De acuerdo con un ranking realizado por la revista Forbes Traveller, Times Square es el lugar favorito de los turistas en Estados Unidos, donde Nueva York atrae a 47 millones de visitantes que dejan 30 mil millones de dólares por año. Esta zona antes era un centro de prostitución y sex shops, pero hoy es un lujoso distrito de comercios, hoteles y restaurantes.
Rodeada de rascacielos y vistosos carteles publicitarios, escenario del rito anual de la bola luminosa que dispara los festejos de Año Nuevo que en reúne a más de un millón de personas y capital mundial de la comedia musical, Times Square es víctima de su propia fama. “Hace 15 años, la queja principal era el crimen”, dice Tompkins, hace un año que hicieron una encuesta la queja era que “hay demasiada gente”. Y la gente -unas 365 mil personas a diario en promedio-, de hecho, ya no cabía en las aceras donde se amontonaban transeúntes, turistas y hasta el infaltable Cowboy desnudo. Para intentar avanzar, muchos bajaban a la calzada, esquivando carros, autobuses turísticos o taxis amarillos, y el caos terminaba a menudo en paralización.
El proyecto avanza, recientemente se convocó a un concurso para artistas y diseñadores profesionales con el fin de crear formas para rehabilitar las zonas peatonales. El ganador recibirá 15 mil dólares y además se encargará de supervisar la instalación. Dentro los proyectos también se dará inicio a la pavimentación y reparación estructural de las calles aledañas a Times Square, plan a realizarse por primera vez en décadas.
Hoy Tompkins, quien también fue editor de noticias nacionales en la Ciudad de México, un periódico en idioma inglés, compartirá sus experiencias del proyecto que han desarrollado, modelo que se podría seguir para peatonalizar el centro histórico o alrededores de la glorieta de la Minerva.

No hay comentarios.: