23.1.12

Dan polución falsa

La Red de Monitoreo Ambiental de la Semades tiene fallas, según el Instituto Nacional de Ecología.
Foto: Carlos Ibarra












Mariana Jaime/Mural/23-01-12

La Red Automática de Monitoreo Atmosférico (RAMA) de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) cuenta con mecanismos adecuados de difusión y es oportuna, pero requiere atención en el aseguramiento de la calidad y manejo de datos, de acuerdo con el Instituto Nacional de Ecología (INE).

En el Cuarto Almanaque de Datos y Tendencias de la Calidad del Aire en 20 Ciudades Mexicanas (2000-2009), editado el año pasado, el INE advierte que la RAMA debe mejorar el desempeño en cuanto a la frecuencia de auditorías, al número de equipos de medición que cumplen los criterios de las auditorías, al porcentaje de datos validados para las partículas suspendidas y a las mediciones que puedan relacionarse con una cadena ininterrumpida y documentada de calibraciones.
"Como apoyo para interpretar la información analizada y como sustento para establecer programas de mantenimiento y mejoramiento de la red, es de suma importancia conocer el grado de desempeño de la red de monitoreo en términos de la confiabilidad de los datos empleados para el análisis de las tendencias de la calidad del aire", menciona el documento, en el caso particular de la ZMG.

Según el análisis reportado en la publicación, el funcionamiento de la red sólo se considera "muy bueno" en el porcentaje de datos sobre PM10 validados en el periodo del 2000 al 2009 y en la oportunidad de la validación y difusión de la información.

Asimismo, se clasifica como "bueno" únicamente el porcentaje de datos validados de ozono (O3), monóxido de carbono (CO), bióxido de nitrógeno (NO2) y bióxido de azufre (SO2).

Por el contrario, respecto a la operación en los parámetros de frecuencia de auditorías, número de equipos de medición aprobados en la auditoria más reciente —del 2009— sobre CO y SO2, estuvo en el "mínimo aceptable".

De igual forma, en los equipos de medición de PM10, PM5, O3 y óxido de nitrógeno (NOx), así como la referencia de las calibraciones y el porcentaje de datos validados de PM2.5 (entre 2007 y 2009) se indica que "requieren atención", lo que arroja como resultado un desempeño global que demanda intervención para corregir las deficiencias.

En el 2011, la Secretaría de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable (Semades), quien opera la RAMA, admitió en distintas ocasiones que el sistema tuvo fallas que impedían la transmisión correcta de datos.

Durante el desarrollo de los Juegos Panamericanos en la Ciudad, la red reportó datos erráticos y tuvo estaciones fuera de línea, y pese a que la dependencia estatal en un principio negó el problema, rectificó y argumentó que se trataba de un conflicto con las líneas eléctricas y no porque se estuviera manipulando la información.

En los últimos días de diciembre la difusión errónea de datos se repitió porque el equipo estaba dañado y tuvieron problemas para encontrar las piezas de remplazo.

El director de Gestión de la Calidad del Aire, David Parra Romero, indicó entonces que la red de monitoreo pasó por dos auditorías del Gobierno federal en el 2011 y reportó datos confiables.

No hay comentarios.: