El fomento de la bici no depende solo de hacer carriles

  /http://www.doblefila.org/reflexiones/el-fomento-de-la-bici-no-depende-solo-de-hacer-carriles

Roquetas de Mar será el lugar en el que se estudiarán soluciones para el fomento de la bici en los municipios andaluces. La ciudad ha sido elegida junto a Córdoba capital, Isla Cristina (Huelva) y Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), para participar en un programa piloto de la Consejería de Medio Ambiente. Algo que llega después del plan para la construcción de un buen número de kilómetros de carriles en toda Andalucía, desarrollado en los últimos años y del que el municipio roquetero fue el principal beneficiario en la provincia.

La idea es muy sencilla: pasaron los tiempos de fuertes inversiones, no habrá por el momento dinero para poner en marcha más carriles bici, no al menos de una forma tan ambiciosa como en los últimos años. Ahora toca poner en marcha pequeñas medidas gratuitas o muy baratas, que también sirvan para fomentar el uso de la bici.

Los colectivos que defienden el uso de la bici como sistema de transporte básico en nuestras ciudades y pueblos llevan años reclamando medidas de este tipo, y en Doble Fila no podemos estar más de acuerdo. De nada sirven los carriles bici si no van acompañados de otras medidas, empezando por la concienciación de nuestros políticos y técnicos municipales, que parece ser que es una de las cosas que se pretenden ahora. Solo políticos únicamente preocupados por ‘la foto’ y técnicos poco interesados en el uso de la bici, son capaces de diseñar algunas de las atrocidades de carriles bici que existen en los municipios andaluces (y del resto de España).

Expertos en movilidad ofrecerán una charla a los técnicos municipales de varios municipios, y recorrerán con ellos en bicicleta Roquetas de Mar, para comprobar personalmente las condiciones del tráfico y el uso de la bici, y plantear in situ soluciones a determinados problemas. Evidentemente, Roquetas será el principal beneficiado de esta campaña, pero se espera que los técnicos del resto de localidades participantes vuelvan a sus casas con ideas claras sobre cosas que se pueden hacer y cosas que no se deben hacer.

Nos hubiera gustado que la idea estuviera abierta a otros colectivos. No hubiera venido mal que los técnicos municipales recorrieran nuestras calles acompañados por los ciclistas que las recorren a diario; las cosas que en los despachos se ven de una manera, en la calle son muy diferentes. Como también hubiera sido necesario que los propios políticos hicieran lo mismo. Creemos que ese diálogo entre ciclistas o usuarios por un lado, y políticos-técnicos por otro, hubiera sido muy enriquecedor y positivo para todos. Por cierto, diálogo que no tiene por qué esperar a que la Junta organice una actividad como ésta, con un poquito de voluntad ese tipo de cosas deberían ser comunes. ¿Por qué se habla con los vecinos de un barrio concreto cuando se quieren hacer actuaciones en el mismo y no se habla con los ciclistas cuando se quieren hacer carriles bici u otras medidas que afectan al uso de la bici?

Pero volviendo al tema que nos ocupa, nuestros políticos están acostumbrados a dilapidar unas cantidades obscenas de dinero en proyectos mal diseñados para el día a día, cuando otro tipo de medidas más económicas tendrían un efecto muy positivo. Por ejemplo, si queremos facilitar el uso de la bici persigamos con dureza a los que no respetan los carriles, implantemos fórmulas para que los usuarios se sientan seguros dejando sus bicicletas en las calles, facilitemos y premiemos el uso combinado de la bici y el transporte público como forma habitual de desplazamientos, pacifiquemos el tráfico reduciendo los límites de velocidad en las ciudades… hay muchas medidas que se pueden adoptar y que no cuestan tanto dinero, solo es cuestión de tener conciencia, de entender que nuestras ciudades y pueblos ganarían mucho abandonando esa obsesión por el coche tan poco europea y desfasada, que aún persiste en España (y no digamos en Almería). En otras palabras, que la crisis no sea una excusa para paralizar las políticas de fomento del uso de la bici como medio de transporte, ni cualquier otro aspecto relacionado con la movilidad. Las bicis, como los peatones y el transporte público, deben ser las prioridades de nuestros gobernantes.