Piden a SVT hacer respetar ciclovías

Alejandra Valenciano/Yenzi Velázquez Milenio Guadalajara • El éxito de una ciclovía no depende únicamente de la firmeza del concreto y la señalización de ésta. Para que luego de inaugurarse no sea abandonada por los ciclistas, las autoridades primero deben garantizar la seguridad de quienes la utilizan y el respeto por parte de los automovilistas, lo que en su mayor parte toca a la Secretaría de Vialidad y Transporte (SVT), opinaron usuarios.
Luego de que este medio informara que seis de las nuevas ciclovías de la zona metropolitana de Guadalajara (ZMG) están en desuso o con deterioro (MILENIO JALISCO, 15 de abril de 2012), se realizó un sondeo con usuarios para ver qué opinaban.
La mayoría coincidió en que no las utilizan porque no se sienten seguros en ellas.
Jeni Estudillo tiene 31 años y desde hace seis utiliza la bicicleta como su principal medio de transporte. Ella considera que los ciudadanos han dejado de lado las ciclovías, en gran parte, porque los elementos de la SVT no están haciendo su trabajo: “Los de tránsito no nos echan la mano. Por ejemplo, cuando los carros se estacionan o están estorbando una ciclovía les vale”. Y citó el caso de la ciclopista de avenida Federalismo, que debido a su ubicación se ve afectada constantemente por esta situación: “Cuando hay tianguis es un desmadre, porque todos se ponen en la ciclovía y no puedes pasar por ahí y el de tránsito pasa y no les dice nada”.
Beatriz Bastarrica, de 39 años, confesó que cada vez utiliza menos la bicicleta para transportarse debido a la inseguridad en que deben moverse los ciclistas de la ZMG, ya que además de la ausencia de autoridades viales, la falta de limpieza es otro peligro que acecha a los usuarios: “La de Santa Margarita [en Zapopan] jamás la barren, está llena de hojas y en bici en cuanto empieza a llover te matas porque resbalas”.
Rodrigo Mercado, de 27 años y quien desde hace tres se transporta exclusivamente en su bici plegable, cree que las deficiencias de las ciclovías se derivan del modelo desorganizado de movilidad urbana, donde la bicicleta sigue contemplándose como un transporte de “paseo dominicial”. Aunque él se mueve por la ciudad en bicicleta, dijo que si estos espacios fueran remodelados y vigilados los utilizaría con mayor confianza.
Los entrevistados coinciden en que aunque la responsabilidad es de todos, son las autoridades las que deben dar el primer paso en la creación de una ley que proteja a los ciclistas y los espacios por donde transitan, además de articular las diferentes ciclovías que existen en la ciudad, si no, no sirven de nada por que “no se llega a ningún sitio”. Además, ven pertinente que los gobiernos impulsen una campaña informativa para todos los actores viales de la urbe.
En entrevista por separado, quien fuera el encargado de este proyecto en Guadalajara cuando era jefe de gabinete en el ayuntamiento tapatío, Ricardo Villanueva Lomelí, coincidió en culpar a la SVT e hizo un llamado a la dependencia para que exija a los particulares reparar los daños que sufre la infraestructura, como es el caso de los bolardos de la ciclopista que corre por avenida Washington, que deben ser reparados constantemente.
Destacó que en lugar de que los elementos de la dependencia estatal lleguen a acuerdos con los conductores cuando ocurren choques, mejor informen al ayuntamiento tapatío quién se impactó contra los bolardos (que sirven para separar el carril de la ciclopista) para que los culpables los repongan. Esa sería una de las soluciones para hacer respetar la ciclovía que construyó la actual administración de Guadalajara.
En caso de que esto no suceda, será necesario que el ayuntamiento continúe con el mantenimiento de esta vía, la cual defendió, al destacar que las ocasiones en que él ha transitado por esta avenida, ha observado que existe una demanda real de los ciclistas, primordialmente de gente que la usa para trasladarse al trabajo.
Reconoció que todavía hacen falta algunos detalles para que la ciclovía Washington-España-Las Palmas- R. Michel opere al 100 por ciento, como es la puesta en marcha de las rutas alimentadoras, para que la demanda “crezca exponencialmente”.
Reclamos mutuos
Al ser cuestionado sobre el deterioro que presentan las ciclovías de la zona metropolitana de Guadalajara, Enrique Alfaro, candidato de Movimiento Ciudadano a la gubernatura de Jalisco dijo que hay una gran diferencia entre las ciclopistas de Guadalajara y las de Tlajomulco de Zúñiga, asegurando que las ubicadas en este último municipio (del que él es alcalde con licencia) funcionan bien y cuentan con una buena afluencia diaria de usuarios: “Se hicieron para que funcionen, no nomás de adorno”.
Como respuesta a las declaraciones realizadas por Enrique Alfaro, Ricardo Villanueva Lomelí, quien es coordinador operativo de la campaña del candidato del PRI a la gubernatura, Aristóteles Sandoval y fue jefe del gabinete del Ayuntamiento de Guadalajara, cuando este último era el alcalde, dijo que las ciclovías de Tlajomulco “son una porquería” y deberían rehacerse, mientras que las del municipio tapatío sólo requieren de mantenimiento, porque asegura que fueron hechas “a conciencia”.