Gobiernos deben tomar más en serio el tema de la movilidad

El consultor Mario Córdova también destacó la importancia de la sociedad civil organizada para lograr avances en la materia.


Urge que las autoridades municipales y estatales lleguen a un acuerdo en materia de movilidad urbana, antes de que los problemas derivados del uso indiscriminado del automóvil y deficiencia del transporte colectivo colapsen la ciudad, sentenció en entrevista el profesor e investigador de la Universidad de Guadalajara y consultor privado, Mario Córdova, quien recordó que salvo el Macrobús, luego de la construcción de las dos líneas del tren ligero, no ha habido avances significativos en el tema. 
 
El experto señaló que actualmente existen muchos planes para mejorar el transporte público e incentivar la movilidad no motorizada, incluso el tema ha sido motivo de desacuerdos políticos y se ha usado como bandera electoral, sin embargo, faltan “obras consecuentes” con este discurso.

En los últimos 50 años, en México y el mundo se siguió un modelo que privilegió la movilidad a través del automóvil, debido a esto se crearon ciudades extensas, de baja densidad, y alto costo operativo con perjuicios sociales, económicos y ambientales; luego de que se descubriera que gran parte de los contaminantes que dañan la capa de ozono provienen de estos vehículos, algunos países ya analizan vías para reducir su impacto en el ambiente, la salud pública y calidad de vida de las personas, comentó Córdova. 

Hasta el momento los pronunciamientos de nuestros gobiernos respecto al tema han sido ambiguos, ya que aunque podría parecer que hay interés de buscar un modelo de transporte sustentable, no se ve reflejado en la inversión de recursos públicos: “El actual gobierno del estado estuvo planteando el tema, trajo asesores internacionales y pensó seriamente en buscar una alternativa y darle desarrollo al transporte público que estuvo abandonado por dos sexenios gubernamentales [el de Alberto Cárdenas Jiménez y Francisco Ramírez Acuña]”, sin embargo, en los hechos, se evidenció el uso del mismo patrón de inversión pública protagonizado por las obras en beneficio del automóvil.

Posteriormente, el debate del transporte público y la movilidad se convirtió una bandera política y partidista donde la postura del PRI era construir una tercera línea del tren ligero y la del PAN implementar un nuevo corredor del Macrobús. El consultor señala que las autoridades no han entendido que ningún sistema de movilidad sustituye a otro, más bien debe buscarse la manera de articularlos. 

Con base en su experiencia, Córdova cree que el primer paso para mejorar la movilidad de la zona metropolitana es crear un sistema de transporte público complementario, transferible y con alta calidad, donde intervengan diferentes modalidades de autobús y de manera evolutiva, según la demanda, pasar a los corredores de alta capacidad como el metro.

Para lograrlo, los gobiernos municipales y del estado, dijo, deben pensar más en las necesidades reales de la ciudad y sus habitantes, según la zona en que se transporten: “En algunos casos podrá ser el transporte convencional de una forma más organizada, en otros casos un BRT, […] hasta llegar a los corredores de alta capacidad que deben ser la columna vertebral del sistema de transporte”, de tal manera que el pasajero tenga la certeza de la hora de llegada del autobús, el tiempo de trayecto y la posibilidad de transbordar a otra modalidad. 

El investigador concluyó diciendo que las autoridades deben tratar el tema con mayor seriedad y compromiso, también destacó la importancia de la sociedad civil organizada para lograr avances en la materia.

Entradas populares