Cientos de ciclistas desnudos exigen respeto a automovilistas

Cientos de personas participaron en el paseo nudista en bicicleta para promover este vehículoFoto José Antonio López
Tania Sánchez Hernández/La Jornada
 
Al grito de no chingues al planeta, usa bicicleta, cientos de ciclistas participaron en la séptima edición de la rodada nudista para exigir respeto hacia quienes utilizan este medio de transporte, además de los peatones, con una ruta que comenzó en Paseo de la Reforma, frente a la Torre Mayor, colonia Cuauhtémoc, y concluyó en la Plaza Río de Janeiro, en la colonia Roma.
Los manifestantes, aproximadamente 800 –según cifras de las autoridades capitalinas– comenzaron a reunirse desde las 9 de la mañana para despojarse de la ropa y practicar el arte de la pintura sobre la piel; como Eunice, quien se cubrió de color dorado, mientras un amigo me ayudó a hacer unas grecas en brazos, piernas y vientre, antes de participar por cuarta ocasión en el recorrido, o como Maika, quien sólo utilizó unos tenis, y un dibujo abstracto como vestimenta.


Otros más, la mayoría jóvenes, prefirieron cubrir sus rostros con máscaras de luchadores o de Anonymus, protegerse del sol con sombreros, gorras, lentes oscuros o capas de superhéroes; mientras que algunas mujeres optaron por bikinis o shorts y dejar descubierto el resto de sus cuerpos.

Minutos antes de las 12 horas comenzó el recorrido, convocado por la asociación civil Bicitekas, sobre dos carriles de avenida Paseo de la Reforma, previamente liberados del tránsito vehicular por elementos de tránsito de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSP-DF), mientras que otros uniformados, a bordo de bicicletas, se encargaron de custodiar a los participantes de la rodada.
Cientos de personas participaron en el paseo nudista en bicicleta para promover este vehículoFoto José Antonio López
 
Ante la mirada de automovilistas y pasajeros de las unidades de transporte público, quienes les gritaban para expresarles su apoyo y tomarles fotografías, los ciclistas nudistas, y otros más en triciclos y patines, ingresaron al Zócalo gritando Somos el pueblo bicicletero, que no contamina ni usa gasolina, causando sorpresa entre los transeúntes y paseantes del primer cuadro de la ciudad.

Luis Gabriel Torres, joven que iba en muletas, se unió al grupo y explicó –a través de un megáfono– que fue atropellado por un microbús cuando circulaba en bicicleta sobre la calzada de Tlalpan, al cruce con Eje 4 Sur-Xola hace dos meses. Soy víctima de aquellos automovilistas que no respetan a las personas que utilizamos un medio de transporte ecológico, denunció, al tiempo que exigió ¡respeto a los ciclistas y a los peatones!, lo que provocó aplausos de los manifestantes.

Después de dar dos vueltas al circuito de la Plaza de la Constitución, los ciclistas se dirigieron, sobre la avenida Pino Suárez y después por avenida Chapultepec, a la Plaza Río de Janeiro, en donde concluyeron su rodada, alrededor de la fuente del David, con saldo blanco, dijeron los organizadores, cerca de las 14 horas del sábado.

Entradas populares