“Deben obligar” a gobernantes a crear áreas verdes

Foto: Víctor Fernández
Los parques públicos ayudan a fortalecer el tejido social, aseguran.
Experto español señala que cuando las omisiones en el tema cuesten votos a los políticos, estos obedecerán la voluntad de los gobernados.

Apenas 1.5 por ciento de la zona conurbada de Guadalajara es área verde pública (incluidos los camellones y las glorietas), cuando de cumplirse el mínimo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se tendría en esa condición a 7 por ciento de la superficie citadina. Pero la única forma de remediarlo es la activa exigencia ciudadana a los políticos, aseguró ayer Félix del Moral Pérez, presidente de la Asociación Española de Parques y Jardines Públicos.
 
La clave es que los responsables de las políticas públicas y de la asignación presupuestal se den cuenta de forma clara que no mejorar la calidad ambiental de la ciudad tiene efectos negativos, incluso electorales; pero en cambio, hacerlo repercute en la mejor calidad de vida, la disminución de la violencia social y hasta la posibilidad de obtener el visto bueno de los votantes.
“Es que tiene que ser un convencimiento personal, y ahí tiene que haber un tema de planificación, que refleje realmente ese interés; primero, la planificación de los nuevos desarrollos en la ciudad, que tiene que contemplar los espacios verdes; luego, lo que tiene que ver el político en este caso es darse cuenta de que esto es bueno, bueno para la ciudad y bueno para él; porque esto políticamente es rentable, políticamente debe ser más rentable hacer un parque que hacer una vía de circulación para automóviles. Yo no soy político, ni quiero serlo, pero en el trabajo en España pasa lo mismo, el político siempre dice lo que hay que hacer y el técnico dice cómo hay que hacerlo. Tiene que ser un convencimiento, pero estoy seguro que con el tiempo ese convencimiento va a existir”, dijo en entrevista con MILENIO JALISCO.
—¿Cómo podemos cuantificar o medir que la creación de muchas áreas verdes impacta en una mejor calidad de vida?
—Es que en esto hay cientos de estudios que van a lo mismo, y cuando el ciudadano se dé cuenta de la importancia y de la necesidad va a ser un ciudadano que va a requerir al político para que lo haga; estos movimientos ciudadanos se dan y se han dado, y aquí estoy convencido que en muy poco tiempo también serán; ayer vi a un grupo de ciudadanos ciclistas por las calles, reivindicando el espacio público para la bicicleta y estoy convencido que van a pedir la creación de ese tipo de espacios para que puedan disfrutarlos.
—Tenemos en muchas partes del país una espiral de violencia terrible, ¿esto puede tener también una relación con la falta de las áreas verdes?
—Seguro, las zonas verdes son un espacio de socialización, de reunión y de interacción de las personas; son algo fundamental para esta política; estaba comentando conmigo una persona del gobierno de Jalisco que ya estaban trabajando en ese sentido [...] que ya estaban haciendo acciones en todas las colonias, los barrios, sobre todo las que tenían mas índice de criminalidad, en ampliar y mejorar las áreas verdes; yo no sé si se esté haciendo todo lo necesario, pero queda claro que en algo ya se está trabajando.
—El índice que conocemos de áreas verdes por habitantes que sugiere la OMS, ¿es la respuesta adecuada para una ciudad del tipo que es Guadalajara?
—Es una aproximación, ellos dan esa cifra como un estimado, pero depende de cada ciudad, de sus prioridades, depende de cómo esté estructurada; evidentemente, llegar en los centros de las ciudades a esos índices es imposible, no vas a empezar a tirar manzanas por la ciudad, a tirar edificios y cuadras para poner ahí áreas verdes porque eso es inviable; el tema es que se contemple al menos eso en las nuevas zonas de desarrollo.
—Tenemos en esta ciudad de nueve a 14 mil hectáreas de lotes baldíos que no tienen una utilización, ¿podrían ser una buena posibilidad para nuevas áreas verdes?
—Sí, pero insisto, esto se dará si los ciudadanos lo van reclamando; van a ser espacios donde el municipio se va a tener que meter, porque quizás ahora han demandado otras cosas, han demandando vías de circulación para autos, ya sea para llegar a su trabajo o para su comodidad, pero yo estoy convencido de que si los políticos no responden [por su cuenta] a las demandas ciudadanas, si el ciudadano tiene ese interés, si el ciudadano ve que hay esa necesidad de áreas verdes y lo exige, pues el político se las va a tener que proporcionar. Eso es claro.
En su ponencia magistral, dictada en el marco del Primer Congreso Nacional de Parques, que comenzó ayer en el Parque Metropolitano de Zapopan, Del Moral Pérez destacó el gran auge que tuvo en España la creación de este tipo de espacios y la dotación de amplios recursos, antes de que la crisis los alcanzara. Hoy, la lección es que se deben generar con recursos bióticos adaptados para que aspectos como el agua o los fertilizantes no sean críticos en caso de la baja de los presupuestos de atención de los parques. Lo cual no desacredita el gusto por el exotismo y el artificio que han encarnado los parques a lo largo de los siglos y en diferentes culturas. Es cuestión de balances. También abordó el asunto en la entrevista.
—Jalisco tiene tanta variedad de especies de flora como Francia, ¿necesitamos importar cuando aquí tenemos tanta biodiversidad?
—Hay que ver eso, porque es recomendable tener un espacio verde para aprovechar mejor lo que se tiene; pero otra cosa es que a todos nos gustan los exotismos y a veces poner algo que es de fuera no está mal, pero habrá que ver si eso es cuando lo propio no se tiene; es como cuando sales de la ciudad al campo, lo ves y no le das tanto valor; la clave es que las personas conozcan el valor de lo propio, la riqueza local y, con base en eso, generar una apuesta en esas ventajas, sin impedir las posibilidades distintas.
Claves
Guadalajara, una ciudad deficitaria

► La zona metropolitana de Guadalajara se acerca a 65 mil hectáreas (ha) de superficie, pero apenas se reconocen oficialmente mil ha de áreas verdes públicas entre parques urbanos, glorietas y camellones, lo que arroja 1.5% de espacios verdes comunes.
► Tiene 4.6 millones de habitantes en sus ocho municipios conurbados, lo que deriva en un promedio de 71 habitantes por cada ha.
► Si se aplicara la norma de la OMS, de mínimo 9 m2 de áreas verdes por habitante, 639 m2 de cada ha tendrían que corresponder a área verde; pero el promedio es de 154 m2.
► De este modo, el déficit de áreas verdes es de 3,153 ha; esa superficie permite llegar al mínimo de la OMS. El promedio actual es de 2.17 m2 por persona, la cuarta parte del mínimo exigido.
► Desde 1993, cuando se consolidó el parque Metropolitano en Jocotán y se acababa de entregar el parque de la Solidaridad Iberoamericana, no se ha integrado un solo polígono nuevo de tamaño importante en la ciudad que incida en la estadística, tan marcadamente desfavorable.
► En el pasado, importantes áreas como El Bajío, Los Colomos, la barranca de Huentitán y el cerro del Cuatro fueron previstas como parques públicos, y amplias porciones de esas zonas hoy forman parte del mercado inmobiliario.
► El Bajío, contiguo a La Primavera, estaba planteado para un gran parque a comienzos de los años 90 del siglo XX, y hoy cuenta con autorizaciones “ambientales” que han crecido notablemente su urbanización. En tanto, las tierras de la servidumbre del ferrocarril, que atraviesan de poniente a oriente la ciudad y fueron planteadas para rescatarlas y hacer un gran parque lineal, es un proyecto detenido.
► En el cerro del Cuatro, donde se ideó un gran parque metropolitano de 500 ha en los años del gobernador Alberto Orozco Romero (1971-1977), los fraccionadores urbanos se lo comieron casi completamente, y ahora existe un parque del Ayuntamiento de Tlaquepaque con apenas 10% del terreno original.
► El problema no es solamente de promedios. Estudios del Departamento Forestal de la UdeG señalan que se debe cuidar su distribución proporcional dentro de la ciudad, “es decir, que todos los residentes vivan cerca de un espacio abierto con área verde a una distancia de no más de 15 minutos a pie”. Y esas condiciones se cumplen solamente en el área de la Minerva, de Guadalajara, y los fraccionamientos pudientes del centro y sur de Zapopan.
► En resumen, “el crecimiento urbano ha propiciado una insuficiencia de áreas verdes, originando problemas de diversos factores; por un lado, la especulación del terreno propiciada por una alta concentración de la población y aunada a una rápida urbanización, generando un valor del terreno según indicadores de mercado...”, explica José María Chávez, de la UdeG, en un documento denominado Dasonomía urbana.
Fuente: Archivo de MILENIO JALISCO.
Primer Congreso Nacional de Parques

► Guadalajara es la sede del Primer Congreso Nacional de Parques, al cual están convocados expertos de la academia y responsables de la operación de áreas verdes en todo el país.
Los ejes de la temática son la legislación ambiental, la sustentabilidad económica de los proyectos, los beneficios ambientales de crearlos, el impacto social y la planificación.
El encuentro fue inaugurado ayer por el secretario General de Gobierno, Víctor Manuel González Romero, quien dijo estar convencido de la necesidad de rescatar este tipo de espacios comunes, como parte de una estrategia de paz social que le urge al país.
“Debemos pugnar por establecer en estos lugares las condiciones necesarias para que se fortalezca el tejido social, y quitarles a los malos la posibilidad de que los aprovechen para sus actividades y para atraer a los jóvenes”, puso en relieve durante su discurso.
Las conferencias magistrales de ayer fueron la que dictó el español Félix del Moral Pérez y la del director de la Comisión Nacional Forestal, Juan Manuel Torres Rojo, sobre el papel de los bosques en la mitigación del cambio climático. Hoy se tendrá a la doctora Alicia Chacalo Hilu, experta de la Universidad Autónoma Metropolitana, sobre el cuidado de los árboles en ambientes urbanos, y al doctor Carlos Enrique Galindo Leal (de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad), con el tema Biodiversidad urbana, una ventana a la naturaleza.


Entradas populares