Carta al Secretario de Movilidad

Carta al Secretario de Movilidad
 
Jesús Carlos Soto Morfín / http://adqat.org
 
Escribo esta carta dirigida al actual Secretario de Movilidad de Jalisco, pero a sabiendas de que la reflexión que me inspira parte de las mismas circunstancias que seguramente padecen en otras ciudades del país. Hablaré del desprecio que hay por la profesión en la función pública a través de este caso.
 
Señor Secretario Mauricio Gudiño, cito las palabras que usted dijo al periódico Mural al ser cuestionado sobre sus capacidades técnicas: "Digamos, si nosotros viéramos desde el tema médico, y usted tuviera un problema en el corazón y fuera con un oftalmólogo, pues el oftalmólogo no va a ser tan bueno en los temas del corazón como un cardiólogo, pero es médico".
Cómo me gustaría que a usted le gustara su profesión. Que sintiera una enorme pasión por la ciudad, por resolver los conflictos de ella; principalmente los de movilidad. Me encantaría que fuese alguien cansadísimo de encontrarse con embotellamientos a todas horas durante el día. Alguien que tuviera miedo de perder a un hijo por un "accidente" de tráfico. Ojalá que, sin tener que padecer de una seria lesión en sus pulmones, como la de quien escribe, pudiera ser alguien capaz de decir "Ya basta, es vital que resolvamos este asunto a favor de una movilidad sustentable con una visión de largo plazo, y el plan es este..." Pero no es así. En cambio, usted asfaltó Guadalajara con el gasto de miles de millones de pesos mientras estaba en Servicios Municipales en la administración anterior. Después, coordinó la campaña de Peña Nieto en Jalisco y el puesto que le han otorgado hoy es producto de un saldo de cuentas; el trozo de pastel que le tocó y no para lo que usted es bueno.
Lo que dijo a Mural es una pésima señal que llega en un momento crítico para la ciudad, a punto de ser trágico. Hemos alcanzado niveles alarmantes de contaminación y de saturación vehicular. Tenemos uno de los índices de motorización más altos en Latinoamérica. Derrochamos miles de millones de pesos al año para atender problemas de salud asociados a la mala calidad del aire. Se nos mueren los más jóvenes día con día por los mal llamados "accidentes imprudenciales" que pudieron haberse evitado con una correcta cultura vial, además de alternativas a la movilidad en auto. Estamos sacrificando vidas diariamente, rompiendo familias, construyendo resentimiento.
Estos seis años serán claves para mejorar o empeorar la calidad de vida en todo Jalisco. Más de lo que usted imagina está en sus manos. 
Lo que al menos podría esperarse de un secretario de Movilidad del Estado sería lo siguiente:
a) Un diagnóstico suficiente de lo que acontece en las calles. Ya existen estudios de origen y destino que nos dicen cuántos viajes se hacen al día y en qué tipos de transporte. Ya existen registros, los de CEPAJ y otros, sobre la tipología de accidentes viales y sus consecuencias. Ya sabemos la velocidad promedio, la cantidad de autos, los puntos más conflictivos, las arterias más utilizadas, las desconexiones entre zonas, las necesidades, etc. Han ocurrido grandes congresos de movilidad en la ciudad y hay videos de las ponencias locales e internacionales. Sólo es cosa de reunir documentos. Que demuestre que domina la comprensión del fenómeno.
b) Que promueva un diálogo plural entre actores de la sociedad que han trabajado en el tema, para definir una ruta crítica, lo que su antecesor, Diego Monraz, no pudo hacer. Se han pronunciado muchos urbanistas, ambientalistas, estudiantes, activistas, especialistas locales y extranjeros sobre las políticas públicas que convendría adoptar en esta ciudad. Existen instrumentos como el Plan Urbano de Movilidad No Motorizada, el Manual de Ciclociudades y el Plan Integral de Movilidad que contrató Zapopan la administración pasada, pero que no han querido presentar. Cada municipio ha hecho estudios y elaborado proyectos que podrían ponerse sobre la misma mesa o en una gran exhibición pública con mecanismos de construcción de consensos para llegar a mínimos. Existe una agenda exhaustiva propuesta por la Plataforma para la Movilidad Sustentable para los tres niveles de gobierno. Podría ser el documento para iniciar el diálogo. Esta misma plataforma ha sentado a trabajar en conjunto a cuatro ayuntamientos para realizar ciclovías.
c) Que en representación del Estado, nos dé una disculpa pública por la mala gestión que han hecho de la movilidad. Un acto de autocrítica y reconocimiento del alto grado de corrupción que impera dentro de la Secretaría de Vialidad y de Transporte ahora llamada positivamente “Secretaría de Movilidad”. Una disculpa por haber adoptado políticas contrarias al bien común, en detrimento de los que menos tienen y a favor de una élite que puede sostener un automóvil de altos costos. Una disculpa por el abandono de más de 30 años del transporte público. Una disculpa por tantas vidas perdidas y el compromiso de iniciar inmediatamente un registro oficial de decesos en las calles.
d) Un llamado enérgico a la sociedad civil para incitarle a que respete las normas y reglamentos de convivencia en las calles. Un incremento de las penas para quien viole estos acuerdos fundamentales para preservar la vida, que es sagrada. Una exigencia para que nadie acepte mordidas y para que se denuncien los policías que lo pidan, para acabar con la cultura del atajo y la corrupción de la que es parte esta sociedad.
e) La presentación de una ruta crítica, con definición de actores, tiempos, presupuestos, estrategias y acciones concretas que se llevarán a cabo en los siguientes seis años para lograr:
- La disminución de viajes en automóvil.
- La disminución de muertes por accidentes de movilidad.
- El incremento significativo de viajes ciclistas y de viajes en el transporte público.
- La articulación de un sistema intermodal donde andadores, bicicletas, camiones, BRT's, trenes y tranvías interactúen de manera eficiente.
- La renovación del transporte público mediante un sistema de contratación justo para los choferes y la redefinición de rutas y unidades que pueden circular por las avenidas. Un programa para la sustitución de unidades del transporte por otras con racks para bicicleta, un frente a nivel calle para que el chofer vea a los peatones. Un diseño para garantizar acceso de la banqueta a la unidad y rampas para silla de ruedas.
- Mejoramiento de la cultura vial a través de campañas de educación ciudadana. Multas a quienes obstruyan pasos peatonales, rampas, banquetas, etc. Mensajes que incentiven al cambio de hábitos y comportamientos para beneficio de todos.
f) Un pacto para suspender, en tanto no se avancen los puntos anteriores, la inversión en infraestructuras en beneficio del automóvil, como son avenidas nuevas, pasos a desnivel, pasos peatonales (sirven a los autos, no a la gente). Y promover zonas de acceso preferencial con altos costos de ingreso para los autos.
g) La presentación de una propuesta de ley al legislativo para volver oficial el Día Mundial sin Autos el 22 de septiembre. Se suspenderá la circulación de todo auto particular ese día y sólo podrán circular vehículos oficiales o casos especiales.
h) La presentación de propuesta de ley al legislativo para consolidar un impuesto al auto para el pago por las externalidades, es decir, por los daños que produce a la comunidad. Y que dicho presupuesto sea etiquetado para el aumento significativo de arbolado o la construcción de parques y/o áreas verdes en la ciudad. Impuesto verde para paliar la alarmante contaminación.
i) La presentación de propuesta de ley para obligar a las escuelas públicas y privadas a ofrecer sistemas de transporte escolar.
Hay muchas cosas más que podría hacer un secretario de movilidad, pero estas ya serían suficientemente significativas para seis años.
Para nuestra desgracia, señor secretario, usted no es un embajador digno de la movilidad: seguramente tiene licencia de chofer, se mueve en automóvil y jamás aceptaría ir en bici, taxi o transporte público al trabajo. Argumentaría que su seguridad va primero, como si no fuera ese el mismo caso de los millones de jalisciences.
Para empeorar las cosas, es posible que usted no haría valer su ética profesional, de tenerla, por encima de los intereses del gobernador del Estado, mismo que en su discurso inicial presentó propuestas para mejorar la movilidad, muy insuficientes y sin un plan, ya no digo uno serio. 
En Guadalajara estamos muy preocupados por el actual escenario político y porque como urbe estamos a dos pasos del colapso total. Por si fuera poco, los activistas vemos cada vez más negro el escenario para el trabajo que hacemos, provocador pero respetuoso. Si bien sentíamos autoritario, corrupto y sin sentido el desorden estatal anterior, este nos parece además amenazador para nuestra integridad física.
Aún así, hay esperanza y apuestas radicales: hay quienes no se bajarán nunca de la bicicleta, hay quienes no dejarán de exigir, hay quienes no dejarán de vigilar y hay quienes nunca dejarán de sumar a más ciudadanos. Ojalá señor secretario de movilidad, al menos, acceda a dialogar, aunque eso no sea suficiente, aunque eso sólo sea un deber mínimo que debe cumplir por lo que le pagamos.
 
Jesús Carlos Soto Morfín
Activista integrante de Ciudad para Todos

1 comentario:

Rafael Vazquez dijo...

Hola, soy Rafael Vazquez Zepeda, me pongo a tus ordenes. Soy el Encargado del Despacho de la Dirección de Transporte de Pasajeros en la Direccion General de Transporte de la Secretaría de Movilidad del Estado de Jalisco. Te dejo mi correo electrónico para agendar una reunión y comenzar a trabajar en el tema que a mi área corresponde. Saludos cordiales.ravazep@hotmail.com