Ciudadanos perciben mala calidad del aire en Guadalajara


 
EL INFORMADOR / MAYRA TORRES / ISAACK DE LOZA
 
El día más contaminado del sexenio 2007-2012 se registró el 9 de junio de 2010. ARCHIVO
    • Los contaminantes en el ambiente afectan la salud, indican los consultados
En sondeo realizado por este medio, los habitantes aseguran haber notado el cambio en la calidad del aire
 
A Patricia Estrella le cuesta trabajo respirar en Guadalajara porque el aire se siente más “pesado”.  Desde hace 28 años radica en San Diego, California, y desde hace una semana está en la ciudad, de “visita”, dice esta mujer que padece  alergias respiratorias.
 
“He notado el cambio. Desde que llegué aquí he estado batallando más con la respiración. Me siento más apretada, el aire tiene mucho que ver”, expresa Patricia Estrella, quien pese a notar esto, prefiere vivir en Guadalajara.

Además de los contaminantes en el ambiente, otro aspecto es el olor, que en la ciudad no es el de un “aire natural, es de menos pureza”, expresa Sara Martínez, vecina de la Zona Industrial, quien explica que es necesario que las autoridades trabajen “una política social que regule sobretodo la apertura de fábricas en la Zona Industrial, porque la gran mayoría viviendas de por ahí están circundadas por empresas y sabemos que no todas cumplen con tener una contaminación regulada”.

Para Silvia Muñoz, vecina la colonia Hermosa Provincia, es obvio que el aire que se respira en la ciudad está contaminando, incluso por la zona próxima a su casa, donde el aire no es de calidad, ya que su hija se la pasa estornudando.

Adriana Ortega dice que la vida fuera de la zona metropolitana es mejor, al menos así ocurre con el aire que respira. Ella vive en Ocotlán y hoy vino a Guadalajara, donde  el aire, dice, se “siente distinto”.

Para Saber

El día más contaminado del sexenio 2007-2012 se registró el 9 de junio de 2010, cuando la contaminación por Ozono en las estaciones Vallarta y Las Águilas alcanzó los 255 y 207 puntos Imeca (Índice Metropolitano de la Calidad del Aire) respectivamente, niveles considerados como “extremadamente malos” de calidad del aire. Por esta razón, la entonces Secretaría de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable (Semades) decretó la tercera fase de contingencia atmosférica.

Hasta el 11 de noviembre de 2011, las alertas se aplicaban en función de los puntos Imeca que rebasaban la norma en una sola estación. Después de esa fecha se decidió “acatar los criterios ambientales” en lo que a normatividad respecta, y aplicar el modelo de “precontingencias”, que implica tomar acciones para abatir la contingencia únicamente en la zona contaminada, y no en toda la ciudad.

Para decretar una alerta ambiental en la ciudad, hoy es necesario que el promedio de las estaciones rebase los 150 puntos Imeca (Índice Metropolitano de Contaminación Ambiental) y esto se mantenga sin cambios por más de dos horas; desde el cambio esta situación no se ha presentado, lo cual redujo a cero la cifra de contingencias.

Esto ha generado críticas entre especialistas, que advierten que la medición se ha “ablandado”. La Semades defiende el sistema porque, afirma, permite centrar esfuerzos sólo en la zona contaminada, y las autoridades involucradas activan sus acciones de contingencia con mayor precisión.

Entradas populares