Atrapa tráfico vida cotidiana

Pese a que las autoridades le han apostado a hacer obras para los automotores, los congestionamientos persisten.
Foto: Carlos Ibarra
Andrés Martínez/Mural

Por allá de 1998 ya se veía venir. Y nadie hizo nada para evitarlo.

Por el contrario, las acciones implementadas por distintos Gobiernos provocaron que el problema se agravara en los últimos 15 años.

Puentes y túneles aparecieron. La Ciudad sufrió una metamorfosis en varias de sus arterias, pero la mayoría de las acciones sólo se han encaminado para tratar de facilitar la circulación de los automóviles particulares y han quedado de lado las mejoras para el transporte público y vehículos alternativos, como la bicicleta.




Diversos estudios revelan que en los primeros años de este Siglo la velocidad promedio a la que se desplazan los automóviles por la Zona Metropolitana de Guadalajara disminuyó de 45 a 25 kilómetros por hora.

En un intento por agilizar el ingreso sur de la Ciudad, el Gobierno construyó siete pasos a desnivel sobre López Mateos desde el cruce con Ávila Camacho hasta la altura de San Agustín.

Otros cambios se vieron en el eje Lázaro Cárdenas-Vallarta, que en los últimos tres lustros se equipó con siete obras viales, incluido el Puente Atirantado Jorge Matute Remus, el nodo Los Cubos y los túneles de Ciudad Granja.

Esto pretendía hacer posible cruzar la Ciudad, de Periférico Poniente a Periférico Oriente sin tener que detenerse en ningún semáforo, pero dichas vialidades suelen lucir ahora colapsadas a diario, especialmente durante las horas pico.

La falta de alternativas en la movilidad urbana y deficiente transporte público ha obligado a más ciudadanos a hacerse de un automóvil.

De hecho, el parque vehicular de la ZMG se ha incrementado a un ritmo promedio del 7 por ciento al año, por lo que actualmente se estima que hay más de 1.8 millones de automóviles circulando por la metrópoli.

Paradójicamente, pese a la problemática en movilidad, el trasporte público ha tenido pocos cambios.

Lo más significativo en los últimos 15 años fue la construcción de una línea del Macrobús de 16 kilómetros de longitud, sobre el eje Calzada Independencia-Gobernador Curiel.

En un inicio se pretendían construir cuatro líneas más, pero debido a diferencias política entre los Gobernantes no se pudieron concretar.

De 1998 a la fecha sólo se han hecho una decena de ciclovías, pese a la demanda de la sociedad civil de impulsar la movilidad no motorizada.

Entradas populares