Bicis contra coches



http://blogs.elpais.com/love-bicis/

Bikes vs. Cars. Con este nombre, que parece el título de un videojuego estilo Plantas contra Zombies se presenta el último proyecto de Fredrik Gertten; una película documental centrada en la movilidad. “Siempre quise hacer un trabajo relacionado con las bicicletas. Me interesa mucho el planeamiento urbano”, cuenta Gertten por teléfono. “Vengo de una ciudad ciclista [es originario de Malmö en Suecia] y siempre que viajaba por el mundo echaba de menos las bicicletas en los centros urbanos. Me apetecía contar una historia al respecto”, añade. El realizador sueco ha optado por el conflicto entre los velocípedos y “una industria que mueve miles de millones de dólares y que ha hecho todo lo posible para crear una sociedad dependiente del coche” porque le fascina la lucha de poder. Con este documental quiere “contrarrestar el efecto de las enormes inversiones en publicidad para vender el sueño de libertad que ofrece el coche” y plantear una pregunta al mundo: ¿Se atreverán los políticos a desafiar al lobby de las cuatro ruedas?
“El objetivo de la película no es declarar la guerra al sector del automóvil sino plantear los beneficios que provocan las bicicletas en una ciudad y en sus habitantes”, aclara el realizador. Su idea es rodar, durante 2014, en diversas ciudades del mundo resaltando sus debilidades y fortalezas con respecto a la movilidad. Para ello necesitaba 50.000 dólares (37.400 euros) que intentó conseguir a través de un crowdfunding en Kickstarter. Tras más de un mes de colecta, y un teaser de tres minutos, ha superado los 80.000 $. 

 
Tras el éxito en la financiación, ha llegado el momento de organizar el rodaje que le va a llevar a Toronto, Copenhague, Bogotá, Los Ángeles, París y a varias ciudades de China. Para comparar. “Siempre me preguntaba las razones por las que las ciudades no hacían mejor las cosas. En principio, la planificación de una urbe es competencia del Ayuntamiento y de los políticos electos, pero con las estructuras existentes hoy en día, empresas como las constructoras o las automovilísticas interfieren. Así, con dinero y propaganda, vendieron a Occidente su modelo de ciudad dispersa y su manera de entender la urbe: construyeron los barrios residenciales, los centros comerciales y pensaron en el coche como un elemento necesario e imprescindible para vivir allí”, denuncia. Un modelo que en España no suena tan lejano pues vivió su época dorada hace 15 años, durante el boom inmobiliario.

Fredrik Gertten. Foto de Michel Thomas.
El director Fredrik Gertten. Foto de Michel Thomas.

Las causas inspiran a este cineasta. En su anterior trabajo, Big Boys goes BANANAS!*, profundizó en el funcionamiento de la industria alimentaria y el poder de los lobbies (grupos de presión). “En definitiva, en los intentos de manipular a la sociedad por parte de gente con dinero y poder”, matiza. Esa capacidad de divulgación por parte de las empresas poderosas anima a Gertten, que considera que estas corporaciones ahora se enfrentan a la realidad. “En muchas ciudades modernas, tener coche es un problema. Ya no es tan agradable como prometían”.
Cartel de Bikes vs Cars realizado por la artista Rebeca Mendez.
Cartel de Bikes vs Cars realizado por la artista Rebeca Mendez.

Ese es el mensaje que pretende divulgar con su trabajo y que, probablemente, sentará mal a la industria del automóvil. “Hemos creado una dinámica dañina con respecto a los coches, pero es difícil modificarla. Nos han hecho adictos. O lo ha intentado”, espeta. “La bicicleta es una herramienta ideal para cambiar ese modelo. Si la gente empieza a reducir el uso del coche sería genial para el planeta, para la población y solo afectaría negativamente a las grandes industrias del petróleo y del automóvil. Esto es lo que quiero contar”, continúa.
Otra historia épica de David contra Goliat contada en 8 milímetros. “No quiero que la gente deje de tener coches ni estoy enfrentando a ciclistas contra conductores”, asevera. Gertten pretende realizar una reflexión sobre las necesidades reales que tenemos del automóvil y defender un uso más racional del mismo. Si para ello tiene que declarar una guerra, no duda en hacerlo. 

Entradas populares