La perla de paseos nocturnos


web_gdl_126 
Víctor Fernández, Reporte Indigo -  Los paseos en bicicleta han tenido un gran auge en los últimos seis años en la ZMG, yendo de un par a la semana a ya más de 30 en diversos puntos de la ciudad

Gran parte de los colectivos que salen en la noche a pedalear confluyen en el paseo nocturno del primer jueves de cada mes, en el cual se logra un quórum de hasta 5 mil personas
 
Son las nueve y media de la noche, comensales y transeúntes orbitan los restaurantes del andador Libertad en la zona Chapultepec de Guadalajara. Gustavo Berlanga, don Gus, es el primero en llegar, siempre es de los primeros. Él comenzó por el puro gusto de la bicicleta hace ya alrededor de seis años, cuando comenzaron los primeros paseos nocturnos en Guadalajara.


El punto de encuentro durante los últimos tres años ha sido el andador Libertad, justo frente al hostal con el mismo nombre, y decidieron ese punto de partida para trazar las rutas ellos mismos. 
Los paseos en bicicleta han tenido un gran auge en los últimos seis años en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), yendo de tan solo un par a la semana a ya más de 30 en diversos puntos de la mancha urbana.

Hoy la Perla Tapatía se corona como la ciudad con paseos nocturnos de ciclistas con las mayores cifras de asistencia, y quizá podría competir con el primer lugar en el mundo, aunque no hay un registro oficial o ranking.

La convocatoria es loS lunes, martes y jueves para ciclistas de nivel medio y avanzado, es decir, personas que ya tienen condición para soportar las dos horas de pedaleo continuo y con conocimientos en la mecánica de las bicicletas. Los viernes los destinan para principiantes, niños que ya puedan mantener el equilibrio y personas adultas que decidan incursionar en esta particular forma de activismo.

La posición dentro del ranking hecho por el Instituto de Políticas de Transporte y Desarrollo México (ITDP, por sus siglas en inglés), coloca a Guadalajara en el cuarto lugar de las ciudades más amigables para los ciclistas, justo por debajo del Distrito Federal, León y Aguascalientes, quienes ostentan los primeros tres lugares respectivamente.

El puntaje obtenido fue 25 de 100 puntos. La evaluación consistió en 10 categorías, mismas que tenían diversas puntuaciones. Dentro de los criterios de evaluación destacan presupuesto, tanto gubernamental como privado, así como planeación, “intermovilidad” y regulación, rubro en el cual se calificó a Jalisco con nueve puntos.

En cuestión de magnitud, sin embargo, ésta ciudad es sede de uno de los paseos ciclista más grandes de América Latina, mismo que por desgracia, ha sido señalado por su falta de seguridad, razón por la cual se dividió el año pasado.

Cerca de las 10 de la noche, alrededor de 30 personas ya se encuentran en el lugar de arranque de los paseos, algunos cambiando las cámaras de sus llantas, otros tantos discutiendo acerca de los diversos aditamentos necesarios para salir a la calle. Luces prendidas, cascos colgados de manubrios y botellas de agua entre aquella pequeña conjura de personas, todas listas para comenzar a pedalear. Alguien pregunta a don Gus de la ruta que tomarán esa noche, él sentado  medita por algunos instantes y propone llegar hasta Las Águilas por Mariano Otero. La moción es lanzada al aire por un tercero y se acuerda de manera unánime.

La premisa detrás de las más de 30 organizaciones que promueven el uso de la bicicleta como principal medio de transporte,  es la creación de una nueva noción de ciudadanía, inmersa en las problemáticas sociales que les rodean.

Las reflexiones con tintes psicológicos, políticos y sociales son abundantes. Sin embargo, para la gran mayoría de las personas que atienden a estos paseos la finalidad es un rato de esparcimiento.

Cada quien a su paseo

La oferta de paseos ha tenido un boom en los últimos años en Guadalajara, diversificándolos y haciéndolo más accesibles.
Los encuentros van desde una actividad meramente física, donde se pretende que los participantes incrementen sus capacidades como ciclista, hasta los paseos lúdicos, mismos que tienen como objetivo recorrer la ciudad y experimentarla con una cadencia distinta a la normal.

Algunos inclusive incorporan actividades culturales con objetivos diversos, para ofrecer un extra a los participantes.

Tal es el caso de Bicinema, donde los ciclistas dan un recorrido rápido por diversas zonas de la ciudad y llegan a distintos destinos, usualmente escogidos por los organizadores, para ver una película.
Rodrigo Sedano, uno de los organizadores de dicho paseo, comenta a Reporte Indigo la importancia de considerar a la bicicleta como medio primario de transportación: “Lo qué nos diferencia a nosotros de los demás paseos es que vamos a hacer un recorrido como todos los paseos pero terminamos viendo una película y regresamos después de dos horas igualmente en bici, esto lo consideramos como una actividad normal que puede hacer la gente”, detalló Sedano en entrevista.

Una gran parte de los colectivos que salen noche a noche a pedalear por la ciudad confluyen una vez al mes en el paseo nocturno organizado el primer jueves de cada mes por GDL en Bici, en el cual se logra un quórum multitudinario, mismo que ha llegado a sumar alrededor de cinco mil personas.

¿Descontrol?  
Por desgracia, pese a todas las precauciones que se toman en cada rodada, en algunos paseos nocturnos se han registrado altercados violentos, debido al mal comportamiento de algunos asistentes.

Uno de los casos más emblemáticos fue el de la agresión a los diseñadores Leonardo Cedillo Valles y Daniel Andrade Torres, quienes sufrieron un ataque por parte de un grupo de ciclistas rezagados en uno de los múltiples paseos nocturnos en bicicleta de la zona metropolitana.

La agresión ocurrió en el cruce de las calles Dominico Scarlatti y Sebastián Bach, a la media noche, cuando los diseñadores salían de una tienda de autoservicio a donde fueron por algo de comer antes de regresar a su trabajo.

Entradas populares