15.6.14

Más de 1500 ciclistas se manifestaron desnudos por las calles de la ciudad


• ? Buscan concientizar a la población en el uso de sus medios de transporte
Miriam Pulido/La Jornada Jalisco.- Al rededor de las nueve de la mañana los cuerpos desnudos, se fueron reuniendo poco a poco en el Parque José Clemente Orozco y junto a los Arcos de avenida Vallarta.

Una simulación de llantas sobre algunos cuerpos tirados en el piso fue expuesta por los primeros asistentes a la cita, mientras que otros se acomodaban máscaras, capas, terminaban de pintarse el cuerpo y decoraban sus bicicletas con plantas y peluches.


Casi hora y media después, hombres y mujeres, la mayoría jóvenes en patines, patinetas y bicicletas, comenzaron a recorrer algunas calles del Centro para pedir respeto por parte de los automovilistas y la sociedad en general sobre su medio de transporte.

Unos por completo desnudos, otros sólo con ropa interior o trajes de baño y otros también con ropa, los ciclistas del movimiento World Naked Bike Ride (WNBR) en Guadalajara, defendieron su bicicleta mientras  lanzaban las consignas “Ahora sí me ves” y “ I love bici”, entre otras.

“Más encuerados”, gritaron antes de partir, mientras que la gente ya se acumulaba para ver. “No es un desfile, es una manifestación de respeto”, argumentaban otros ciclistas.

La Rodada al desnudo pedaleó por avenida Hidalgo hasta 16 de Septiembre, dieron vuelta en Circunvalación, después pasaron por Federalismo hasta Washington y otra vez a 16 de Septiembre para finalizar en Plaza Liberación. Sin embargo, hicieron una breve parada afuera de la Secretaría de Movilidad para exigir acciones a favor de los derechos de los ciclistas.

Fuera del ayuntamiento tapatío, los presentes sacaron su celular para grabar o tomar fotografías; mientras que una chica desde su bicicleta le pidió a un señor “no me tome fotografías, no me mire así, quiero su respeto”, pero algunas risas tímidas se escucharon de fondo.

“Vinimos desnudos porque así es como nos sentimos al usar la bicicleta”, comentó Abdel Vidrio, una de las organizadoras de la cuarta edición del WNRB en Guadalajara, “es una herramienta semiótica”, con la que “queremos reflejar que somos frágiles, no tenemos nada que nos proteja, no tenemos una coraza de metal, nos arriesgamos a cualquier accidente, incluso a morir”.

Lo que hacemos, añadió Vidrio, “es una denotación del excesivo uso de los hidrocarburos y el excesivo uso del automóvil. Solicitamos que la gente se sensibilice con tener o pensar en medios alternativos de movilidad”. Sin embargo en la cuarta edición del WNRB el avance en las mejoras han sido pocas, aseguró.

En la primera edición, según datos de la organización, asistieron 300 personas, mientras que en esta edición aseguraron fueron poco más de dos mil, aunque la policía vial contabilizó alrededor de mil quinientos ciclistas.

La Rodada terminó en Plaza Liberación donde fotógrafos hicieron tomas para los distintos medios, así como el público transeúnte que aprovechó para ver. La oda a la bicicleta de Pablo Neruda fue lo último que se escuchó por los ciclistas, para después vestirse y partir.

No hay comentarios.: