24.6.14

Una respuesta a la frustración



Víctor Rivera/gaceta UDG

 El trayecto de un día normal para Teresa Gracián, de su casa al trabajo o al CUCSH, donde estudia la licenciatura en Didáctica del francés como lengua extranjera, lo hace montada en una bicicleta.
Ella se unió al proyecto institucional “Al CUCSH en bici”, que se creó con el fin de promover la movilidad alternativa en la ciudad. Ahí conoció a Luciano Malazzo y a Efrén Cortés, y, la postre, los tres se unirían al grupo de la Red Universitaria para la Movilidad (RUM), el cual reúne a jóvenes estudiantes del Iteso, Univa, Enrique Díaz de León, UdeG y el Tec de Monterrey.

Luciano comenta que el grupo de los chavos de RUM nació por iniciativa de un profesor de la licenciatura en Filosofía, que es la que él estudia, que hizo contacto con alumnos de otras universidades que se fueron uniendo a la causa. “En el CUCSH, por ejemplo, el proyecto nació por la necesidad que tenemos de que haya más ciclopuertos”, dice.


El colectivo ha llevado a cabo pintas de carriles de rutas compartidas, como fue el caso de la Avenida Francisco Javier Mina, así como rehabilitaciones de ciclovías en Avenida Inglaterra.
Efrén Cortés Ortega, de la carrera de Estudios Internacionales, dice que estos colectivos nacen de una falla en las instancias gubernamentales, pues todos los campos que cubren los colectivos deberían ser responsabilidad del gobierno, sin embargo, no se ven cambios, “por eso nosotros los jóvenes vemos estas fallas y queremos resolverlas de alguna manera”.

Con respecto a las agrupaciones juveniles, Rogelio Marcial Vázquez, del Departamento de Estudios de la Cultura Regional del CUCSH, comenta que son muy importantes precisamente por la inactividad del gobierno en situaciones que perjudican a sectores como seguridad, movilidad, empleo, entre otros.

El también investigador del Colegio de Jalisco comenta que “en otros países, este tipo de organizaciones son las que mantienen viva a la sociedad, pues están monitoreando el trabajo del Estado, del gobierno, checando este tipo de afectaciones al ciudadano común y corriente”.

Agrega que ello demuestra que “a diferencia de lo que opinan muchos medios de comunicación, los jóvenes están interesados en política y están interesados en los problemas sociales, y en lo que no están interesados es en la participación de lo que llamamos la ‘política formal’, como lo es el gobierno, los partidos políticos, en fin, porque saben que esos canales están amañados”.
“Lo que se ve es una necesidad como sociedad —dice Teresa Gracían— y lo que hacen los jóvenes aquí, es ser parte de la sociedad brindando soluciones. Somos una voz que va creciendo. Es la respuesta a la frustración”.

No hay comentarios.: