Ir al contenido principal
Noemí Rivera/http://blogs.publico.es
A_wheel_within_a_wheel_page_56
Labios demacrados, ojeras, ojos saltones, mandíbula apretada, rostro de cansancio… Esos eran los síntomas de un mal que acechaba a la sociedad europea a finales del siglo XIX: la “cara de bicicleta”, una enfermedad que podía afectar a quienes hicieran uso de sus bicicletas para desplazarse. Pero especialmente a las mujeres.

Sin embargo, solo se trataba de una enfermedad ficticia que los médicos de la época se inventaron para disuadir a las mujeres de montar en bicicleta.
graphic8
Pero, ¿por qué tanto en empeño en que las mujeres dejasen de lado esos artilugios tan de moda y tan prácticos llamados bicicletas? En la última década del siglo XIX y las bicicletas se volvieron instrumento del feminismo: las mujeres podían moverse libremente por las ciudades, más allá de sus hogares, y además, las bicicletas ayudaron a avivar el movimiento de la reforma de la vestimenta femenina, que buscaba eliminar las restricciones victorianas de la ropa –tanto exterior como interior- de manera que las mujeres pudieran vestir prendas que les permitieran participar en actividades físicas. Las mujeres fueron liberándose de los corsés y las faldas hasta los tobillos se sustituyeron por los rompedores pantalones bombachos.
La feminista y líder del movimiento estadounidense de los derechos civiles Susan B. Anthoy describió en una entrevista de1896 para el New York World que la bicicleta había hecho por la emancipación de la mujer más que ninguna otra cosa en el mundo.
Lady Cyclist
“Para los hombres, la bicicleta en sus comienzos era un mero juguete, pero para las mujeres, se traba de un corcel con el que poder cabalgar hacia un nuevo mundo”, relataba la revista Munsey el mismo año.
Pero muchos hombres de la época no vieron con muy buenos ojos la independencia que la bicicleta estaba otorgando a las mujeres, tanto a nivel de movilidad como de pensamiento. De modo que algunos médicos empezaron a hablar de los perjuicios que la actividad ciclista para intentar evitar que el público femenino siguiera montando en bici; y se inventaron el mal llamado “cara de bicicleta”; la cara que se te queda por andar en bicicleta.
women_vintage_bicycle_museum_01
“La postura sobre la bici, el esfuerzo inconsciente de mantener el equilibrio y el sobreesfuerzo físico tienden a producir ‘cara de bicicleta’”, relataba el Literary Digest en 1895. “Un rostro normalmente enrojecido, pero a veces pálido, a menudo con labios más o menos demacrados, un comienzo de ojeras oscuras y una expresión cansada”, esas eran las consecuencias a las que se enfrentaban las mujeres –y también hombres, aunque en menor medida- que anduvieran en bicicleta. Es decir, lo opuesto a la tierna y adorable mirada que los hombres esperaban de una mujer a finales del siglo XIX.
Además de “cara de bicicleta”, quienes montasen en bici también podían padecer cansancio, insomnio, palpitaciones, dolores de cabeza y depresión. Incluso tuberculosis y un incremento de la libido.
Three Women On Bicycles
Para algunos médicos, la enfermedad era permanente, mientras otros decían que, tras una temporada sin montar en bici, la “cara de bicicleta” acababa por desparecer.
El doctor A. Shadwell habló mucho de los peligros de andar en bici para las mujeres, “una moda a la que personas en baja forma para cualquier actividad física se habían sumado”.
wheels-of-change-one-time-use-national-geo-p52
Sin embargo, a medida que el nuevo siglo amenazaba con su llegada, muchos médicos empezaron a cuestionar públicamente esta enfermedad ficticia, destacando que la cara de esfuerzo de los ciclistas solo se daba entre los principiantes; pero que a medida que iban cogiendo práctica, lograban medir su esfuerzo muscular y adquirían una mayor confianza y agilidad sobre la bicicleta. Es más, hablaban de los beneficios que esta actividad física aportaba a la salud.
Y como no podía ser de otra manera, este cuento alimentado por los médicos de la época fue cayendo por su propio peso.
Fuente: Vox y Wikipedia.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ciclovías, adelante sin consulta: Alfaro

por Fernanda Carapia/ntrguadalajara.com

A FAVOR Y EN CONTRA. Los espacios para ciclistas generan diversas reacciones en la ciudad. (Foto: Alfonso Hernández) La construcción de ciclovías no está a consulta ciudadana, aseguró tajante el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. “Todo mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero quien gobierna esta ciudad tomó hace mucho la determinación de que esta ciudad tiene que buscar mecanismos de transporte no motorizado y la apuesta de las ciclovías va a seguir adelante”. El presidente municipal criticó la postura del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de someter a consulta la construcción de caminos seguros para ciclistas. “No podemos ahorita salir con la barbaridad y atrocidad que dijo el instituto, que dice que vamos a someter a consulta pública si se hacen ciclovías en la ciudad, ¿quién se creen en el instituto?”. “La agenda de movilidad no motorizada es una agenda que hemos comprometido los gobiernos de esta ciudad p…

La Guadalajara amurallada domina 14% de la ciudad

Especialista de la Universidad de Passau, Alemania, analiza en particular el caso de Zapopan, donde están más de la mitad de 2500 cotos o “urbanizaciones cerradas” del AMG
Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.  http://www.agustindelcastillo.com/
Los castillos del señor feudal ofrecían a sus moradores, incluso a los más precarios, los siervos que habitaban en torno a la muralla, una posibilidad perdida en la larga noche medieval: la seguridad. Bajo esta premisa, una extraña Edad Media se abre paso y domina cada vez más el imaginario de los moradores del área metropolitana de Guadalajara (AMG): los casi 2,500 “cotos” o urbanizaciones cerradas se extienden sobre 14 por ciento de las 65 mil hectáreas de “ciudad construida”, y van al alza.
Es un especialista migrado del mismo corazón de la vieja Europa, el doctorante en geografía por la Universidad de Passau, Bernd Pfannenstein, catedrático en la escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), quien s…

La atropellan y le exigen pago

por Fernanda Carapia,  5 de Septiembre de 2016/ntrguadalajara.com 
Sara Magos sospecha que hay corrupción entre los agentes que llevan su caso y la aseguradora GNP. Hace un año, la vida de Sara Magos García dio un giro de 180 grados: un auto la atropelló cuando iba en su bicicleta, pasó varios días en terapia intensiva, pagó más de 100 mil pesos para recuperar su salud, aún tiene secuelas y, por si fuera poco, debe cubrir el daño que causó al carro que la arrolló. “La señora reclamaba que le pagara sus daños, que me hiciera responsable del accidente que había provocado”, informó. Magos García sospecha que entre los agentes que traen su caso y la aseguradora GNP hay corrupción, pues han habido cosas que no checan, como que en uno de los peritajes de causalidad vial se señaló que la mujer que conducía el vehículo, Leticia Brambila López, viajaba a 40 kilómetros por hora.