Ir al contenido principal

Un proyecto que no circula


El proyecto Bici Pública –que debió arrancar en mayo pasado–, está atascado. Representantes y dueños de marcas nacionales de bicicletas se quejan de falta de información o de exclusión; dicen incluso que la licitación nunca se hizo pública y que el gobierno estatal se fue por la libre y compró un lote de mil 280 unidades a una empresa canadiense que está en bancarrota desde enero pasado. Pero lo que preocupa, comenta uno de los empresarios entrevistados, es que el programa no arranque.

Las bicicletas que compró el gobierno del estado para su proyecto Bici Pública todavía no llegan a Guadalajara, pero ya surgieron las inconformidades.

El pasado 16 de junio, Luis Arturo Cevallos Luévanos, representante legal de la empresa Mecanosa RP Consultant SC– una de las proveedoras que intentó participar en la licitación–, presentó una queja ante el contralor del estado, Juan José Bañuelos Guardado, por considerar que los tiempos y características del concurso lo hacen parecer inducido.


De acuerdo con Cevallos Luévanos la convocatoria intenta realizarse “con información privilegiada oculta (que) nosotros inferimos de acuerdo a las bases y anexos recibidas”.

En tanto, la empresa canadiense Bixi, a la que el gobierno estatal pagó casi 69 millones de pesos por un embarque de mil 280 bicicletas se declaró en bancarrota en enero pasado. El día 20 de ese mes, The New York Times informó que las autoridades de Montreal interpusieron una demanda contra la compañía por incumplimiento de convenio.

Ante la crisis financiera de Bixi, dice Cevallos Luévanos, será difícil encontrar refacciones para las unidades que contrató el titular de la Secretaría de Administración, Planeación y Finanzas (Seplan), Ricardo Villanueva Lomelí, pues se trata de un modelo único que tiene patente. Eso sí, según presumió el funcionario, las bicicletas tendrán tres velocidades, defensa, salpicadera, luces led, condensador, placa y hasta sistema de posicionamiento global (GPS).

Lourdes Jiménez, directora de Comunicación y Difusión de Mecanosa, expresa que intentó concursar en el equipamiento, pero desistió al enterarse que el gobierno estatal se adelantó y compró mil 280 bicicletas y 160 ciclopuertos a la canadiense Bixi. Lo extraño del caso, comenta, es que no existe registro de que se haya efectuado una licitación; mucho menos que se haya realizado entre empresas extranjeras.

Proceso Jalisco buscó la adquisición de las bicicletas en el apartado de compras del portal de internet del gobierno del estado, pero éstas no aparecen por ningún lado; tampoco las bases del concurso que supuestamente se emitió para la adquisición de ese lote.

Según la página de la Seplan, la Bici Pública es uno de los proyectos estratégicos que debió ejecutarse entre octubre y diciembre de 2013, con una inversión superior a 162 millones de pesos. El paquete incluye la compra de bicicletas, mobiliario urbano, así como la adecuación de calles y banquetas, pero en ningún apartado aparecen las bases de la licitación.

En su edición del 19 de noviembre de 2013, el Diario Oficial de la Federación (DOF) informa que la convocatoria se lanzó el 19 de noviembre de 2013 a través del portal http://compranet.gob.mx (expediente LA-914012998-I214-2013) para el proyecto denominado “Adquisición de equipamiento de red de Bici Pública metropolitana y zonas 30, 1ª. etapa zona metropolitana de Guadalajara”.

Sin embargo, el DOF no publicó las cláusulas de la convocatoria; sólo consignó las fechas de apertura, 19 de noviembre; de la realización de la junta de aclaraciones, 26 de noviembre, y de la presentación de propuestas, 2 de diciembre. También destacó que el director general de Abastecimientos, Salvador González Reséndiz, fue el responsable de expedir el documento.

Jiménez destaca que aun cuando el DOF expresa que sí hubo licitación, no hay registro del fallo ni de las actas de resolución de la Seplan a favor de la canadiense Bixi. Por ello, dice, no se sabe si fue la única que participó en la convocatoria o hubo más empresas interesadas. Según ella, debe documentarse la razón por la cual se compraron las bicicletas a Bixi y no a otra firma.

Información sesgada
En su portal, la Seplan sólo describe las características del proyecto que operará en Guadalajara y Zapopan. Su objetivo, apunta, es construir una red de préstamo que, en una primera etapa, abarcará el polígono comprendido de la Calzada Independencia a Américas, y de Juan Álvarez a La Paz.

El plan es dotar a Guadalajara de 948 bicicletas, mil 889 ciclopuertos, mil 928 piezas de señalética y 360 piezas de mobiliario urbano, mientras que a Zapopan se le entregarán 332 bicicletas, mil 26 ciclopuertos y mil 250 metros cuadrados de señalización vertical, así como tótems informativos.

Cuando el representante legal de Mecanosa preguntó a los responsables de la adjudicación sobre las especificaciones de las bicicletas, le contestaron por escrito que ya las habían comprado. Después se enteró en diversos medios de comunicación que la Seplan pagó casi 69 millones de pesos por los velocípedos a Bixi. El funcionario admitió incluso que cada unidad costó 15 mil 295 pesos.

Asimismo, informó que pagarían 44 millones más por 116 estaciones, que incluyen kioscos, paneles solares y puntos de acoplamiento; 3 millones 107 mil pesos por concepto de herramientas, refacciones y tarjetas del sistema para un año, y 65 millones de pesos por el balizamiento de calles y la adecuación de banquetas.

Ante la compra de las bicicletas, Cevallos Luévanos refiere que buscó participar en una segunda convocatoria (expediente LPL11/2014) para operar el equipamiento de red de bicicleta pública en los municipios de Guadalajara y Zapopan. Sin embargo, en la etapa de aclaraciones advirtió que había un sesgo del licitador. Y aun cuando solicitó información en tiempo y forma, se la dieron incompleta.

La directora de Administración de Mecanosa, Sara Orozco, relata que cuando fue a recoger las bases del concurso en la ventanilla de Seplan en mayo pasado, al personal le sorprendió su interés por participar. Y si bien le imprimieron una hoja de registro para que se anotara, no le entregaron las bases del concurso, sino que se las enviaron después por correo electrónico.

Una de las cláusulas de la licitación, según Cevallos, establecía que la empresa interesada en operar el sistema debía cubrir el costo de la transportación del equipamiento desde Canadá a Guadalajara, aunque posteriormente la dependencia admitió que asumiría los costos del traslado. Esta situación “denota claramente información privilegiada en poder del otro concursante, ya que no incluyó ese gasto en su cotización”, indica el representante legal de Mecanosa.

Y señala: “La ausencia de un contrato marco en las bases de licitación y la decisión de la Seplan de no ampliar las partidas presupuestales obligan al proveedor a elevar sus costos porque debe contemplar los peores escenarios, de tal forma que una opción austera no puede dar resultados satisfactorios ni respetar los tiempos estipulados”.

Con mil bicicletas la demanda de usuarios podría llegar a los 50 mil diariamente, lo que implicará un gran esfuerzo para el administrador, asegura Cevallos.

Precisa que por esa razón cotizó su propuesta en 321 millones de pesos para hacerse cargo del sistema por un lapso de cinco años. Dice que a muchos podría parecerles una cifra estratosférica en comparación con los 93.6 millones de pesos que cobró la empresa BKT de mobiliario urbano.

Sin embargo, señala que el costo incluye la socialización del proyecto, mantenimiento, almacén, vigilancia continua, supervisión a cargo de ingenieros, software, manejo de redes sociales, comunicación por internet entre kiosco y kiosco, página web, montaje de ciclopuertos y un call center para la atención del público.

De estos servicios, según él, el de socialización quizá sea el más importante, porque las bicicletas y el equipamiento urbano están expuestos a robo o a ser vandalizados; refiere también que en París, que cuenta con un sistema de bicicletas públicas, las autoridades se dieron cuenta de que la delincuencia se las llevaba a países tan distantes como la India o Argelia.

Recuerda que a principios de 2007 la empresa Bikla comenzó a operar en Guadalajara el préstamo de bicicletas. Tuvo que suspenderlo porque no pudieron soportar el robo y vandalización de las unidades.

Debe afinarse el proyecto
Lourdes Jiménez, directora de Comunicación y Difusión de Mecanosa, señala que integraron un equipo con sociólogos, mercadólogos, expertos en redes sociales, diseño gráfico, relaciones públicas, vinculación política, administración y prensa para socializar el proyecto y conformar una base de datos.

Sin embargo, recientemente la empresa se enteró de que la Seplan adjudicó de manera directa esa labor al colectivo Cuadra Urbanismo, sin especificar cuánto va a pagarle por el servicio.

En el portal de internet de ese colectivo se advierte que sus colaboradores son los mismos que integran la empresa BKT, y otras organizaciones, entre ellas el Colectivo Ecologista de Jalisco, el Colectivo Triciclo y Plataforma Metropolitana para la Sustentabilidad.

Jiménez señala que si la socialización no es adecuada, existe el riesgo de accidentes fatales entre los usuarios –conocidos popularmente como bicis blancas–. En los últimos tres años el colectivo de GDL en Bici contabilizó más de 115 muertes de ciclistas, todos ellos embestidos por automóviles.

“Si lo sacamos así como va (el proyecto), vamos a hacer que crezcan las bicis blancas porque no tenemos cultura vial. Imagínate mil bicicletas con mil usuarios que desconocen el uso, más aparte automovilistas y peatones, va a ser un caos”, advierte.

Yeriel Salcedo, del colectivo GDL en Bici, quien desde hace años se dedica a promover el uso de la bicicleta como medio alternativo, coincide con Jiménez. Resalta que la capacitación será fundamental para que el proyecto tenga éxito.

Crítico con las políticas de movilidad del estado y los municipios, Salcedo menciona que en el proceso de adjudicación de las bicicletas las autoridades nunca se acercaron a GDL en Bici ni a otras organizaciones. A su organización, dice, sólo se le invitó a escoger entre cuatro opciones –Bizi, Mibici, Baica y Bicla– el nombre del proyecto:

Hay un riesgo potencial de accidentes, dice Salcedo, porque los automovilistas y conductores del transporte público no están acostumbrados a convivir con los ciclistas; la situación se complica por la deficiente infraestructura para el rodaje de bicicletas.

Por ahora, explica, “nosotros le damos más peso a la sensibilización de la gente por medio de campañas de educación vial; campañas con los camioneros”.

Para Salcedo, es necesario formar un consejo ciudadano de movilidad urbana en el que se discutan los temas relacionados; las autoridades deben admitir, dice, que si bien existe una red metropolitana de ciclovías, técnicamente están desarticuladas.

En un recorrido por la ciclovía de Avenida Washington, por ejemplo, Proceso Jalisco observó que los bloques de concreto del confinamiento para los ciclistas están destrozados; lo mismo pasa en la Avenida Federalismo, donde la ciclovía está obstruida por automóviles.

Cuando se publicó el reglamento de la Ley de Movilidad, recuerda el entrevistado, los ciclistas protestaron porque, dijeron, se les obliga a orillarse en calles y avenidas cuando ellos pedían rodar por el centro y ocupar el carril completo en vialidades de un solo sentido.

El programa Bici Pública busca emular al Eco Bico del Distrito Federal y otras urbes. Sin embargo, Salcedo asevera que en la Ciudad de México se hicieron más cosas para que el proyecto tuviera éxito:

El gobierno “hizo el manual del ciclista urbano del Distrito Federal, así como un video de los 10 consejos de Eco Bici; hoy cuenta con una ciclovía que conecta el centro con la colonia Condesa, que es la de Avenida Reforma; tú vas por Reforma y ves a un montón de ciclistas que se mueven de ida y vuelta del centro de la ciudad hacia La Condesa”.

El entrevistado externa cierta desconfianza en el proyecto porque propuestas similares que se implementaron en Guadalajara fracasaron rotundamente.

“Te voy a poner un ejemplo: los 500 ciclopuertos que puso el ayuntamiento de Guadalajara en la zona centro cuando estaba Aristóteles ocuparon mucho espacio de los estacionamientos para instalar los ciclopuertos. Nosotros les dijimos que no durarían porque no había ninguna protección de los automóviles. Al final los pusieron como quisieron. Hoy, a lo mejor 10% de esos ciclopuertos aún existen.”

Desconocen licitación
La presunta licitación para concursar un lote de mil 280 bicicletas que formarán parte del proyecto de préstamo de Bici Pública no la conocen los fabricantes locales de las marcas Vivanco y Nitro.

Pablo Vivanco Vázquez, director general de Vivanco –la empresa que durante años fue proveedora de los gobiernos de Jalisco, Michoacán y Aguascalientes–, comenta que cuando se lanza una convocatoria, las autoridades les mandan las bases por correo electrónico, pero esta vez no la recibió.

Y aun cuando no reclama nada a la Seplan, advierte que lo importante no es saber a quién se comprarán las bicicletas, sino que el proyecto –que debió arrancar en mayo pasado– se lleve a la práctica.

Vivanco admite que tiene buena relación con las autoridades, independientemente del partido que esté en el poder. Hoy, 500 de las bicicletas que ofrece en préstamo una marca de leche durante el paseo dominical de la Vía Recreactiva fueron fabricadas por su empresa.

Durante la administración del panista Emilio González Márquez, la compañía le vendió más de 15 mil bicicletas que fueron repartidas por el mandatario en diferentes municipios de Jalisco a familias de escasos recursos en el marco de su programa Llega en bicicleta.

El gobierno del priista Jorge Aristóteles Sandoval tiene pedidos de las secretarías de Educación, de Desarrollo e Integración Social, de Desarrollo Económico y de Movilidad, entre otras dependencias.

El fabricante de Nitro informó a través de su vocero, Jaime Carrillo, que no haría declaraciones. Sin embargo, admitió que ni siquiera estaba enterado del proyecto de Bici Pública.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ciclovías, adelante sin consulta: Alfaro

por Fernanda Carapia/ntrguadalajara.com

A FAVOR Y EN CONTRA. Los espacios para ciclistas generan diversas reacciones en la ciudad. (Foto: Alfonso Hernández) La construcción de ciclovías no está a consulta ciudadana, aseguró tajante el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. “Todo mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero quien gobierna esta ciudad tomó hace mucho la determinación de que esta ciudad tiene que buscar mecanismos de transporte no motorizado y la apuesta de las ciclovías va a seguir adelante”. El presidente municipal criticó la postura del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de someter a consulta la construcción de caminos seguros para ciclistas. “No podemos ahorita salir con la barbaridad y atrocidad que dijo el instituto, que dice que vamos a someter a consulta pública si se hacen ciclovías en la ciudad, ¿quién se creen en el instituto?”. “La agenda de movilidad no motorizada es una agenda que hemos comprometido los gobiernos de esta ciudad p…

La Guadalajara amurallada domina 14% de la ciudad

Especialista de la Universidad de Passau, Alemania, analiza en particular el caso de Zapopan, donde están más de la mitad de 2500 cotos o “urbanizaciones cerradas” del AMG
Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.  http://www.agustindelcastillo.com/
Los castillos del señor feudal ofrecían a sus moradores, incluso a los más precarios, los siervos que habitaban en torno a la muralla, una posibilidad perdida en la larga noche medieval: la seguridad. Bajo esta premisa, una extraña Edad Media se abre paso y domina cada vez más el imaginario de los moradores del área metropolitana de Guadalajara (AMG): los casi 2,500 “cotos” o urbanizaciones cerradas se extienden sobre 14 por ciento de las 65 mil hectáreas de “ciudad construida”, y van al alza.
Es un especialista migrado del mismo corazón de la vieja Europa, el doctorante en geografía por la Universidad de Passau, Bernd Pfannenstein, catedrático en la escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), quien s…

La atropellan y le exigen pago

por Fernanda Carapia,  5 de Septiembre de 2016/ntrguadalajara.com 
Sara Magos sospecha que hay corrupción entre los agentes que llevan su caso y la aseguradora GNP. Hace un año, la vida de Sara Magos García dio un giro de 180 grados: un auto la atropelló cuando iba en su bicicleta, pasó varios días en terapia intensiva, pagó más de 100 mil pesos para recuperar su salud, aún tiene secuelas y, por si fuera poco, debe cubrir el daño que causó al carro que la arrolló. “La señora reclamaba que le pagara sus daños, que me hiciera responsable del accidente que había provocado”, informó. Magos García sospecha que entre los agentes que traen su caso y la aseguradora GNP hay corrupción, pues han habido cosas que no checan, como que en uno de los peritajes de causalidad vial se señaló que la mujer que conducía el vehículo, Leticia Brambila López, viajaba a 40 kilómetros por hora.