28.8.14

Transportarse en Mi Bici

 Diego Petersen/El informador

La Bici pública ha sido un éxito en todo el mundo, pero no sólo eso, tener bici pública se ha convertido en un distintivo. La razón es muy sencilla: usar la bicicleta como transporte público aumenta la calidad de vida de los habitantes de una ciudad.

La bicicleta pública no es ni un lujo para hipsters (hippies ricos que por cierto, ya no les gusta que les digan así) ni una concesión para turistas, es simple y sencillamente la forma más inteligente, rápida y económica de realizar la última milla en un recorrido que en otras modalidades suele ser la más cara y compleja. Esto es, la bici pública está pensada para que el usuario de transporte público masivo, como el tren eléctrico o el macrobús, se trasladen de un punto a otro de la ciudad y completen su recorrido en bicicleta en lugar de hacerlo a pie o en otro autobús.

La velocidad promedio de un peatón es de cinco kilómetros; la velocidad promedio de un auto o autobús en la zona centro de Guadalajara en hora pico no pasa de los ocho kilómetros, y en los valles puede rondar entre 12 y 15 kilómetros, exactamente la misma velocidad que puede desarrollar, sin agitarse, una bicicleta rodado 24 como las que entrarán en circulación en Guadalajara.

La llegada de la bici pública va a cambiar el rostro de la ciudad, como lo ha hecho en todas aquellas ciudades donde se ha instalado. Hace unos años nadie hubiera pensado que se podría circular de forma segura por las calles del Centro de la Ciudad de México, y sin embargo hoy es sin duda una de las mejores alternativas para moverse en distancias cortas en una de las ciudades más grandes y caóticas del mundo. A Guadalajara también le va a cambiar el rostro: 860 bicicletas en el Centro de la ciudad y otras 400 en el Centro de Zapopan se van a notar de inmediato. No faltarán los automovilistas, esos que piensan que la calle es para los coches, sólo para los coches y nada más para los coches, que se van a quejar por la invasión de bicicletas de lo que ellos consideran “su territorio”. Pero justamente por eso, Mi Bici será también un programa de educación vial: vamos a tener que compartir la calle y respetarnos bicis, motos, autos y camiones. Hoy por hoy los más cafres sobre el asfalto son los motociclistas, más aún que los camioneros, pero las bicis y los coches no nos quedamos atrás.

Los automovilistas tendremos que aprender que la bicicleta y las motos tienen el mismo derecho al espacio que un coche (nunca hay que acercarse a más de metro y medio para cada lado de una bici o moto); los ciclista debemos de aprender que nunca se rebasa a un camión por la derecha pues ponemos el riesgo a los que suben o bajan, y que en las banquetas el peatón es el rey; las motos tienen que entender que su espacio es dentro del carril y no rebasando entre los coches, etcétera.

Transportarnos en Mi Bici va a hacer más fácil el llegar a nuestro destino y nos va a educar a todos.

No hay comentarios.: