Ir al contenido principal

Impuesto al automóvil

 Por Diego Petersen diego.petersen@informador.com.mx

Ante la polémica suscitada por las propuestas de la columna de ayer (gracias por los comentarios, los positivos y los negativos; de eso se trata, de debatir ideas aunque algunas vengan en forma de adjetivo descalificativo) dedicaré la columna de hoy a ampliar la propuesta de un impuesto al automóvil y la de mañana a las dos propuestas sobre banquetas y peatones. Insisto que todos los comentarios, incluidas las mentadas, son bien recibidos.

Breve historia. El impuesto a la tenencia de automóvil se inventó en el sexenio de Díaz Ordaz para financiar el déficit por las olimpiadas. En términos llanos, los mexicanos de todo el país financiamos la infraestructura vial y deportiva del Distrito Federal. Años más tarde se decidió que el impuesto recaudado por vía de la tenencia se quedara en los estados y los gobernadores dispusieran de él; la mayoría lo usó para crecer las nóminas. Felipe Calderón prometió durante su campaña, y lo cumplió como presidente, eliminar el impuesto por inconstitucional y dejó en libertad a los estados para que decidieran si ponían o no un impuesto estatal al uso del automóvil. El gobernador Emilio González Márquez decidió no continuar con el impuesto al automóvil pensando que sería una buena medida electoral. De todas formas su partido perdió la elección intermedia y la gubernatura, es decir nadie se lo agradeció, y en cambio el Estado dejó de percibir casi 4 mil millones de pesos.
 
Poner un impuesto al uso del automóvil es justo porque impacta a quienes tienen más recursos pero sobre todo a los que hacemos un uso preferencial del espacio público en detrimento de quienes no tienen auto, pero además es una de las formas más eficientes que tiene el Estado para desincentivar el uso del auto particular. Otras, como aumentar las cuotas de estacionamiento, ya se están implementando en la Ciudad de México y ha sido la política más eficiente en ciudades como Nueva York.

La pregunta es cuál es el impuesto más adecuado y justo. La tenencia como existía anteriormente gravaba la posesión y no el uso, castigaba a los autos nuevos y disculpaba a los viejos, como un forma de no afectar a los sectores de menores ingresos, pero contradictoriamente premiaba a quienes más contaminaban. Lo más correcto, pues, pareciera ser cobrar por uso y no por posesión y para ello la forma más eficiente y justa es el impuesto a la gasolina. Quién tenga un auto más grande o lo use más, pagará más.

Pero más importante que la forma de cobro del impuesto es el destino. Si estamos de acuerdo que los que andamos en auto particular debemos pagar porque hacemos uso preferencial del espacio público y contaminamos, entonces el ingreso recabado debería gastarse sólo a calidad del aire y en mejoramiento del transporte y el espacio públicos.

Ningún impuesto es popular y el gobierno que quiera, y pueda, aplicarlo deberá primero dar claras señales de eficiencia en el gasto, pero ninguna ciudad mejora si no es con la participación de sus ciudadanos, y eso en todo el mundo se llama impuesto.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ciclovías, adelante sin consulta: Alfaro

por Fernanda Carapia/ntrguadalajara.com

A FAVOR Y EN CONTRA. Los espacios para ciclistas generan diversas reacciones en la ciudad. (Foto: Alfonso Hernández) La construcción de ciclovías no está a consulta ciudadana, aseguró tajante el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. “Todo mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero quien gobierna esta ciudad tomó hace mucho la determinación de que esta ciudad tiene que buscar mecanismos de transporte no motorizado y la apuesta de las ciclovías va a seguir adelante”. El presidente municipal criticó la postura del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de someter a consulta la construcción de caminos seguros para ciclistas. “No podemos ahorita salir con la barbaridad y atrocidad que dijo el instituto, que dice que vamos a someter a consulta pública si se hacen ciclovías en la ciudad, ¿quién se creen en el instituto?”. “La agenda de movilidad no motorizada es una agenda que hemos comprometido los gobiernos de esta ciudad p…

La Guadalajara amurallada domina 14% de la ciudad

Especialista de la Universidad de Passau, Alemania, analiza en particular el caso de Zapopan, donde están más de la mitad de 2500 cotos o “urbanizaciones cerradas” del AMG
Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.  http://www.agustindelcastillo.com/
Los castillos del señor feudal ofrecían a sus moradores, incluso a los más precarios, los siervos que habitaban en torno a la muralla, una posibilidad perdida en la larga noche medieval: la seguridad. Bajo esta premisa, una extraña Edad Media se abre paso y domina cada vez más el imaginario de los moradores del área metropolitana de Guadalajara (AMG): los casi 2,500 “cotos” o urbanizaciones cerradas se extienden sobre 14 por ciento de las 65 mil hectáreas de “ciudad construida”, y van al alza.
Es un especialista migrado del mismo corazón de la vieja Europa, el doctorante en geografía por la Universidad de Passau, Bernd Pfannenstein, catedrático en la escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), quien s…

La atropellan y le exigen pago

por Fernanda Carapia,  5 de Septiembre de 2016/ntrguadalajara.com 
Sara Magos sospecha que hay corrupción entre los agentes que llevan su caso y la aseguradora GNP. Hace un año, la vida de Sara Magos García dio un giro de 180 grados: un auto la atropelló cuando iba en su bicicleta, pasó varios días en terapia intensiva, pagó más de 100 mil pesos para recuperar su salud, aún tiene secuelas y, por si fuera poco, debe cubrir el daño que causó al carro que la arrolló. “La señora reclamaba que le pagara sus daños, que me hiciera responsable del accidente que había provocado”, informó. Magos García sospecha que entre los agentes que traen su caso y la aseguradora GNP hay corrupción, pues han habido cosas que no checan, como que en uno de los peritajes de causalidad vial se señaló que la mujer que conducía el vehículo, Leticia Brambila López, viajaba a 40 kilómetros por hora.