Ir al contenido principal

Un paseo… ¿en moto?


El éxito y la reivindicación que vive el uso de la bici traen envidias entre usuarios de otros medios de transporte –algunos meramente de entretenimiento y cuyo uso es poco deseable en términos del impacto urbano que causan- que ahora emulan el proceso político que significó la visibilización de la bicicleta. Pero no es lo mismo Juana que Chana.

Felipe Reyes/masgdl.com

Hace unos 7 años, poco más o poco menos, nuestra ciudad comenzó a acostumbrarse a las dinámicas urbanas que los paseos ciclistas comenzaron a normalizar.

El mal llamado movimiento ciclista; que es más, una serie de organizaciones buscando consolidar una movilidad urbana sustentable para la ciudad, que solo “ciclistas”; logró en aquel entonces evidenciar lo que sucedía en la calle: el ejercicio del secuestro diario a que es sometida por la presencia de automotores y las diferencias entre un recorrido en auto y uno en bicicleta.


Los paseos nos llevaron a cuestionarnos sobre ¿Qué ciudad queremos tener? ¿De quién es la calle? ¿Puede una bicicleta transitar con seguridad en el espacio vial?

La provocación que lograron y las cuestiones fundamentales de sus planteamientos han sido esenciales para construir la idea de la ciudad que queremos tener. Si bien algunos se salieron de control por un tiempo y no en todos los casos prevaleció el orden, la inmensa mayoría lograron su objetivo; posicionar a la bici como alternativa real para transportarse en la ciudad.

No en beneficio de un “club de ciclistas” o de alguna “tribu urbana” sino en beneficio de una sociedad que enfrenta serios problemas de movilidad y en la que casi cualquiera puede utilizar una bici e ir paulatinamente convirtiéndose en parte de la solución. Se reivindicó el derecho de la gente a hacer uso de su ciudad, y la tendencia actual a generar condiciones de equidad y respeto para todos.

Pero el éxito y la reivindicación que vive el uso de la bici traen envidias entre usuarios de otros medios de transporte –algunos meramente de entretenimiento y cuyo uso es poco deseable en términos del impacto urbano que causan- que ahora emulan el proceso político que significó la visibilización de la bicicleta. Pero no es lo mismo Juana que Chana.

SI bien es respetable el gusto y los modos de cada quien, los paseos en motocicletas que hemos visto recientemente en la ciudad son la antítesis ideológica de los paseos ciclistas. En primer lugar suelen ser sectarios y elitistas con acceso restringido a integrantes de la tribu urbana correspondiente. El mero acto de pasear sobre el vehículo que provoca más emisiones por litro de combustible y más ruido en la ciudad descubre el escaso interés que sus organizadores tienen para con la ciudad y con los demás. La proliferación de motocicletas en las ciudades ha demostrado ser nociva en términos de movilidad, además de incrementar significativamente la accidentalidad de nuestras calles.

Los paseos ciclistas han cuidado minuciosamente la seguridad de los participantes manteniendo a la masa ciclista unida y bloqueando el paso en semáforos para mantener esa unión indispensable, ¿Qué argumento justifica que los motociclistas hagan lo mismo? Son vehículos con motor, con alta capacidad de aceleración y que para circular requieren tener placas y cumplir con el reglamento de movilidad ¿porqué permitimos que copien la dinámica? Alguien debería levantarles una infracción y explicarles que lo que hacen es ridículo.

Si bien prohibir las motocicletas sería demasiado, si es obligación del estado desincentivar su uso y buscar alternativas que minimicen su impacto urbano.
- See more at: http://masgdl.com/maspormas-gdl/columnas-gdl/un-paseo-en-moto#sthash.HNo6acwQ.dpuf

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ciclovías, adelante sin consulta: Alfaro

por Fernanda Carapia/ntrguadalajara.com

A FAVOR Y EN CONTRA. Los espacios para ciclistas generan diversas reacciones en la ciudad. (Foto: Alfonso Hernández) La construcción de ciclovías no está a consulta ciudadana, aseguró tajante el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. “Todo mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero quien gobierna esta ciudad tomó hace mucho la determinación de que esta ciudad tiene que buscar mecanismos de transporte no motorizado y la apuesta de las ciclovías va a seguir adelante”. El presidente municipal criticó la postura del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de someter a consulta la construcción de caminos seguros para ciclistas. “No podemos ahorita salir con la barbaridad y atrocidad que dijo el instituto, que dice que vamos a someter a consulta pública si se hacen ciclovías en la ciudad, ¿quién se creen en el instituto?”. “La agenda de movilidad no motorizada es una agenda que hemos comprometido los gobiernos de esta ciudad p…

La Guadalajara amurallada domina 14% de la ciudad

Especialista de la Universidad de Passau, Alemania, analiza en particular el caso de Zapopan, donde están más de la mitad de 2500 cotos o “urbanizaciones cerradas” del AMG
Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.  http://www.agustindelcastillo.com/
Los castillos del señor feudal ofrecían a sus moradores, incluso a los más precarios, los siervos que habitaban en torno a la muralla, una posibilidad perdida en la larga noche medieval: la seguridad. Bajo esta premisa, una extraña Edad Media se abre paso y domina cada vez más el imaginario de los moradores del área metropolitana de Guadalajara (AMG): los casi 2,500 “cotos” o urbanizaciones cerradas se extienden sobre 14 por ciento de las 65 mil hectáreas de “ciudad construida”, y van al alza.
Es un especialista migrado del mismo corazón de la vieja Europa, el doctorante en geografía por la Universidad de Passau, Bernd Pfannenstein, catedrático en la escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), quien s…

La atropellan y le exigen pago

por Fernanda Carapia,  5 de Septiembre de 2016/ntrguadalajara.com 
Sara Magos sospecha que hay corrupción entre los agentes que llevan su caso y la aseguradora GNP. Hace un año, la vida de Sara Magos García dio un giro de 180 grados: un auto la atropelló cuando iba en su bicicleta, pasó varios días en terapia intensiva, pagó más de 100 mil pesos para recuperar su salud, aún tiene secuelas y, por si fuera poco, debe cubrir el daño que causó al carro que la arrolló. “La señora reclamaba que le pagara sus daños, que me hiciera responsable del accidente que había provocado”, informó. Magos García sospecha que entre los agentes que traen su caso y la aseguradora GNP hay corrupción, pues han habido cosas que no checan, como que en uno de los peritajes de causalidad vial se señaló que la mujer que conducía el vehículo, Leticia Brambila López, viajaba a 40 kilómetros por hora.