28.10.14

Infraestructura ciclista compartida




Para entender lo que pasa en la zona centro, en la zona 30 donde sera prioridad ciclista. Información tomada del manual Ciclociudades
Aunque cuando se habla de infraestructura vial ciclista la mayoría de las personas piensa en vías segregadas del tránsito automotor, la realidad es que la mayor parte de los desplazamientos ciclistas se realizan de forma compartida con los demás vehículos. Además, gran parte de la red vial de las ciudades corresponde a vialidades de acceso y de tránsito local en donde se circula a 30 Km/hr o menos, donde las velocidades y los volúmenes de los autos son perfectamente compatibles con la circulación ciclista. A pesar de lo anterior es necesario asegurarse, a través de medidas de pacificación del tránsito, que la convivencia se dé en las mejores condiciones para la circulación ciclista.
La infraestructura vial ciclista compartida puede darse tanto en el tratamiento de una vialidad completa, cuando ésta sea una vía de acceso, como en un solo carril de circulación, cuando se trate de vías colectoras o arterias. El principal secreto para asegurar la comodidad y la seguridad de los ciclistas en este tipo de intervención tiene que ver con los anchos de los carriles de circulación: cuando la dimen- sión del carril es menor a 3.00 metros, no hay posibilidad de que los vehículos automotores rebasen a los ciclistas, por lo que las normas y medidas para que los autos circulen a velocidades bajas deben ser muy rigurosas. En contraparte, las dimensiones entre 3.90 y 4.30 metros permiten que los automóviles rebasen a los ciclistas (sin cambiar de carril) de una forma segura
Vialidad compartida ciclista
La vialidad compartida ciclista es una vía, co- lectora o de acceso, que presenta bajos volúmenes de tránsito y que, por lo tanto, otorga facilidad para darle prioridad a la circulación ciclista, compartiendo el espacio con el trán- sito automotor de forma segura. Esta infraestructura es creada a partir de la modificación de la operación de la vía, con circulación de vehículos motorizados únicamente del tránsito local. Generalmente, cuenta con estacionamiento en vía pública y con un solo carril efectivo de circulación por sentido. Requiere de dispositivos para regular la velocidad.
  • Vías susceptibles a intervenir: vías colectoras o de acceso, con velocidades permitidas de hasta 30 Km/hr.
  • Sección: los carriles de circulación deben ser menores a 3 metros de ancho para permitir que el ciclista controle el carril.
    Esta intervención requiere de medidas para la pacificación del tránsito, con el objetivo de controlar las velocidades, limitar los conflictos entre usuarios y dar prioridad a las bicicletas. De forma adicional se deben incorporar trata- mientos que faciliten el cruce de los ciclistas en las vías principales.
    Este tipo de infraestructura ciclista funciona mejor en vialidades altamente conectadas (traza reticular), en las que los ciclistas pueden seguir rutas razonablemente directas y donde existen arterias paralelas para el tránsito pesado.
    La implementación de vialidades compartidas ciclistas se realiza en cinco niveles; conforme mayor es el nivel, aumenta la intervención física y su costo de implementación:
Señalización vertical: instalación de señalamientos informativos indicando que la vía es de tránsito compartido, así como señalamientos informativos de destino para ciclistas.
  1. Señalamiento horizontal: colocación de marcas en el pavimento indicando que la vía tiene prioridad ciclista, al igual que marcas delimitando el espacio de estacionamiento.
  2. Tratamiento de intersecciones:los dispositivos de control en las intersecciones deben favorecer la circulación continua
    y conveniente de los ciclistas, así como proveer las condiciones para el cruce seguro en las vialidades principales.

  3. Pacificación del tránsito: se deben implementar las técnicas para pacificar el tránsito que se ajusten a las características de la vialidad, con el objetivo de hacer compatibles las velocidades de las bicicletas y los automóviles. Estas vialidades deben contar con dispositivos que obliguen a respetar la velocidad permitida.
  4. Desviar el tránsito: se pueden utilizar técnicas para desincentivar el tránsito automotor de paso; consisten en mantener los viajes en bicicleta continuos y sin obstáculos, mientras se restringe físicamente el paso a los automóviles en ciertos puntos de la vialidad. Los desvíos dirigen el mayor flujo de automóviles hacia vialidades primarias paralelas, permitiendo únicamente la circulación de bicicletas y tránsito local de autos.




No hay comentarios.:

Todos a pedalear