31.10.14

La apuesta por el respeto


La “caja bici” que aparecerá en los cruces semaforizados permite al ciclista colocarse en una posición adelantada.

Felipe Reyes/masgdl

La ciudad se está transformando. La llegada del sistema Mibici en el polígono central de Guadalajara, aún sin entrar en operación, ya está provocando debates sobre la manera en que nos desplazamos en la ciudad. Mientras aparecen las que serán las estaciones de bici pública y la señalética ciclista por todo el polígono, la curiosidad aumenta, las opiniones fluyen y el debate sano sobre la ciudad que queremos ser, aumenta. Enhorabuena.

Entre las nuevas tipologías de vías ciclistas que veremos aparecer destacan las cajas bici, los carriles de preferencia ciclista y la ciclovías segregadas solamente por autos estacionados. Las tres son tipologías que se han usado con mucho éxito en diferentes ciudades del mundo y que tienen algo en común: su eficacia depende del respeto que tengamos unos con otros.


La “caja bici” que aparecerá en los cruces semaforizados permite al ciclista colocarse en una posición adelantada y de máxima visibilidad durante la luz roja, además otorga 4 segundos de ventaja en el arranque cuando se cambia a luz verde permitiendo que el usuario de la bicicleta elija una posición segura y minimiza la posibilidad de situaciones inesperadas. Sin embargo su éxito depende de que desarrollemos el hábito de detener el automóvil efectivamente detrás de la caja bici como hacemos detrás de las líneas peatonales.

El carril de preferencia ciclista permite que el usuario de la bicicleta se coloque al centro del carril, obligando al automovilista a reducir su velocidad y permitir un rebase seguro a baja velocidad en donde se tenga el espacio apropiado. Este carril requiere de la paciencia y respeto del automovilista para esperar las condiciones apropiadas de rebase.

Las ciclovías segregadas por cajones de estacionamiento son aún más sencillas. Al desplazar los cajones se genera un espacio de circulación ciclista entre los cajones y la banqueta que permite total aislamiento. Pero el acomodo correcto de los autos al estacionarse y la firme convicción de no invadir el espacio ciclista, o la franja de protección, son necesarios para que funcione apropiadamente.

Sin duda habrá decenas de situaciones en las que prevalecerá la confrontación y se abrirán discusiones con puntos de vista radicalmente diferentes e incluso ajenos a la ciudad civilizada que muchos quisiéramos ver. Pero la provocación estará ahí: este es el momento de defender la ciudad que queremos ser y eso incluye el nivel de respeto que deberemos tener unos con otros.

Habrá opiniones discriminatorias que basarán sus argumentos en el hecho de que esto es México y no Alemania, ni Holanda. Pero ni en Alemania, ni en Holanda se empezaron a respetar unos a otros mágicamente. En todo el mundo la incorporación de las bicicletas a las vías públicas ha sido polémica y debatida.

Es momento de demostrar, como sociedad civil, que efectivamente podemos respetarnos unos a otros, compartir la vía pública y cambiar la percepción de nosotros mismos. Al final, nosotros somos la ciudad.
- See more at: http://masgdl.com/maspormas-gdl/columnas-gdl/la-apuesta-por-el-respeto#sthash.TUeFwPQo.dpuf

No hay comentarios.:

Nocividad urbana