Ir al contenido principal

La barbarie que vimos todos los días: ni un ciclista muerto más


ciclistas 2
FOTO: @RUMGdl
Por: Jorge Gómez Naredo (@jgnaredo)/proyectodiez.mx

11 de octubre de 2014. Cuando abro el periódico y leo que un ciclista falleció en las calles de Guadalajara debido a un “accidente”, es decir, debido a que un automovilista lo aventó (y como suele suceder, se dio a la fuga), siempre me digo: “pude haber sido yo”.

La barbarie que vivimos en este país tiene varias manifestaciones. No solamente es el secuestro y asesinatos de estudiantes, no solamente es la cifra alarmante de gente que mata a otra gente, de gente que le corta la cabeza a otra gente, de gente que pone los cuerpos de otra gente llenos de balas.


También es barbarie que los automovilistas no respeten ni a ciclistas ni a peatones ni a otros automovilistas. También es barbarie que muchos estacionen sus autos en las banquetas y te agredan porque pides respeto a las leyes. También es barbarie que haya quien maneja sus autos a toda velocidad en calles de baja velocidad; también es barbarie que haya miles que se pasen los semáforos en alto; también es barbarie que los gobiernos no tenga a personal para impedir que esta barbarie se haga natural, cotidiana, de todos los días; también es barbarie que de 2009 a la fecha, solamente en la Zona Metropolitana de Guadalajara, al menos 152 ciclistas hayan muerto en “accidentes”; también es barbarie que quienes gobiernan no hagan nada y puedan dormir, contentos y sonrientes, como si nada pasara, como si todo fuera bonito, lindo: un paraíso.

La barbarie está en todos lados, y por todos lados la vemos.
Lo peor es que nos acostumbremos a esos muchos tipos de barbaries, que los veamos como parte de nuestra vida cotidiana, como normales, como naturales. 

Ahí es cuando uno puede decir: “esto ya valió madre”.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ciclovías, adelante sin consulta: Alfaro

por Fernanda Carapia/ntrguadalajara.com

A FAVOR Y EN CONTRA. Los espacios para ciclistas generan diversas reacciones en la ciudad. (Foto: Alfonso Hernández) La construcción de ciclovías no está a consulta ciudadana, aseguró tajante el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. “Todo mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero quien gobierna esta ciudad tomó hace mucho la determinación de que esta ciudad tiene que buscar mecanismos de transporte no motorizado y la apuesta de las ciclovías va a seguir adelante”. El presidente municipal criticó la postura del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de someter a consulta la construcción de caminos seguros para ciclistas. “No podemos ahorita salir con la barbaridad y atrocidad que dijo el instituto, que dice que vamos a someter a consulta pública si se hacen ciclovías en la ciudad, ¿quién se creen en el instituto?”. “La agenda de movilidad no motorizada es una agenda que hemos comprometido los gobiernos de esta ciudad p…

La Guadalajara amurallada domina 14% de la ciudad

Especialista de la Universidad de Passau, Alemania, analiza en particular el caso de Zapopan, donde están más de la mitad de 2500 cotos o “urbanizaciones cerradas” del AMG
Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.  http://www.agustindelcastillo.com/
Los castillos del señor feudal ofrecían a sus moradores, incluso a los más precarios, los siervos que habitaban en torno a la muralla, una posibilidad perdida en la larga noche medieval: la seguridad. Bajo esta premisa, una extraña Edad Media se abre paso y domina cada vez más el imaginario de los moradores del área metropolitana de Guadalajara (AMG): los casi 2,500 “cotos” o urbanizaciones cerradas se extienden sobre 14 por ciento de las 65 mil hectáreas de “ciudad construida”, y van al alza.
Es un especialista migrado del mismo corazón de la vieja Europa, el doctorante en geografía por la Universidad de Passau, Bernd Pfannenstein, catedrático en la escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), quien s…

La atropellan y le exigen pago

por Fernanda Carapia,  5 de Septiembre de 2016/ntrguadalajara.com 
Sara Magos sospecha que hay corrupción entre los agentes que llevan su caso y la aseguradora GNP. Hace un año, la vida de Sara Magos García dio un giro de 180 grados: un auto la atropelló cuando iba en su bicicleta, pasó varios días en terapia intensiva, pagó más de 100 mil pesos para recuperar su salud, aún tiene secuelas y, por si fuera poco, debe cubrir el daño que causó al carro que la arrolló. “La señora reclamaba que le pagara sus daños, que me hiciera responsable del accidente que había provocado”, informó. Magos García sospecha que entre los agentes que traen su caso y la aseguradora GNP hay corrupción, pues han habido cosas que no checan, como que en uno de los peritajes de causalidad vial se señaló que la mujer que conducía el vehículo, Leticia Brambila López, viajaba a 40 kilómetros por hora.