26.12.14

Guadalajara, la bicicleta y el 2015

La reincorporación de la bici como medio de transporte a los entornos urbanos ha demostrado ser una herramienta útil para abatir los males que el auto provoca

Felipe Reyes/masGDL


En las películas futuristas de los 80 se nos planteaba un 2015 con autos voladores que reciclarían basura como combustible, las patinetas flotarían sobre propulsores que pondrían a volar nuestros vehículos, antes no motorizados. El futuro sería mágicamente limpio y sustentable y la comodidad moderna que provoca el derroche de recursos, seguiría ahí, intacta, gracias a los avances milagrosos de la ciencia y la tecnología. Hoy sabemos que no será así.

Si bien es cierto que los motores de automóviles actuales son mucho más eficientes en términos energéticos que los monstros devora-gasolina de hace 30 años, los problemas colaterales del uso del automóvil se han masificado de una manera que nadie pudo prever hace tres décadas.


Ahora, además de que se contamina mucho más el aire por la movilidad en auto debido a su proliferación, enfrentamos problemas de congestión que reducen la productividad y la eficiencia de las ciudades, se han incrementado los niveles de accidentabilidad en las calles y nos hemos visto obligados a erogar grandes cantidades de dinero público en obras para automóviles en una carrera que simplemente no nos es posible ganar.

Guadalajara pasó de los 250 mil automóviles en 1985, al doble 10 años después y a los dos millones de autos que se estima circulan actualmente. La ciudad debe tener claro hoy, el enorme problema que esto representa; y la manera en que esta situación provoca condiciones de desigualdad social y reduce las posibilidades de desarrollo.

La reincorporación de la bici como medio de transporte a los entornos urbanos ha demostrado ser una herramienta útil para abatir los males que el auto provoca. Por un lado puede absorber un porcentaje de viajes realizados en la ciudad, reduciendo la dependencia del automóvil, y por otro puede devolverle calidad al espacio público, minimizando ruido, emisiones, consumos energéticos y accidentes, generando además condiciones de accesibilidad y eficiencia en los trayectos urbanos.

La ciudad ya planea un futuro con base en las mejores experiencias de otras ciudades en el mundo. El inicio del sistema de bici pública ya es un motor que difícilmente se detendrá para ir paulatinamente cubriendo la ciudad –y quizá otras ciudades del estado– de alternativas en medios no motorizados y vías apropiadas y seguras.

A un ritmo de 100 usuarios nuevos al día, el sistema disponible de bicicletas públicas llegará al tope de su capacidad en cinco meses, para entonces ya tendrá meses de haberse puesto en marcha el sistema en el Centro de Zapopan y estará por implementarse la segunda etapa que duplicará la capacidad antes de terminar el 2015.

Aunado al sistema y a la infraestructura que provoca, se incrementarán paulatinamente los usuarios de bicicletas privadas como ha sucedido en todo el mundo y las próximas mediciones reportarán, sin duda, un incremento modal del porcentaje de viajes bici que, de ser exitoso, aumentará, en beneficio de la ciudad, año con año.

No descartemos la posibilidad de que en tres décadas se recuerde el 2015 como el año en que empezamos a transformar Guadalajara. Que tengan el mejor 2015.
- See more at: http://masgdl.com/maspormas-gdl/columnas-gdl/guadalajara-la-bicicleta-y-el-2015#sthash.ysBmQRjZ.dpuf

No hay comentarios.:

#NiUnaMás E2. Don Gus !Completos¡