15.12.14

Haz que te vean


El nuevo usuario debe entender que el factor más importante a cuidar cuando circula en bici es su propia visibilidad

Felipe Reyes/masgdl

Hay decenas de consideraciones, ejemplos y estudios en el mundo sobre la manera apropiada de circular en bicicleta en entornos urbanos. En cada ciudad, la incorporación de infraestructura ciclista y el diseño de una estructura vial que favorezca el incremento de viajes en bicicleta han sido temas polémicos de debate local que, en todos los casos, ha implicado involucrar lo más posible las opiniones de la gente y generando la transformación de hábitos y de la cultura vial.

En los contextos de nuestro país prevalecen ideas del siglo pasado sobre los derechos de los automóviles para circular y predominar en las calles. Como si los automóviles siempre hubieran estado ahí. Prevalecen ideas que nos hacen creer que circular en bicicleta en la ciudad es extremadamente peligroso. Y hay un riesgo sí, pero no mucho mayor a circular en automóvil o a pie y significativamente menor a, por ejemplo, circular en motocicleta.


Estas concepciones colectivas erróneas son el factor más complicado para la masificación del uso de la bicicleta en nuestras ciudades. Y solo se puede modificar explicando, una y otra vez, como circular de manera segura en bici; educando y concientizando de las problemáticas de movilidad de nuestras ciudades y convenciendo a las personas, una a una, de tener la experiencia real de viajar ocasionalmente en bicicleta.

El nuevo usuario debe entender que el factor más importante a cuidar cuando circula en bici es su propia visibilidad.

La infraestructura, señalética y normativa ciclista debe, invariablemente, seguir el principio máximo de colocar al ciclista en puntos en que sea visto por los conductores de vehículos motorizados. Segregadas o no, las vías ciclistas deben garantizar que en todos los cruces el automovilista pueda estar consciente de la presencia de bicicletas circulando. Las cajas bici sirven estrictamente para colocar al ciclista en una posición adelantada donde, aparte de ganar tiempo en el arranque tras una luz roja, obtengan visibilidad. La circulación por el centro del carril, e incluso un poco más allá para evitar rebases riesgosos, además de incrementar el espacio en el rebase y disminuir la velocidad del automotor, garantiza que el conductor del vehículo automotor vea al ciclista.

Pero no todo depende de la infraestructura, el usuario de la bici debe aprovechar y ejercer los derechos que posee en la calle: circular sin complejos por el centro del carril, alejarse de las zonas donde puedan abrirse puertas de autos estacionados y evitar circular en lugares donde podría no ser visto, como la circulación en sentido contrario, que podría hacerlo completamente invisible en cruces donde el automovilista voltearía al lado opuesto.

Otros elementos de visibilidad también son importantes: el uso de luces y reflejantes durante la circulación nocturna debería entenderse como un requisito y, aunque no seamos partidarios del uso de chalecos reflejantes y vestimentas supuestamente especiales para andar en bici, ciertamente el uso de prendas coloridas puede incrementar la visibilidad.

Así, cuando tomes una bici, y pases a ser de los nuevos usuarios de bicicletas que la ciudad necesita, ten en cuenta lo más importante para circular de manera segura:
haz que te vean.
- See more at: http://masgdl.com/maspormas-gdl/columnas-gdl/haz-que-te-vean#sthash.WdQnc1VR.dpuf

No hay comentarios.: