30.12.14

Los camiones, malos y lentos


Urgen ciclovías y mejorar el transporte público
Son tantos los defectos que tiene este servicio, que aunque las autoridades hagan campaña para no usar auto, es mejor moverse por la ciudad en las “rutas” 
Por Francisco Andalón López/pagina24Jalisco
El promedio de tiempo que tarda en pasar un camión en la ZMG es de veinte minutos, además de que el trato que se da al usuario y las condiciones en las que se encuentran las unidades perjudican la movilidad en la ciudad/Fotos: Francisco Tapia
El promedio de tiempo que tarda en pasar un camión en la ZMG es de veinte minutos, además de que el trato que se da al usuario y las condiciones en las que se encuentran las unidades perjudican la movilidad en la ciudad/Fotos: Francisco Tapia
Mucho se ha abogado por desincentivar el uso del automóvil como medio de transporte, pero poco se ha hecho para mejorar el transporte público o dotarle a la ciudad de corredores y ciclovías seguras para andar en bicicleta y el tiempo de traslado en camión se duplica en algunos casos con respecto al carro.

Ayer, Página 24 realizó un ejercicio para poner de manifiesto las deficiencias que presenta el transporte público y cómo es que en algunos casos, es mejor tener un coche para trasladarse por la ciudad a pesar de que el parque vehicular en Jalisco supera los dos millones de automotores, de acuerdo con estadísticas de la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas (Sepaf).
Partiendo de la calle Bernardo Reyes en su cruce con Manuel Alatorre, en la colonia Jardín de los Poetas, en Guadalajara, en vehículo hasta calzada Lázaro Cárdenas y Colón, el tiempo promedio que se realiza en coche es de entre 22 y 24 minutos, según el tráfico que haya por las calles en las que se transita.
En este caso, la ruta que se sigue es: Bernardo Reyes hasta avenida Historiadores; luego se da vuelta sobre avenida San Jacinto hasta llegar a la calle Zalatitán y de ahí, hacia Revolución, para posteriormente tomar calzada Lázaro Cárdenas.
Pero en transporte público, esta ruta se torna más complicada. Primero, hay que esperar a que pase la ruta 604-A del sistema subrogado del Sistecozome; aunque varía el tiempo, ayer pasaron 20 minutos antes de que pasara alguna unidad; algunos de los usuarios que diariamente la utilizan, indicaron que durante las vacaciones, esto es algo común.
El derrotero de esta ruta es transitar sobre Bernardo Reyes hasta Adrián Puga; en esta calle da vuelta hasta Manuel M. Ponce y luego sigue su camino hasta cruzar avenida Javier Mina, en donde hay que bajarse para caminar tres calles “panteoneras” hasta llegar a la estación San Jacinto de la línea 2 del tren ligero.
Estando dentro, hay que esperar entre cinco y siete minutos a que pasen los vagones; hay que aguantar el calor que se siente dentro porque el “aire acondicionado” sólo desprende aire “al tiempo”, además de los olores de “humanidad” como muchos de los usuarios indican.
Al llegar a la estación Juárez, hay que trasbordar hacia la línea 1, y al llegar al andén, esperar otra vez entre cinco y 7 minutos a que pasen los vagones para poder subirse y aguantar de nueva cuenta los olores y el calor que se genera.
Luego hay que bajarse en la estación de Santa Filomena y caminar cinco calles antes de poder llegar hasta el cruce de Colón y Lázaro Cárdenas. Tiempo en el que se hizo el traslado: una hora con tres minutos.
Esto es, se hace más de la mitad del tiempo que alguien pudiera hacer en coche particular, aunado a la comodidad del mismo, contando con aire acondicionado o abriendo las ventanas, viajando sentado en todo momento y sin los típicos olores que se registran en el transporte público.

No hay comentarios.:

#NiUnaMás E2. Don Gus !Completos¡