5.1.15

El programa MiBici es incompatible con la ley


Confunde a ciclistas, automovilistas y camioneros 

El gobierno del estado entregó un tríptico poco informatico días después de haber balizado decenas de calles de Guadalajara para dar paso a la bicicleta; además, hay  abiertas contradicciones entre la ley de movilidad y lo propuesto en este programa

Por Francisco Andalón López y Rafael Hernández Guízar/pagina24Jalisco
La instalación de islas con bicicletas y el posterior balizamiento y señalización de las zonas donde podrían transitar estos vehículos no motorizados ha causado una fuerte confusión entre quienes transitan las calles, ya que el gobierno estatal no informó claramente sobre el programa/Foto: Cortesía
La instalación de islas con bicicletas y el posterior balizamiento y señalización de las zonas donde podrían transitar estos vehículos no motorizados ha causado una fuerte confusión entre quienes transitan las calles, ya que el gobierno estatal no informó claramente sobre el programa/Foto: Cortesía
Son contradictorios la señalética de MiBici y los artículos del reglamento de la ley de movilidad para una circulación segura de ciclistas y una adecuada convivencia con automovilistas y unidades del transporte público por las calles de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), por lo que, hasta el momento, lo único que han generado es confusión entre todos.

Según el tríptico de “socialización” que entregó el gobierno del estado, existe una señal llamada “triángulo de prioridad ciclista” que indica que quien usa este medio de transporte no motorizado lleva preferencia de paso.
Otra señal indica sólo el paso de bicicletas por algún punto, pintado sobre el asfalto, que tiene a los costados una especie de rieles, mientras que al centro hay un rectángulo verde con una bicicleta y la leyenda “solo”.
Otra señal es la de un letrero azul con una bicicleta y un cartel abajo que indica “Ciclovía” y que debería de ser entendido como el espacio por el cual tan sólo deberían de transitar los ciclistas, sin que se permita el paso de automovilistas o motocicletas, algo que por cierto ni siquiera ha sido respetado en la ciclovía de Federalismo ni por los mismos policías viales.
Hasta aquí todo parece que va bien y que es entendible para todas las partes, pero luego las siguientes señales son las que generan la confusión entre automovilistas, ciclistas y hasta operadores del transporte público, como ha quedado demostrado.
Según la señal que está pintada sobre el asfalto, hay un área de protección o buffers, que “están a lo largo de carriles para bici y proporcionan un área de seguridad entre los autos estacionados y los ciclistas. No debes estacionarte ni circular sobre ellas”, según el manual realizado por el gobierno del estado.
En el primer carril de circulación, según la imagen, es para el paso de ciclistas; luego está un espacio, en el segundo carril para que los coches se estacionen, y en el tercer carril, lo que hay, es la circulación de todos los demás vehículos. Esta imagen bien podría aplicarse en avenida La Paz.
Pero la complicación surge cuando una unidad del transporte público tiene que subir o bajar pasaje; como la banqueta se encuentra hasta antes del paso de bicis, entonces el operador invade el carril de estacionamiento y la ciclovía para darle seguridad al usuario y que no sea atropellado ni por algún otro automóvil o bicicleta. Pero esta situación no se muestra en los trípticos de socialización.
Luego viene otra imagen que es la de buffers en calles con preferencia ciclista. Según la señal, esta especie de rieles pintados sobre el asfalto se ubican junto a las banquetas, y ni ciclistas ni automovilistas o transporte público deben pasar por encima de los mismos, por lo que el lugar para el tránsito de ciclistas es justo en medio del arroyo de la calle.
Y es aquí cuando viene el dilema sobre quién tiene la razón, si estos trípticos o el reglamento de la ley de movilidad, que en su artículo 48 fracción segunda, establece parte de los derechos de los ciclistas, quienes “podrán disponer de vías de circulación exclusiva o compartida, como son las ciclovías, infraestructura y equipamiento vial para transitar con seguridad, así como aquellas que se designen por programas específicos de recreación para esos fines”.
Y luego, el artículo 49 fracción III, establece como obligación de los ciclistas “circular con precaución sobre la extrema derecha de la vía en la que transiten, preferentemente sobre vialidades donde exista ciclovía o vía exclusiva para ello”.
Pero en ninguna parte de este reglamento ni de la ley de movilidad, se habla de estos “buffers en calles con preferencia ciclista”, que en términos reales es una violación a la normatividad en la materia potenciada y permitida por Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, gobernador del estado, quien debió de estar al pendiente de la realización del reglamento de la ley.
Adicionalmente, la fracción XIV del artículo 49 establece que los ciclistas “deben compartir de manera responsable con los vehículos motorizados y el transporte público la circulación en carriles de la extrema derecha”, pero según la señalética presentada para MiBici, establece en algunas zonas lo contrario.
Violaciones al reglamento por parte de los ciclistas
Otras omisiones que cometen los ciclistas a este reglamento de la ley de movilidad, se pueden identificar fácilmente, y que estas infracciones son cometidas por muchos ciclistas que desconocen siquiera sus obligaciones y el respeto que deberían de tener hacia los mismos peatones y automovilistas.
“Los ciclistas que vayan a cruzar una vialidad secundaria y cuya intersección esté controlada por
semáforos deberán respetar la luz roja”, establece la fracción VI del artículo 49 y que es rematada por la fracción VIII, que los obliga a detener su trayecto durante la duración de la luz roja de cualquier semáforo en intersecciones a vialidades primarias”.
Pero basta ir un domingo cualquiera a la ciclovía de Guadalajara y pararse unos instantes sobre Juárez y Colón para ver cómo es que los ciclistas no respetan el semáforo en rojo, lo que todas las semanas genera un connato de broncas.
Aunque esta situación se repite todos los días sobre Juárez y Federalismo, en donde hay algunos automovilistas a punto de arrollar a los ciclistas por pasarse los semáforos en rojo o por transitar sobre la banqueta, a pesar de no existir un señalamiento que así lo posibilite como lo establece el reglamento de la ley de movilidad.
Pero esta situación no se da en todos los usuarios de bicicletas, puesto que hay algunos que también cuentan con chalecos reflejantes, con el casco de seguridad y también respetan las normas viales establecidas en dicha normatividad.
Cuidadanos truenan contra “nuevas disposiciones” 
Ciudadanos tronaron ayer contra las nuevas disposiciones en las calles de Guadalajara para incluir la bicicleta como medio de transporte, pues dijeron que la desinformación es lo que ha causado conflictos entre choferes y ciclistas.
Y es que a recientes fechas en las calles de la ciudad de Guadalajara se trabajó en el balizamiento y señalización para indicar el respeto que se debe dar a las bicicletas y la preferencia que los automovilistas deben guardar ante este transporte de tracción humana; sin embargo, no quedó claro para muchos, incluyendo a los mismos ciclistas, si es que se puede circular por media calle o si bien siguen por las líneas punteadas por la calle.
“Es algo que no se dijo cómo iba a pasar, nomás de un día para otro aparecieron las calles así pintadas con eso verde que dice que es para las bicicletas y ya, pero no sabes cómo es que se debe de circular, si ellos (los ciclistas) pueden ir por media calle y si deben de ir por el carrilito ese que se pintó o qué”, dijo Armando Haro, un conductor entrevistado en el centro de Guadalajara.
Ante un cúmulo de comentarios que llegaron a la redacción de Pagina 24, este diario acudió a las calles a verificar el problema que se comentó. Se trata de una desinformación que se produjo en aras de los cambios que el gobierno del estado promovió con la nueva ley de movilidad y la implementación de rutas preferenciales para transportes no motorizados, lo que causó en la ciudad.
Luego de que hace aproximadamente dos semanas en las redes sociales circuló un video en el que un chofer del transporte público sostiene un altercado con un ciclista por el paso en la calle, los comentarios respecto a los espacios de la bicicleta han sido cuestionados.
“Si vemos este video uno puede pensar que es algo que se hizo premeditado, no sabemos si es eso lo que pasó en realidad, qué casualidad que traía una cámara el ciclista”, dijo Alejandro Ramírez, un ciudadano que se dijo a favor del uso de la bicicleta, pero en contra de este tipo de escándalos.

No hay comentarios.: