23.1.15

Los rompecabezas de la bici


Se suele pensar que el impulso a la bici se resuelve con la simple construcción de una ciclovía segregada por aquí y otra por allá. No es así.

Felipe Reyes/masGDL

(parte 1 de 4)

En esta y mis próximas columnas trataré de enlistar, las piezas que me parece, deben embonar para hacer avanzar una agenda consistente en materia de movilidad en bicicleta. Desde los aspectos meramente técnicos, hasta la obtención de recursos, pasando por la integración de organizaciones pro bici, las agendas políticas y la opinión de vecinos y gente de a pie. Enlisto:

1. Los técnicos. Definir como debe ser una infraestructura ciclista no es sencillo, no hay acuerdos globales y puede ser materia de largas discusiones entre académicos, urbanistas, arquitectos y ciclistas. El estudio de la movilidad en bici y su integración a ciudades contemporáneas es relativamente nuevo y, aunque se pueden conocer experiencias exitosas, la adaptación a diferentes contextos urbanos aún es innovación.


La realidad es que hoy difieren los puntos de vista, tanto de ingenieros viales y técnicos cuyo aprendizaje se dio en un contexto estrictamente pro automóvil, como de otra generación con visiones nuevas que difieren entre argumentos centrados en el diseño especifico de cada calle, y la generación de una red vial que permita la incorporación de las bicicletas a la estructura vial existente.

En todo caso la definición técnica debe sumar la experiencia del ciclista habitual al conocimiento de especialistas en temas tanto de diseño urbano, como de movilidad y urbanismo. Las ciudades deben analizar objetivamente que modelo es mejor para su propio contexto con base en las experiencias existentes pero los dimes y diretes entre diferentes especialistas pueden durar años, dar materia a decenas de congresos y convertirse en un importante obstáculo para el avance de la agenda.

2. Los legisladores. La reaparición de la bici en las ciudades necesita ser arropada por modificaciones a las normas de tránsito de manera que se obtengan los derechos legales a circular en las calles históricamente arrebatados por el automóvil. Estas modificaciones implican un proceso de entendimiento de abogados, legisladores y tomadores de decisiones que hagan avanzar leyes, normas y criterios para lograr una buena integración de la bici al contexto urbano.

Si entre especialistas es complicado establecer acuerdos de los cómos de la infraestructura ciclista, en materias de abogados y legisladores, que habitualmente están menos informados de temas relacionados a la bici, es prácticamente imposible.

Además los procesos legislativos y normativos suelen estar vinculados a procesos políticos en los que se deben tomar en cuenta negociaciones entre diferentes bancadas que normalmente no tienen los mismos criterios. Incluso en sociedades donde parece haber un reconocimiento y acuerdo entre actores políticos divergentes de la necesidad de impulsar el uso de la bici, los criterios sobre cómo hacerlo diferirán complicando la concretización de leyes, reglamentos y normas verdaderamente eficaces.
- See more at: http://masgdl.com/maspormas-gdl/columnas-gdl/los-rompecabezas-de-la-bici#sthash.6oJroIBs.dpuf

No hay comentarios.: