12.1.15

MiBici, avanzar entre la confusión

Desde el inicio algo atropellado del programa de bicicleta pública hasta el 9 de enero, dos mil personas se inscribieron; falta terminar la balización, dar mayor difusión a la nueva señalética y que automovilistas, ciclistas y peatones aprendan a respetarse mutuamente

Alejandra Guillén/masGDL

En los primeros 40 días del programa de MiBici se inscribieron más dos mil usuarios y por día se han realizado unos 900 viajes de un promedio de 1.1 kilómetros cada uno. A diario se inscriben unas 100 personas y “esto supera las expectativas”, señala Felipe Reyes, director de Movilidad No Motorizada del Instituto de Movilidad y Transporte del estado de Jalisco.

De seguir con ese ritmo de suscriptores, MiBici podría llegar en seis meses al máximo de su capacidad: 13 mil usuarios y 15 mil viajes al día. “El arranque en Guadalajara ha sido más veloz que el sistema (de bici pública) en el DF”, agrega Reyes.


Sin embargo, aún hay pendientes sobre este proyecto. Falta balizar 14% del área que comprende entre Federalismo y la Calzada Independencia, y Hospital y Niños Héroes, y más impulso a campañas de educación vial y de información sobre la nueva señalética. Esto se evidencia cuando ciclistas o automovilistas piensan que el área pintada de blanco es por donde debe circular la bici, cuando en realidad es un área de seguridad entre los autos y los ciclistas, llamada “buffer”, por la que nadie debe circular ni estacionarse.

El desplazamiento por avenida La Paz también ha sido confuso porque la ciclovía no sigue la misma lógica en todo el trayecto. En algunos tramos, el espacio confinado a la bici se encuentra entre la banqueta y los vehículos estacionados; pasando Enrique Díaz de León, la ciclovía va paralela al carril de los autos.

Mario Silva, del Colectivo Ecologista de Jalisco, señala que la decisión de recorrer el estacionamiento no fue un acierto, “porque si bien logras proteger al ciclista (en el tramo que va de avenida 16 de Septiembre a Enrique Díaz de León), la decisión que tomaron es la menos mala de las peores. No se pensó en los usuarios de transporte público que ahora tenemos que bajarnos del camión e irnos a donde están los coches. Hay confusión de todos, los camiones a veces no levantan pasaje, los autos arrancan y pasan el área destinada al transporte público… Creo que fue una decisión para salir del paso (…) Lo que se tendría que haber hecho es no permitir el estacionamiento en esta avenida”.

Por su parte, Felipe Reyes comenta que el proyecto en La Paz aún no está concluido. Falta colocar 80 balardos para que los carros no invadan el espacio para bicis. También se modificará el cruce de Federalismo, para que quienes den vuelta de norte-sur y sur-norte se incorporen a la avenida por los carriles del sur, ya que los del norte comienzan a saturarse en el área que comprende Federalismo y Chapultepec.

“Lo que sí hemos visto es que los carros ya casi no se estacionan en el área para bicis, pero los balardos darán más protección. También hay polémica sobre si el ciclista va a atropellar al usuario del transporte público, pero esto debe ser un asunto de respeto, el ciclista debe respetar al peatón en cruce. En las paradas hay rayas en el pavimento que obligarán al ciclista a reducir la velocidad, tratando de generar hábitos que propicien respeto entre todos”, explica.

Durante los primeros días del balizamiento, era cotidiano ver carros estacionados en las ciclovías, parados en las cajas bici (ubicadas en los cruces con semáforos) o aventándole el carro a ciclistas que utilizan las calles con prioridad para ellos. Poco a poco se ven más automovilistas que respetan la nueva señalética, aunque sigue siendo cotidiano que haya carros bloqueando áreas para bicis y peatones, que rebasen sin guardar un metro y medio de distancia con el ciclista, que los choferes del transporte público vayan a exceso de velocidad y que siga habiendo víctimas de violencia vial.

La aceptación de MiBici se refleja en que sigue inscribiéndose más gente y se hacen 900 desplazamientos diarios a través de este sistema. Sin embargo, organizaciones y colectivos que le apuestan a la movilidad no motorizada han señalado que faltan proyectos de este tipo en el oriente de la ciudad, que debe estar articulado con el transporte público y que las obras que beneficien al peatón y que promuevan el uso de la bicicleta deben extenderse a toda la Zona Metropolitana de Guadalajara; no puede haber una “isla” para los ciclistas y que en el resto de la urbe siga siendo tan peligroso como lo ha sido hasta la fecha.

Otro cuestionamiento recurrente en las redes y medios, ha sido que la bicicleta pública se ha querido utilizar políticamente con miras al proceso electoral. Ricardo Villanueva, entonces secretario de Planeación Administración y Finanzas, fue la figura visible del lanzamiento del apresurado lanzamientro del sistema en noviembre de 2014 y un mes después comenzó su campaña como precandidato único del PRI para la alcaldía de Guadalajara. Posteriormente, la bicicleta pública pasó a depender de la Secretaría de Movilidad.

"Ayuntamientos no hacen la parte que les toca"

Mario Silva, también integrante del Observatorio Ciudadano de Transporte, señala que un acierto de MiBici es que permite disminuir las asimetrías de inversión de recursos públicos que históricamente han estado enfocados a beneficiar al carro.

Sin embargo, parece solo estar involucrado el gobierno del Estado. “Si la planeación urbana la hacen los ayuntamientos, por qué no se aprovecha Mi Bici para el mejoramiento de la imagen, la recuperación de espacios públicos, la conexión con otros de modelos de transporte… El indicador de planeación urbana no es positivo y eso no es responsabilidad de Mi Bici, es de los ayuntamientos”, opina.

Desde su perspectiva, la señalética no ha sido suficiente para disminuir el riesgo de agresiones viales, aún hay confusión y no se han implementado programas educativos y que apuesten por nuevos hábitos viales. “La educación vial y la cortesía no ocurren de manera espontánea (…) Y la campaña en cuestión no manda el mensaje adecuado, la información no fluye adecuadamente y eso va en detrimento de la percepción del sistema. Lo que sí ha sido positivo es que las bicis y las estaciones funcionan”.

En resumen, el problema de fondo es que los ayuntamientos no están haciendo planeación urbana y se siguen minimizando los proyectos de movilidad no motorizada más allá de MiBici.

“El papel del ayuntamiento de Guadalajara ha sido casi nulo, no hay operativos para que no se estacionen en espacios ciclistas, pero sí para multar, cuando debería haber actos de autoridad para mover a los autos que obstruyen banquetas y áreas para bicis. Eso no tiene costo porque la nómina ya está pagada. Y más allá de sancionar, se debe dar información de por qué el uso de la bici beneficia todos, por ejemplo, cuántos coches se están evitando con estos desplazamientos en bici, si se podría descongestionar el centro con sistemas como éste, cuánta contaminación deja de emitirse…”.

El municipio tapatío tiene un Plan Maestro de Movilidad no Motorizada desde 2009, pero el consejo ciudadano de movilidad no motorizada no ha sesionado desde 2012. “Si no ha avanzado es porque los ayuntamientos van lentos. (…) Sí molesta bastante que no hagan lo que les toca”.
- See more at: http://masgdl.com/maspormas-gdl/mibici-avanzar-entre-la-confusion#sthash.saiOItUG.dpuf

No hay comentarios.:

Arreglan avenida; quitan ciclovía