Ir al contenido principal

Rampas y banquetas de GDL, un vía crucis para los discapacitados


De lunes a viernes, vende bolígrafos a las afueras del Palacio de Gobierno para cubrir sus necesidades básicas, por lo que a diario lidia con la mala calidad de estos espacios.
Para Miguel Ramírez, las calles del centro de la Perla Tapatía se encuentran “madreadas”.
Para Miguel Ramírez, las calles del centro de la Perla Tapatía se encuentran “madreadas”. (Nacho Reyes)
Banquetas agrietadas, socavones en las vialidades y, sobre todo, rampas “destruidas”, es el vía crucis que enfrentan diversos ciudadanos que se trasladan en silla de ruedas por la ciudad, como es el caso de Miguel Ramírez, quien vende bolígrafos alrededor del Palacio de Gobierno, en el Centro de Guadalajara.

En un ejercicio realizado por MILENIO JALISCO se comprobó que diversas banquetas y rampas de la ciudad se encuentran en malas condiciones, lo que hace aún más complicada la movilidad de las personas que ya cuentan con dificultad para moverse o subir escaleras, debido a la falta de piernas o que, inclusive, aunque las tienen carecen de movimiento en esta parte del cuerpo. 
 
Miguel Ramírez no es la excepción. Vive en la colonia Cruz del Sur, sitio desde el que se traslada de lunes a viernes al Centro Histórico, ya que no recibe pensión, por lo que ofrece plumas de tinta para cubrir apenas sus necesidades básicas.

En su viaje, lo primero con lo que lidia es con la rampa para discapacitados; si logra escalar a la banqueta, el siguiente paso es evitar caer en los hoyos, grietas y hasta alcantarillas que se encuentran en la misma infraestructura que “protege” al peatón.

Para el tapatío, el primer cuadro de la ciudad es una de las zonas donde las calles están más “madreadas” y en el que además las rampas están “destruidas” o simplemente no hay.

“(Las autoridades) necesitan arreglar todas las banquetas, porque batalla uno para subir y tiene uno que andar”.

Aunque Miguel Ramírez afirma que en más de una ocasión se ha caído de su silla rodante por tratar con esta maltratada infraestructura, él asegura que no rodea vialidades. “Voy derecho, cruzo como un buen militar”.

Tan solo en dirección al Palacio de Gobierno, el jalisciense de la tercera edad dice que al menos se encuentra con tres banquetas desechas en la calle Reyes Católicos, Donato Guerra y López Cotilla en Guadalajara.

La Norma Oficial Mexicana NOM-233-SSA1-2003, que se encarga de “los requisitos arquitectónicos para facilitar el acceso, tránsito, uso y permanencia de las personas con discapacidad en establecimientos de atención médica ambulatoria y hospitalaria del Sistema Nacional de Salud”, establece que estos espacios deben contar con adecuaciones específicas para que el transitar de los discapacitados sea fluido.

El documento publicado en el Diario Oficial de la Federación en términos del artículo 47 fracción III de la Ley Federal sobre Metrología y Normalización señala que los requisitos mínimos para brindar las facilidades al 2.3 por ciento de la población mexicana, que tiene algún tipo de discapacidad, son las siguientes: “Las rutas para desplazamiento de personas con discapacidad, deben ser francas y libres de obstáculos de equipamiento urbano y follaje de árboles. El acabado de pisos para el desplazamiento de personas con discapacidad, debe ser firme, uniforme y antiderrapante”. Además, las banquetas deben presentar las siguientes características: “Los cambios de nivel en piso se deben compensar con rampas ubicadas en esquinas y para distancias prolongadas se colocarán por lo menos cada 25.0 m y los peraltes máximos a una altura de 0.16 m”. Mientras que para obras exteriores como plazas y banquetas se debe contemplar “rampas para cambio de nivel en piso, con dimensiones mínimas de 1.00 m de ancho, pendiente no mayor de 8.0 por ciento para un peralte de 0.16 m y de 6.0 por ciento para desniveles mayores de dos peraltes o 0.32 m, con acabado antiderrapante, de color contrastante que indique su presencia y señalización”.  

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ciclovías, adelante sin consulta: Alfaro

por Fernanda Carapia/ntrguadalajara.com

A FAVOR Y EN CONTRA. Los espacios para ciclistas generan diversas reacciones en la ciudad. (Foto: Alfonso Hernández) La construcción de ciclovías no está a consulta ciudadana, aseguró tajante el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. “Todo mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero quien gobierna esta ciudad tomó hace mucho la determinación de que esta ciudad tiene que buscar mecanismos de transporte no motorizado y la apuesta de las ciclovías va a seguir adelante”. El presidente municipal criticó la postura del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de someter a consulta la construcción de caminos seguros para ciclistas. “No podemos ahorita salir con la barbaridad y atrocidad que dijo el instituto, que dice que vamos a someter a consulta pública si se hacen ciclovías en la ciudad, ¿quién se creen en el instituto?”. “La agenda de movilidad no motorizada es una agenda que hemos comprometido los gobiernos de esta ciudad p…

La Guadalajara amurallada domina 14% de la ciudad

Especialista de la Universidad de Passau, Alemania, analiza en particular el caso de Zapopan, donde están más de la mitad de 2500 cotos o “urbanizaciones cerradas” del AMG
Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.  http://www.agustindelcastillo.com/
Los castillos del señor feudal ofrecían a sus moradores, incluso a los más precarios, los siervos que habitaban en torno a la muralla, una posibilidad perdida en la larga noche medieval: la seguridad. Bajo esta premisa, una extraña Edad Media se abre paso y domina cada vez más el imaginario de los moradores del área metropolitana de Guadalajara (AMG): los casi 2,500 “cotos” o urbanizaciones cerradas se extienden sobre 14 por ciento de las 65 mil hectáreas de “ciudad construida”, y van al alza.
Es un especialista migrado del mismo corazón de la vieja Europa, el doctorante en geografía por la Universidad de Passau, Bernd Pfannenstein, catedrático en la escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), quien s…

La atropellan y le exigen pago

por Fernanda Carapia,  5 de Septiembre de 2016/ntrguadalajara.com 
Sara Magos sospecha que hay corrupción entre los agentes que llevan su caso y la aseguradora GNP. Hace un año, la vida de Sara Magos García dio un giro de 180 grados: un auto la atropelló cuando iba en su bicicleta, pasó varios días en terapia intensiva, pagó más de 100 mil pesos para recuperar su salud, aún tiene secuelas y, por si fuera poco, debe cubrir el daño que causó al carro que la arrolló. “La señora reclamaba que le pagara sus daños, que me hiciera responsable del accidente que había provocado”, informó. Magos García sospecha que entre los agentes que traen su caso y la aseguradora GNP hay corrupción, pues han habido cosas que no checan, como que en uno de los peritajes de causalidad vial se señaló que la mujer que conducía el vehículo, Leticia Brambila López, viajaba a 40 kilómetros por hora.