6.2.15

Los rompecabezas de la bici


Esta es la tercera de 4 partes del entramado que desde mi punto vista debe ser coordinado simultáneamente para implementar una agenda ciclista consecuente en las ciudades mexicanas, continúo:

Felipe Reyes/mas GDL

5. Operadores y choferes del transporte público. Lo primero que debiéramos entender es que, al paso de los años, un modelo de transporte que se diseñó para provocar empleo y desarrollo fue transformándose en una complicada enredadera de intereses que, en suma, posee una capacidad de influencia y gestión bastante significativo. Se sobreentiende que la confrontación directa con transportistas no puede ser el camino más apropiado para acelerar la agenda ciclista.


Existe la errónea creencia entre transportistas de todo el país de que el impulso a la bicicleta podría significar una competencia y disminución de viajes en autobús. No es así: las ciudades del mundo que han incrementado los viajes en bici han incrementado también los viajes en transporte público, la bici suele consolidarse como un medio intermodal que acaba interactuando con las rutas existentes. Además, la planeación de la movilidad en general debe incluir la transformación del transporte en un servicio efectivamente público que paulatinamente vaya reduciendo la dependencia actual en su propia rentabilidad.

La agenda ciclista debe incluir procesos de capacitación a conductores del transporte público que estén orientados a provocar conciencia de los beneficios que provocan los viajes ciclistas y a garantizar los mecanismos de respeto y responsabilidad en la conducción de vehículos de gran tonelaje que nos lleven a compartir efectivamente y de manera civilizada la calle. La percepción de peligro que provoca el transporte público en la mayoría de nuestras ciudades es el primer factor que menciona la gente cuando se le pregunta que por qué no pedalea. No habrá incremento de viajes en bici si no se hace énfasis en corregir este factor.

6. Los vecinos. Si bien es importante considerar, invariablemente, la opinión de los vecinos en materia ciclista, también es fundamental explicar los beneficios que la bici brinda a la ciudad y por lo tanto a todos. Los contextos urbanos varían significativamente de una cuadra a otra y el contexto social es uno de los elementos más definitorios en específico de infraestructura ciclista.

En zonas comerciales con alta demanda de estacionamiento de automóviles quitar algunos para incluir vías ciclistas puede ser un proceso explosivo. En barrios de tipo habitacional será difícil, en principio, justificar inversiones ciclistas con pocos puntos de destino u origen, a pesar de que los vecinos deseen infraestructura y la soliciten explícitamente. En ambos casos habrá que provocar diálogo y entendimiento sobre el plan en su conjunto y tolerancia a los tiempos en los que se puede efectuar avance y en los que no. Nada fácil.

La sobreutilizada palabra “socializar” es un conjunto de acciones que no sólo incluyen diálogo, procesos educativos, de comunicación y de diseño participativo. También pueden ser procesos de provocación planeados que pueden generar ideas y adaptación de algunos barrios a la presencia ciclista que incida directamente en la transformación de hábitos y al incremento de viajes en bici. Sin embargo un mínimo descuido en el entendimiento del contexto social puede descarrilar significativamente cualquier acción pro bici.
- See more at: http://masgdl.com/maspormas-gdl/columnas-gdl/los-rompecabezas-de-la-bici-1#sthash.11YjWaNh.dpuf

No hay comentarios.: