13.5.15

Escuchan campanas y no saben dónde



Recientes estudios demuestran que incluir la palabra fixed en un titular incrementa en un 300% el poder de persuasión, seducción, likes y demás parafernalia de las redes sociales, o al menos eso piensan dos de las publicaciones nacionales con más tirada, por una parte el periódico gallego La Voz de Galicia, que después de publicar sobre el Criterium de Pontevedra y entrevistar al mismísimo Fran Cochón de Fixed&Single, se embarcan a publicar un artículo sobre la caída que un espectador en singlespeed ocasionó en el Giro. Y por otra parte, la revista Ciclosfera, de temática ciclista y que se jacta de no hacer diferenciaciones entre tipos de ciclismo y de ciclistas, opinan y juzgan sin tan siquiera profundizar en el tema, cosa que humildemente considero que es el  primer paso para ser (o intentar ser) un periodista, informar con rigor y veracidad. Porque, ¿de qué nos sirve publicar información falsa? claramente opino que se trata del simple gancho para generar traáfico en sus webs y redes sociales. Como cuando de pequeño estás con tus amigos y llega tu padre a recogerte diciendo: -Ey que pasa tíos! Fuera de lugar.
El tema comienza con este vídeo, que a pesar de haberlo compartido en el Facebook de Skidnoteeth ayer a la noche, lo dejo por aquí por si hay algún rezagado.

El primero en soltar la perla fue el redactor de La Voz de Galicia, empezando su artículo con el siguiente párrafo:

Las fixies son un tipo de bicicletas que se han popularizado en los últimos años. Su traducción literal sería arregladas, en relación a las horas de taller que suelen requerir estos vehículos de dos ruedas en busca de una personalización total. Cada una es un mundo, pero comparten tres características imprescindibles: nacen a partir del esqueleto de una vieja bici, solo cuentan con una marcha (fix gear o de piñón fijo) y no tienen frenos (para frenar hay que completar una difícil maniobra con todo el cuerpo, similar al derrape trasero, o trillar poco a poco con los pies una de las ruedas hasta que se detiene por completo). Por ello, los hipster, la tribu urbana que las ha apadrinado con más entusiasmo, suelen emplearlas solo por ciudad, ya que non son prácticas para cubrir grandes distancias ni importantes desniveles. En realidad no son prácticas ni para ciudad, pero están de moda.
En primer lugar me juego el pellejo a que la persona que ha escrito esto no se ha subido a una bicicleta de piñón fijo jamás. Usar Google Translator en lugar del buscador y perder 5 minutos más en descubrir el origen y el significado real del fixedgear, también es de traca, pero para rematar la faena cataloga a las bicicletas de pista que se usan en competiciones oficiales de la siguiente manera:

Son muy ligeras, veloces, con frenos de última generación. Con precios por encima de los 6.000 euros. Capaces de sobrepasar los 70 kilómetros por hora en una llegada masiva o volata, como les llaman en Italia.
Sin duda esto es un facepalm en toda regla (atención al uso del término de moda en las redes para generar más tráfico en la web) o el mundo al revés según se mire, pero desde aquí invito al redactor y todo el equipo por el que pasa el artículo antes de ser publicado a perder unos minutos de su tiempo en ver estos dos vídeos de producto nacional que, desde mi punto de vista dejan su artículo desprovisto de la mínima credibilidad posible.


Y por otra parte tenemos la publicación de Ciclosfera, revista online archiconocida y poseedora de 200mil likes en Facebook. Anteriormente, los que seguís sus redes sociales, habréis podido notar el tipo de publicación automática y llena de erratas en las marcas y modelos que comparten, donde la mayoría de ellas son fixedgear o bicicletas arregladas, como diría La Voz de Galicia.

Ellos notaron que algo se movía y se animaron a hacer un artículo basándose única y exclusivamente en el artículo del periódico gallego, lanzando un titular como éste.
ciclosfera
Una vez más desacreditan lo que dicen, juzgan y criminalizan el piñón fijo sin haberse tan siquiera percatado de que el individuo que se mete en la carretera lo hace sin pedalear, y hasta dónde yo se, ese no es el funcionamiento de una bicicleta de piñón fijo.

Es triste ver como cuando se saca dinero de algo se empieza a perder el amor por hacerlo y se empieza a caer en la monotonía y el absurdo, sin pararnos ni lo más mínimo en lo que estamos haciendo. Desde aquí hago un llamamiento a que sigáis páginas reales, con información de verdad, escrita por personas que realmente os están enseñando cosas que les gustan o parecen interesantes, más allá de los números, likes, followers y demás parafernalia. La información de verdad está en la calle.
Y muchos más! Keep it real!

No hay comentarios.:

'Cambié mi vida'