7.5.15

Mujeres y movilidad, una parada pendiente


Por  Andrea Monje Silva/ http://blogs.iadb.org
Andrea
Cuando recién llegué a Washington, al ver el mapa del metro me sorprendió que se podía notar claramente que estaba diseñado con el objetivo de facilitar los viajes desde los suburbios al centro de la ciudad, donde la mayoría de la gente trabaja, pero que no permite mucho desplazamiento entre las zonas residenciales donde se encuentran las escuelas, los centros de salud o muchos servicios municipales. Y este escenario puede aplicarse a muchas zonas urbanas del mundo, también a América Latina.

Este diseño responde, en gran medida, a los resultados de las encuestas de origen y destino, que reflejan que los usuarios del transporte público se desplazan principalmente para ir del hogar al trabajo y viceversa. En el caso de la región, los motivos principales de viajes en transporte público son el trabajo y el estudio. Por ejemplo, en Lima el 46% de los viajes en transporte público se hacen para ir a trabajar, estudiar (23%) y otros (23%). En Medellín el patrón es muy parecido: ir a trabajar y a estudiar representa un 43% y 24% de los viajes en transporte público respectivamente, mientras que las categorías “otro”, “diligencia”, “salud” y “compras” representan un total de 30%.

Sin embargo, más allá del trabajo y estudio, las otras categorías en ocasiones ocultan los motivos que muchos usuarios tienen para usar el transporte público, como son los desplazamientos para llevar a los niños a la guardería, a los padres mayores al doctor o ir al supermercado. En otras palabras, los desplazamientos relacionados con el cuidado de otros. Y dado que las mujeres suelen ser  las principales responsables del cuidado de otros -recordemos que las Latinoamericanas que trabajan a tiempo completo se encargan además del 80% del trabajo doméstico y familiar-, este tipo de desplazamientos les afecta especialmente.

De hecho, según un nuevo estudio que ha recolectado datos más específicos sobre estos viajes en España, cuando se analizan los datos usando el concepto de movilidad del cuidado estos revelan que, si bien el trabajo sigue siendo el motivo principal para viajar, los viajes relacionados con el cuidado de otros pasan a ocupar el segundo lugar con un 25%, superando así a los viajes para ir a estudiar.

Estos resultados hacen pensar que es necesario cambiar la forma en que concebimos y organizamos nuestros sistemas de transporte público, tomando en cuenta a estas usuarias que dedican un porcentaje significativo de su tiempo a las actividades de cuidado. Algunas formas de hacerlo:
  • La tarifación tiene que tener en cuenta que las mujeres suelen hacer viajes más cortos o en cadena (combinando diferentes modos de transporte e incluso los desplazamientos a pie), lo que representan costos adicionales para ellas. En muchas ciudades del mundo, como París o Barcelona, existen opciones de tarifas integradas que permiten hacer trasbordos entre diferentes modos de transporte por un tiempo determinado sin un costo adicional.
  • La frecuencia de los buses o metros por lo general se reduce en las horas no consideradas pico (que coinciden con los horarios laborales), incrementando el tiempo de espera. Fomentar modos de transporte alternativos y seguros que complementen a los buses y metros podrían ayudar a reducir estos tiempos de viaje.
  • El diseño de estaciones, buses y vagones no está en general pensado para los usuarios que viajan acompañados, llevan bolsas del supermercado o carritos de bebé. Construir plataformas de metros y estaciones de autobuses de transito rápido (BRT por sus siglas en inglés) con andenes más anchos a los que se puedan acceder por ascensores, o vagones con puertas más amplias y mayor espacio para colocar el carrito son cambios sencillos pero que pueden hacer la diferencia entre tomar el transporte público o no.
Medidas como estas no sólo pueden servir para facilitar los desplazamientos de las mujeres sino que además pueden suponer una mayor rentabilidad a los operadores al incrementar el número de pasajeros. ¿Conoces otras buenas prácticas en la región?
Este post fue publicado originalmente en ¿Y si hablamos de igualdad?
* Andrea Monje Silva es consultora de la División de Género y Diversidad del BID, desde donde apoya la integración de los temas de género en proyectos de infraestructura (agua y saneamiento, energía y transporte). Antes de esta posición, trabajó en temas de participación política y empoderamiento de la mujer en el Programa de Apoyo al Liderazgo y Representación de la Mujer (PROLID) del BID, así como en la inclusión de temas de género en la Unidad de Transporte para América Latina y el Caribe del Banco Mundial. Tiene una licenciatura en Ciencias Políticas y una maestría en Desarrollo International del Instituto de Estudios Políticos de París (Sciences Po), Francia, y una maestría en Políticas Publicas de la Universidad de Maryland (EE.UU.).
Síguenos en Twitter: @BIDTransporte

No hay comentarios.:

DÍA MUNDIAL SIN AUTOS