22.5.15

Un deporte urbano se impone


Expresión eminentemente citadina, su práctica se ha extendido por toda la ZMG, donde ya hay unos 20 skateparks; salto a salto, sus adeptos defienden esta forma de hacer suya la ciudad

Jonathan Bañuelos/masGDL


El sonido de fondo son las ruedas de las patinetas que golpean el pavimento. La imagen: jóvenes en el camellón de avenida Chapultepec haciendo trucos o simplemente desplazándose de un lado a otro montados en su “tabla”.

Agarran vuelo, salen disparados y luego de unos metros saltan con la patineta y giran en el aire, otros prefieren “rielar” por el borde de las jardineras.


Si hay quienes saben de recuperación de espacios públicos y de aprovechar cada mobiliario urbano al alcance, son los skate, quienes hacen suyo cada barandal, escalera, banqueta, rampas o cualquier pedazo de ciudad que se topan en su camino.

“La tendencia del skate antes era patinar en rampas verticales, como si fueran drenajes, ya después se fueron adaptando y aquí en Chapu es uno de los lugares más concurridos para patinar”, nos cuenta Carlo Lara, con 15 años de experiencia.

Dice que Guadalajara tiene una escena muy consolidada, aunque “siempre ha sido un deporte mal visto por la sociedad en el sentido de que se practica en la calle”. Él comenzó a patinar desde los 9 años de edad y en su haber tiene lesiones en rodillas, y tobillos, pero sobre todo buenos recuerdos.

“Hay espacios donde las personas que son muy intolerantes entonces lo que siempre recurren para corrernos o ahuyentarnos es la policía, y siempre hemos tenido problemas con los policías porque nos ven como personas desocupadas, que no tenemos respeto (…) te ven como un vándalo, hay falta de tolerancia”, ejemplifica Carlo como uno de los problemas que se enfrentan a diario.

Para José Antonio Estrada, reconocido skater que frecuenta el parque República de Zapopan, los skateparks de Tabachines y el Rebelion de Calle 2, a la escena de este movimiento en la ciudad “le falta mucho” a pesar de que es una metrópoli.

“Principalmente por el apoyo del gobierno, no todos los parques son funcionales, nosotros desempeñamos una labor de hacer recuperación de espacios para que se realicen bien las cosas y esto crezca poco a poco, esas es la actitud que se necesita transmitir”, dice.
muchos Parques, no todos buenos

Los skaters más viejos, que rodaron con su tabla en la década de los 70’s, y los 80’s recordarán que en esa época eran nulos los parques hechos para el skate.

Probablemente tengan en su recuerdo el Skatodromo del Country, abierto en 1977 en la colonia Chapultepec Country, y cerrado en 1983. O quizá la legendaria Skatopista del Sol, ubicada en la colonia Ciudad del Sol y que cerró en 1992.

Actualmente, en toda la Zona Metropolitana de Guadalajara hay unos 20 skateparks, según el sitio especializado UrbeSkate, ubicados debajo de puentes o construidos en áreas de parques que estaban subutilizadas.

“Antes había menos espacios, pero nosotros teníamos los barrios, hacíamos nuestros rieles, nuestras rampas”, dice Carlo Lara, quien agrega que ante la demanda de atender a este sector de la población, el gobierno fue construyendo estos espacios.

“Sí, han hecho muchos, lamentablemente no se han gestionado de una forma en la que el diseño sea funcional, entonces se crean los espacios pero no se crean con esa perspectiva de que el patinador estuvo involucrado.

Entonces no son espacios muy buenos, pero bueno hicieron el intento y se aprovechan”, estima Carlo.

Moy Galindo, de 19 años y quien comúnmente patina en el skatepark del Parque Ávila Camacho dice que el skate “puede hacerse en cualquier lugar y a cualquier hora, pero en los skateparks es el mejor lugar para practicar y poder perfeccionar”.

Pero también coincide en que, a pesar de que hay muchos parques en la ciudad, “la mayoría están mal hechos, entonces eso dificulta que aprendan los niños que quieren comenzar”.

Los primeros skateparks comenzaron a construirse en Estados Unidos durante la década de 1970, y como en el resto de ciudades del mundo, se hicieron por propios skaters para sus necesidades. Posteriormente los gobiernos fueron entrando en esta cultura y fueron construyendo más sitios temáticos.

Skate parks en la ciudad

Abajo del puente Matute Remus (Lázaro Cárdenas y López Mateos)
El de avenida Colón, esquina Lázaro Cárdenas.
Av. Juan Pablo II y Circunvalación Oblatos
Abajo del puente del Álamo
Parque Ávila Camacho
Parque Tabachines
Unidad Deportiva Tucson
Colonia San Isidro, en Zapopan (Río Blanco y Paseo de las Palmas)
Vallarta y Av. Central,
frente a Ciudad Granja

La patineta

Tabla, llantas, tornillos y trucks. “Una por completo la puedes adquirir desde dos mil pesos, dependiendo la marca y la calidad. Actualmente hay muchas marcas mexicanos, se está creando una industria. Los tenis también son fundamentales para que se pueda patinar”, dice Carlo Lara.

De acuerdo con los skaters entrevistados, Guadalajara es la meca del skate en México. Además de múltiples concursos y festivales que se hacen cada año en la ciudad en torno a este deporte, profesionales de la patineta suelen venir a grabar sus videos promocionales.

Tal ha sido el crecimiento del skate en Guadalajara donde “no son pocos quienes dedican su vida a este deporte, son miles de jóvenes quienes expresan en las patinetas una forma de vida”, que en febrero pasado el Instituto Municipal de la Juventud organizó el concurso nacional “PatinArte”.

Un vehículo para hacer comunidad

Un grupo de estudiantes y académicos del ITESO, en colaboración con vecinos, construyeron un skatepark, con recursos gubernamentales, en la plaza Arandas, en el límite de las colonias Lomas de Oblatos y Balcones de Oblatos.

El fin de crear este parque, fue el de recuperar espacios públicos para darles un uso más apropiado y donde la recreación y el deporte sirvieran como bandera. Ahora, jóvenes entre 12 y 17 años
–quienes apoyaron en el diseño del parque- pasan sus ratos libres rodando en la patineta y haciendo trucos.

“Dicen que si andas en patineta eres un vago o un bueno para nada. Quisimos demostrarle a la gente que un skato no es un delincuente. Es un deporte que también les ayuda a no caer en drogas y violencia”, afirmó Silvia, una vecina del lugar; su hijo Iván y su sobrino Alán, son skaters.

El proyecto de este lugar formó parte del Proyecto de Aplicación Profesional (PAP) Regeneración social en el espacio público, liderado por Raúl Díaz, académico del Departamento del Hábitat y Desarrollo Urbano (DHDU).

Opinión

Moy Galindo, seis años patinando

El skate es lo mejor que me ha pasado. Es inexplicable describir la sensación, simplemente me siento libre, me olvido de todo cuando estoy arriba de mi tabla por eso es tan especial. Es mi forma de vida, nunca podría dejar de patinar, quizá no patinar con la misma intensidad, pero nunca podría dejar de patinar”

José Antonio, 16 años patinando

Yo sí lo considero un deporte por que se necesita estar preparado en mente, cuerpo y alma, sí físicamente (…) también es un pasatiempo para mucha gente porque no viven de esto, pero lo que brinda este deporte que es tranquilidad y satisfacción personal”
- See more at: http://masgdl.com/maspormas-gdl/un-deporte-urbano-se-impone#sthash.nIUppar1.dpuf

No hay comentarios.: