19.6.15

Piden mayor difusión para despegue de MiBici en Zapopan


Vecinos afirmaron que los trabajos de balizamiento se hicieron de noche para evitar la confrontación con colonos. EL INFORMADOR / R. Tamayo
El informador
  • Atribuyen la poca popularidad del proyecto a la falta de socialización y promoción
  • Vecinos se quejan de sorpresiva planeación de las ciclovías, el balizamiento y la señalética
GUADALAJARA, JALISCO (19/JUN/2015).- Pasó un mes desde que el gobernador del Estado, Aristóteles Sandoval Díaz, inauguró el proyecto MiBici en Zapopan, y hasta el momento las bicicletas tienen poco uso. El director del Instituto de Movilidad, Mario Córdova España, refirió que en mayo eran 100 los inscritos y los viajes reportados “son muy pocos”.

Córdova España señala que una de las razones que impidió que el programa MiBici despegara en el primer polígono zapopano fue la falta de socialización y promoción del proyecto, que supone un beneficio para cientos de personas que transitan a su escuela, negocio o casa.

“En Zapopan no tenemos todavía buenos registros, apenas vamos empezando, pero el tema electoral nos impidió darle mayor promoción, incluso casa por casa, para socializar todo el proyecto, incluida la señalética y el balizamiento”.

El pasado 17 de mayo el gobernador del Estado hizo el primer recorrido para inaugurar los trabajos del programa de bici pública MiBici en Zapopan, un proyecto que aglutina 221 hectáreas del primer cuadro zapopano, donde convergen colonias como El Vigía, La Villa, San Isidro Ejidal y Tepeyac.

Sin embargo, hay vecinos que se quejan por la falta de socialización sobre el proyecto, además, manifiestan que los trabajos de pinta de las nuevas ciclovías, o la colocación de la señalética, fueron de madrugada para evitar la confrontación vecinal.

María Luz Barajas, quien vive en la calle Industria, afirma que de la noche a la mañana tuvo una ciclovía afuera de su domicilio, y aunque comprende que la calle es una zona común, “no entiendo la lógica de hacer esto, porque el paso natural de la bicicletas es a la otra cuadra, sobre la calle Aurelio Ortega”, agrega.

El titular del Instituto de Movilidad confiesa que el problema de comunicación es una de las materias pendientes del proyecto de MiBici, y es una recurrente desde su implementación en diciembre pasado en Guadalajara.

Al respecto, advirtió que en dos semanas podría estar listo el Manual de Ciclismo Urbano, “pero lo que puedo decir es que los choferes del transporte público son los más renuentes o quienes presentan más resistencia al respecto del ciclista. A ellos les tenemos que enseñar que la calle es de todos”, refiere.

Además del Manual de Ciclismo Urbano, el Instituto de Movilidad presentará la norma técnica para la construcción de ciclovías y las propuestas de reforma a la Ley de Movilidad, donde se advierten cambios para dotar de derechos y obligaciones a los usuarios de bicicleta.

Ahora se trabaja en un proyecto que pueda vincular a MiBici con el corredor con ciclovía de Avenida Santa Margarita.

INFRAESTRUCTURA SORPRESA
El asombro de despertar con nueva ciclovía


Vecinos de las colonias Atemajac y El Vigía, en el distrito central de Zapopan, se enteraron con sorpresa que tendrían ciclovías acompañadas de 30 bicicletas del programa MiBici.

Los zapopanos estaban ilusionados por estar entre los beneficiados, hasta que de la noche a la mañana afuera de sus casas les amaneció la calle pintada para decirles que el espacio de estacionamiento quedaba cancelado para que por ahí pasara una ciclovía.

“Creo que nos perjudican porque muchas de las casas de esta colonia no tenemos cochera. No tenemos dónde dejar el carro, pero perjudican más a los ciclistas, porque les imponen un trayecto que no es el más seguro”, relató una vecina.

La señora María Luz Barajas vive en la calle Industria, no tiene auto ni cochera, pero tiene vecinos que se mueven en sus vehículos, incluso cerca hay un complejo de departamentos que usa las calles como aparcadero.

En un recorrido se constató que no hay auto que respete la nueva señalética que les da exclusividad de paso a los ciclistas.

En la Avenida Tesistán instalaron una ciclovía de tamaño mínimo, sólo dos cuadras cuentan con balizamiento, justo aquellas fuera de la refaccionaria que es atendida por Manuel Pacheco.

“Nos fuimos un día a descansar, y al día siguiente que abrimos nos encontramos el balizamiento. La verdad es que estamos muy molestos porque no nos avisaron, pero además, porque los clientes ya no van a querer llegar cuando empiecen a infraccionar por obstruir la ciclovía”.

Son 150 metros de ciclovía los que hay en ese tramo.

SABER MÁS
El proyecto en la capital

A principios de diciembre pasado se implementó en Guadalajara el proyecto MiBici. La Perla Tapatía cuenta con 860 bicicletas y 86 estaciones, cuyo polígono comprende desde Avenida Niños Héroes a la calle Hospital, y de la Calzada Independencia a Avenida Américas.

LA VOZ DEL EXPERTO
Necesario invertir en la socialización del programa

Luis Álvarez (investigador del Centro de Estudios Metropolitanos de la Universidad de Guadalajara)

El proceso de socialización de MiBici en el Centro de Zapopan adoleció de una socialización incipiente, con pocos recursos y sin explicarle a la gente cuáles son las normas de convivencia vial que requiere el nuevo modelo. Esta fue la conclusión que Luis Álvarez, académico del Centro de Estudios Metropolitanos de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

“El proceso de socialización es bastante amplio, desde las bases tenemos que tener claro cómo conseguimos el objetivo. Hasta donde se sabe se hicieron reuniones, hubo un sondeo de distribución del sistema con algunos vecinos, pero el proceso fue incipiente y precario”.

Aunque el proyecto de MiBici puede ser catalogado como “muy noble, por los beneficios que se pueden conseguir”, se requiere de un proceso de socialización masivo que hable de la cultura de la legalidad, “de la normatividad, de quién tiene preferencia en las calles, de lo que significa la señalética y las líneas pintadas en el piso. Pero estos procesos masivos son muy costosos, pero son más caros cuando no se tiene una estrategia bien definida”.

El proceso de socialización ideal debería incluir un cambio en el paradigma de las certificaciones: que la licencia de conducir no sea un requisito, sino un privilegio que cueste más trabajo conseguir; que los estudiantes tengan educación vial en sus materias de tronco común, y que los ciclistas también cuenten con derechos y obligaciones al hacer uso del espacio público.

“Debería de haber campañas más amplias, debería de haber proceso de certificación: la licencia de conducir es un proceso muy pobre, además de que no hay un proceso educativo. Es bastante complicado, porque no tenemos formas de multar a los ciclistas que sobrepasas sus derechos”.

El analista aseguró que se requiere un proceso masivo que es muy costoso si se busca tener a una sociedad involucrada con estas movilidades de transporte, “porque hasta hoy la socialización es muy primaria e inductiva, pero hay que ir dando pasos”.

No hay comentarios.: