17.8.15

De peatones, ciclistas urbanos, transporte público y coches


LA VOZ DEL CONSULTOR
El Occidental
16 de agosto de 2015

Afortunadamente en nuestra ciudad cada vez se tocan más temas que tienen que ver con la convivencia modal; hace muy poco tiempo, la lógica era sólo de automotores privados, poco a poco se han ido incorporando al lenguaje cotidiano otros actores. En esta ocasión quiero hacer una reflexión qué tiene que ver con la famosísima y trillada "educación vial", es recurrente escuchar que ni los peatones, ni los ciclistas, ni los automovilistas y mucho menos los camioneros la tienen; a mí me gustaría plantear el tema desde una reflexión anterior a lo que estamos acostumbrados, ¿qué si los ciclistas deben de respetar los sentidos de las calles? yo pregunto, ¿los peatones deben respetarlos? No quiero ser simplista, pero la lógica en éste y muchos otros temas, nos hace controlar o regular a los más fuertes sobre los más débiles, por supuesto con el ánimo de proteger a los más vulnerables, los vehículos dotados de motor sin duda no son más importantes que los que no lo tienen, pero sí son más poderosos, pesados y su capacidad de daño es mucho mayor ante un eventual encuentro con un vehículo no motorizado, entonces, la necesidad de regular los sentidos, el flujo, la velocidad con o sin dispositivos de control electrónicos o físicos, se ha hecho basándonos en la lógica de controlarles; por tanto una bicicleta, como extensión y herramienta eficiente para que las personas caminemos más rápido, no tiene porqué ser regulada con el mismo criterio que los automotores, así como nos parece muy lógico que no podemos imponer al peatón el que respete los sentidos de las calles al caminar por la banqueta.

Mientras no exista una infraestructura y equipamiento 100% planeado y realizado para otros modos de transporte, me parece que no debemos pretender regular este tipo de comportamientos, además casi todas las ciclovías -muchas o pocas que existen en nuestra metrópoli- son bidireccionales desde su razón de ser, estén o no balizadas para ello, no podemos pretender imponer la lógica de sentidos viales cuando lo que queremos es promover una herramienta eficiente para los viajes cortos; si tú como ciclista vas a dos o tres cuadras de distancia en un viaje y tu destino se encuentra a unos metros, es lógico que no vas a desplazarte en la bicicleta a rodear toda la manzana para llegar a él, máxime si estamos hablando de una ciudad llena de barreras artificiales como los viaductos o pares viales que lo complican más aún, entonces lo que debemos hacer es dar todas las facilidades para quienes se desplazan a pie con o sin ayuda de herramientas para lograrlo, quienes empujan carritos, carreolas o jalan mochilas, lo que debemos hacer es fomentar y celebrar su utilización en la ciudad.

El transporte público también debe tener toda clase de facilidades y ventajas sobre otros medios motorizados de transporte, ya que en él se desplazan muchísimas personas y en la lógica más básica ahorra muchísimo espacio y contaminación que si cada una de esas personas se desplazara en un vehículo motorizado individual, es claro que debemos de aprender a convivir en la ciudad pero no debemos perder el foco principal que es, que las ciudades están diseñadas por y para las personas, entonces, las banquetas, los pasos a nivel banqueta y cualquier otra facilidad peatonal es a lo que debemos apostar antes de pensar en regular los sentidos para quienes se desplazan en bicicleta.



* Consultor Técnico Urbano

Comentarios: direccion@cnecjalisco.org.mx

No hay comentarios.:

#NiUnaMás E2. Don Gus !Completos¡