Ir al contenido principal

Las razones por las que día sin carro no ha cumplido su misión: estimular uso de bicicleta


“Los día sin carro que se han hecho son una especie de día cívico o festivo que no ha generado comportamientos a futuro”.
Imagen del día sin carro celebrado el pasado 22 de abril Foto: Luis Acosta - AFP
 
www.pulzo.com
 
Así lo asegura el director del Observatorio de Logística, Movilidad y Territorio de la Universidad Nacional, José Stalin Rojas, al ser consultado sobre el tema por Pulzo.com.
"La gente que monta en bicicleta lo hace ese día, pero muy poca gente en los días siguientes va a seguir utilizando la bicicleta”, explica Rojas.
Se han construido bicicarriles y terminaron el tramo de peatonalización de la Séptima, pero no ha habido un cambio significativo de gente que se haya sumado a montar bicicleta o caminar”.

Según este experto, una de las primeras cosas que debe ocurrir para que la jornada funcione es que los mismos funcionaros del Distrito, empezando por el alcalde Gustavo Petro, empiecen a dar ejemplo, no solo con el uso de la bicicleta, sino con otros sistemas de transporte.
¿Cómo así que el alcalde, de su oficina a una reunión a tres cuadras, saca toda la parafernalia de carros? Pues que camine, que dé ejemplo”, comenta Rojas.
Para ilustrar su punto, el experto cita los casos de los exalcaldes Enrique Peñalosa y Antanas Mockus: “Los tipos iban en bicicleta y la gente empezó montar bicicleta”.
En cambio, con el actual mandatario, no sucede igual:
Las pocas veces que [Petro] se ha subido [a la bicicleta], la gente no le cree”.
Por su parte, el director del grupo de estudios en Sostenibilidad Urbana y Regional (SUR), de la Universidad de los Andes, Juan Pablo Bocarejo, considera que para estimular el uso de la bicicleta se debe trabajar no solo con las personas que la usan, sino también con aquellas que emplean otro tipo de medios de transporte:
Un trabajo muy fuerte con todos los usuarios de las vías para disminuir un poco la agresividad. Soy usuario de bicicleta y realmente uno siente temor por el nivel de agresividad que manejan algunos conductores”.
Además, según este experto, para dar el paso a la bicicleta (o a otros sistemas de transporte), jornadas como el Día sin carro son convenientes:
Me parece que es útil que la gente tenga la necesidad de ensayar nuevas opciones y que entienda la ciudad de una manera diferente”.
Así mismo, señaló que, en últimas, empezar a usar bicicleta es una decisión personal:
“Hay muchas experiencias de lo negativo que es tanto para la persona como para la sociedad un sistema de movilidad en que una persona va encerrada en un carro todos los días de su vida”, expresó a Bocarejo a Pulzo.com, y agregó:
Cada persona escoge, pero esa persona debe tener unos estímulos para escoger más sosteniblemente”.
No podemos tener un día sin carro y resto del año lleno de carros. Hay que hacer unas políticas muy agresivas para que el transporte público sea mejor, para que la bicicleta sea mejor, para que podamos compartir más el automóvil”.
En ese último aspecto coincide Rojas: “El día sin carro también debe servir como un pretexto para promover otra clase de comportamientos para la movilidad urbana. La propuesta sería del carro compartido”.
Es decir, que solamente puedan transitar automóviles que lleven tres o cuatro personas. Y eso sí va a generar un comportamiento hacia adelante”, señaló el director del observatorio.
Adicionalmente, de acuerdo con Bocarejo, los sistemas de transporte deben ofrecer buenos incentivos para que los ciudadanos los prefieran por encima del carro particular:  “Confort, cubrimiento, seguridad del transporte público, que son los que a la gente más le preocupa”.
El director de SUR indicó:
Si queremos que Bogotá funcione en los próximos años, es muy importante tener una red de transporte mucho más importante. Es clave adelantar el metro y seguir desarrollando corredores como la avenida Boyacá, la 68, en el sentido de que el transporte tenga su propio espacio”.
Este tema, el de los sistemas de transporte, es importante para pensar en el impacto de jornadas como el día sin carro.
“Lo que sí provoca el Día sin carro es que mucha gente se quede montando en el SITP. La gente empieza a utilizar con más frecuencia las busetas azules”, señala Rojas.
En los últimos días sin carro, la capacidad [del transporte público] ha estado al tope. El sistema resistió toda esa sobredemanda que existió, pero eso significa también que no hay que colocarlo a prueba, porque la resistencia tiene un límite”, precisa.
Por último, los dos expertos coincidieron que para la próxima jornada de día sin carro el problema radica en la marcha que el alcalde Petro convocó para el mismo día.
“Eso enrarece el mensaje principal del día sin carro. La gente va a decir: ‘¿Por qué estamos en el día sin carro? ¿Apoyo a Petro o por otra vez reflexionar sobre el medio ambiente?’”, señala Rojas.
Por su parte, Bocarejo agrega:
Una cosa que me preocupa es que esto se vuelva una bandera política. Me dijeron que al mismo tiempo del día sin carro iba a haber manifestaciones sobre temas de la administración y del Procurador y eso me parece pésimo”.
Redacción Pulzo

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ciclovías, adelante sin consulta: Alfaro

por Fernanda Carapia/ntrguadalajara.com

A FAVOR Y EN CONTRA. Los espacios para ciclistas generan diversas reacciones en la ciudad. (Foto: Alfonso Hernández) La construcción de ciclovías no está a consulta ciudadana, aseguró tajante el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. “Todo mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero quien gobierna esta ciudad tomó hace mucho la determinación de que esta ciudad tiene que buscar mecanismos de transporte no motorizado y la apuesta de las ciclovías va a seguir adelante”. El presidente municipal criticó la postura del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de someter a consulta la construcción de caminos seguros para ciclistas. “No podemos ahorita salir con la barbaridad y atrocidad que dijo el instituto, que dice que vamos a someter a consulta pública si se hacen ciclovías en la ciudad, ¿quién se creen en el instituto?”. “La agenda de movilidad no motorizada es una agenda que hemos comprometido los gobiernos de esta ciudad p…

La Guadalajara amurallada domina 14% de la ciudad

Especialista de la Universidad de Passau, Alemania, analiza en particular el caso de Zapopan, donde están más de la mitad de 2500 cotos o “urbanizaciones cerradas” del AMG
Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.  http://www.agustindelcastillo.com/
Los castillos del señor feudal ofrecían a sus moradores, incluso a los más precarios, los siervos que habitaban en torno a la muralla, una posibilidad perdida en la larga noche medieval: la seguridad. Bajo esta premisa, una extraña Edad Media se abre paso y domina cada vez más el imaginario de los moradores del área metropolitana de Guadalajara (AMG): los casi 2,500 “cotos” o urbanizaciones cerradas se extienden sobre 14 por ciento de las 65 mil hectáreas de “ciudad construida”, y van al alza.
Es un especialista migrado del mismo corazón de la vieja Europa, el doctorante en geografía por la Universidad de Passau, Bernd Pfannenstein, catedrático en la escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), quien s…

La atropellan y le exigen pago

por Fernanda Carapia,  5 de Septiembre de 2016/ntrguadalajara.com 
Sara Magos sospecha que hay corrupción entre los agentes que llevan su caso y la aseguradora GNP. Hace un año, la vida de Sara Magos García dio un giro de 180 grados: un auto la atropelló cuando iba en su bicicleta, pasó varios días en terapia intensiva, pagó más de 100 mil pesos para recuperar su salud, aún tiene secuelas y, por si fuera poco, debe cubrir el daño que causó al carro que la arrolló. “La señora reclamaba que le pagara sus daños, que me hiciera responsable del accidente que había provocado”, informó. Magos García sospecha que entre los agentes que traen su caso y la aseguradora GNP hay corrupción, pues han habido cosas que no checan, como que en uno de los peritajes de causalidad vial se señaló que la mujer que conducía el vehículo, Leticia Brambila López, viajaba a 40 kilómetros por hora.