Ir al contenido principal

Con los pies

Por Jaime García Elías opinion@informador.com.mx 

A ver qué dicen los escolásticos, tan celosos de la argumentación lógica, del siguiente razonamiento: 

1.- Cuando a Guadalajara se le llamaba —despectivamente, hay que reconocerlo— “pueblo bicicletero”, en sus calles, en efecto, había ciclistas en cantidades industriales.
2.- A los ciclistas de aquella Guadalajara no se los tragó la tierra; ni, como los dinosaurios y demás reptiles descomunales que poblaban el planeta hace millones de años, fueron destruidos inopinadamente por la caída de un metrorito gigantesco: se transformaron en usuarios del transporte público, en los años en que ese servicio era digno y eficiente..., o, a medida que sus posibilidades económicas se los permitieron, en automovilistas.
3.- Meter reversa a las ruedas de la historia es imposible. En consecuencia, para que Guadalajara vuelva a ser el emporio de los ciclistas que fue antaño (“La Ámsterdam de América Latina”, se diría), se requiere generar las condiciones culturales que vuelvan idóneo o apetecible el uso de la bicicleta como medio alternativo de transporte. 


-II-
Salvo adquirir una costosa flotilla de bicicletas y de acondicionar los “puertos” en que se encuentran ostensiblemente subutilizadas, expuestas a las inclemencias tanto de los elementos naturales como de los vándalos, muy poco fue lo que se hizo para generar las condiciones que hicieran viable el programa MiBici. 

Las pruebas están a la vista. Más allá de datos duros como el de que hay poco menos de cuatro mil 500 usuarios del programa en Guadalajara, contra 173 mil registrados en el programa EcoBici que opera en el Distrito Federal, el reportaje de ayer en EL INFORMADOR pone en letras de molde, dolorosas realidades ostensibles. Por ejemplos, que la otrora Perla Tapatía “está lejos de ser una ciudad amigable para el ciclista”; que aunque quizá no llegue a ser imposible circular en bicicleta por arterias importantes como Mina-Juárez-Vallarta, 16 de Septiembre-Alcalde, Hidalgo o la Calzada Independencia, ciertamente es temerario hacerlo por la agresividad sistemática y la falta de respeto de automovilistas y camioneros hacia los ciclistas, “a los que ven como un estorbo”, y que el único oasis para el ciclista es la banqueta... en detrimento de la seguridad y los derechos del peatón. 

-III-
Colofón: si ese programa no ha muerto es porque está, desde que nació, en terapia intensiva. Y todo porque —¡como tantas “ideotas” que se conciben en oficinas gubernamentales y se llevan a la práctica, a capricho, con dineros del pueblo!— se hizo, desde el principio, con los pies.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ciclovías, adelante sin consulta: Alfaro

por Fernanda Carapia/ntrguadalajara.com

A FAVOR Y EN CONTRA. Los espacios para ciclistas generan diversas reacciones en la ciudad. (Foto: Alfonso Hernández) La construcción de ciclovías no está a consulta ciudadana, aseguró tajante el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. “Todo mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero quien gobierna esta ciudad tomó hace mucho la determinación de que esta ciudad tiene que buscar mecanismos de transporte no motorizado y la apuesta de las ciclovías va a seguir adelante”. El presidente municipal criticó la postura del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de someter a consulta la construcción de caminos seguros para ciclistas. “No podemos ahorita salir con la barbaridad y atrocidad que dijo el instituto, que dice que vamos a someter a consulta pública si se hacen ciclovías en la ciudad, ¿quién se creen en el instituto?”. “La agenda de movilidad no motorizada es una agenda que hemos comprometido los gobiernos de esta ciudad p…

La Guadalajara amurallada domina 14% de la ciudad

Especialista de la Universidad de Passau, Alemania, analiza en particular el caso de Zapopan, donde están más de la mitad de 2500 cotos o “urbanizaciones cerradas” del AMG
Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.  http://www.agustindelcastillo.com/
Los castillos del señor feudal ofrecían a sus moradores, incluso a los más precarios, los siervos que habitaban en torno a la muralla, una posibilidad perdida en la larga noche medieval: la seguridad. Bajo esta premisa, una extraña Edad Media se abre paso y domina cada vez más el imaginario de los moradores del área metropolitana de Guadalajara (AMG): los casi 2,500 “cotos” o urbanizaciones cerradas se extienden sobre 14 por ciento de las 65 mil hectáreas de “ciudad construida”, y van al alza.
Es un especialista migrado del mismo corazón de la vieja Europa, el doctorante en geografía por la Universidad de Passau, Bernd Pfannenstein, catedrático en la escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), quien s…

La atropellan y le exigen pago

por Fernanda Carapia,  5 de Septiembre de 2016/ntrguadalajara.com 
Sara Magos sospecha que hay corrupción entre los agentes que llevan su caso y la aseguradora GNP. Hace un año, la vida de Sara Magos García dio un giro de 180 grados: un auto la atropelló cuando iba en su bicicleta, pasó varios días en terapia intensiva, pagó más de 100 mil pesos para recuperar su salud, aún tiene secuelas y, por si fuera poco, debe cubrir el daño que causó al carro que la arrolló. “La señora reclamaba que le pagara sus daños, que me hiciera responsable del accidente que había provocado”, informó. Magos García sospecha que entre los agentes que traen su caso y la aseguradora GNP hay corrupción, pues han habido cosas que no checan, como que en uno de los peritajes de causalidad vial se señaló que la mujer que conducía el vehículo, Leticia Brambila López, viajaba a 40 kilómetros por hora.