23.9.15

Jornada de conciencia en una ciudad rendida al automóvil




La economía propicia que sea más barato para las personas manejar un auto que subirse a una unidad de transporte público, y más seguro que viajar por las calles en bicicleta o a pie.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. 
http://www.agustindelcastillo.com/

Un día sin auto, festejo universal desde 1990, es eficaz para generar conciencia sobre los graves efectos ambientales, en particular sobre la salud humana, que tiene la movilidad motorizada, en especial el invento emblema de la modernidad: El automóvil.

Pero la jornada en sí, tiene un mínimo impacto sobre el volumen de emisiones en las grandes ciudades, las cuales parecen diseñadas para ser comunicadas de forma casi monopólica por millones de vehículos particulares.

En Guadalajara, “utilizar el camión es comparativamente caro bajo las condiciones actuales sobre todo para viajes cortos, e incluso para viajes largos de menos de 10 km”, señala el economista ambiental Arturo Balderas Torres. Si se considera que el diámetro de la ciudad interior delimitada por el Periférico es aproximadamente de 18 km, los viajes tan largos son inusuales, aunque la dispersión urbana ha hecho incrementar su frecuencia: hay rutas de 60 km de longitud.

Lo cierto es que “la situación actual genera incentivos económicos para comprar autos, gasolina y contaminar […] un análisis de costos muy básico que los economistas llamarían de costos marginales, comparando el costo del pasaje en camiones con el gasto de gasolina de un auto, nos revela lo siguiente: un boleto de camión en la zona metropolitana cuesta seis [a siete] pesos, es decir, doce [a catorce] pesos por persona por viaje redondo. Por otro lado algunos vehículos tienen rendimientos mayores a quince kilómetros por litro. Un valor conservador de diez kilómetros por litro y un precio de gasolina de menos de catorce pesos por litro, arroja el costo de gasolina al usar un auto de un peso con 40 centavos por kilómetro”, agrega Balderas Torres, quien en 2011 elaboró una serie de artículos sobre el tema. Que cuatro años después, la relación ventajosa permanezca, es indicativo del poco avance, aunque con obras de movilidad pública en proceso

Hay autos que tienen rendimientos superiores a 20 km por litro, pero son “híbridos”; el auto con motor de gasolina más eficiente en zona urbana, según un análisis del Instituto Nacional del Consumidor es el Atos de Dodge, con 18.43 km por litro (vehículo muy ligero y de baja capacidad de carga), seguido de Spark de Chevrolet; i10 de Dodge y Yaris de Toyota, todos arriba de 17.4 km por litro (http://elpoderdelconsumidor.org/transporteeficiente/los-automoviles-mas-eficientes-2014/). Esta muestra no tiene que ver con los promedios: en Guadalajara, uno de cada cuatro autos no tienen ni siquiera convertidor catalítico, y más de la mitad son modelos anteriores a 2000.

Según la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), una camioneta tipo SUV (para pasajeros) genera 5.5 kilogramos de emisiones contaminantes por quince kilómetros recorridos a un costo cercano a 14 pesos (un litro de gasolina sin plomo); un auto compacto, cuyo rendimiento es mayor por km, generará 3.36 kg y el costo será de aproximadamente doce pesos; un auto híbrido (gasolina y electricidad), cuyo valor de mercado sigue siendo muy alto, apenas genera 1.79 kg. La Guía de estrategias para la reducción del uso del auto en ciudades mexicanas, un informe del Instituto de Políticas para el Transporte y Desarrollo México, patrocinado por la Embajada Británica, destaca cuatro factores que garantizan el triunfo del modelo auto-ciudadano:

Uno, “los costos de uso de los automóviles artificialmente bajos, debido a subsidios a la gasolina y de utilización del espacio público (estacionamientos), así como a la presencia de mercados informales de mantenimiento y a la falta de normatividad que regule el estado mecánico y de emisiones en todo el país”. Dos, “la oferta de infraestructura para automóviles, como mayores vialidades y estacionamientos, que incentivan el uso del automóvil particular en el mediano y largo plazo”.

Tres, “la expansión de las ciudades en un patrón de baja densidad, difusos y sin usos de suelo mixtos, que obligan a las personas a utilizar el automóvil para acceder a los bienes y servicios que requieren en su vida diaria”, y cuatro, “al crecimiento del parque vehicular, a reducidas opciones de transporte y a patrones de desarrollo urbano orientados al automóvil, que genera un ciclo de dependencia del uso del automóvil”.

Esto es fácil de demostrar. Las estadísticas oficiales permiten inferir un “aumento de la intensidad de uso del automóvil particular en el país de más de tres veces en tan sólo dos décadas”. Este incremento del uso del automóvil “ha generado diversas externalidades negativas que ponen en riesgo la viabilidad económica y ecológica de las ciudades y del país”, y que de hecho, generan costos equivalentes a casi 5 por ciento de su producto interno bruto (MILENIO JALISCO, 1 de abril de 2015).

Hoy, Día Mundial Sin Auto, la Semadet “invita al sector público y privado, así como a los ciudadanos en general a no utilizar sus vehículos automotores este 22 de septiembre y reflexionar en torno al uso desmedido de este medio de transporte”. A las dependencias se les convocó a no utilizar los vehículos oficiales, excepto de emergencia.  El gobierno pone a disposición una calculadora para calcular emsiones (http://siga.jalisco.gob.mx/calculadoraemisiones).

Hoy durante todo el día se harán diversas intervenciones de vialidades y recorridos ciclistas.

Mañana, todo volverá al orden: cada tapatío recorrerá arriba de un auto, en promedio, 12 km y generará unos cuatro kg. de emisiones contaminantes.

Algunos aspectos

148,481 millones de pesos es lo que el país gastó en 2010 por importación de gasolinas, equivalente al 28% de las exportaciones totales de petróleo del país. El subsidio regresivo de la gasolina fue de 76,693 millones de pesos en ese mismo año

34 millones de personas en el país, de las cuales, casi 5 millones están en el área metropolitana de Guadalajara, están expuestas a mala calidad del aire, debido en su mayor parte a la contaminación generada por los automóviles


14,734 muertes relacionadas con la mala calidad del aire en las tres grandes ciudades [México, Guadalajara y Monterrey] en 2008 de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS)

No hay comentarios.: