22.9.15

Los autos, plaga citadina



Autos tráfico en la ciudad. Foto: Héctor Jesús Hernández;


Más por más Gdl

Alejandro Velazco.- Cada año, el 22 de septiembre se celebra el Día Mundial sin Auto, como una forma para crear conciencia por la problemática que genera la alta tasa de motorización en las ciudades del mundo. Esta fecha inició como una propuesta de diversos grupos en ciudades de Islandia, Francia y Reino Unido, hasta que después de 1997 comenzó a extenderse por todo el mundo.


En México, organizaciones civiles realizan una serie de actividades para conmemorar este día, y exigir a los gobiernos planear mejor las ciudades, invertir en movilidad sustentable y crear normativas para la emisión de gases de efecto invernadero.

En Guadalajara, el crecimiento en la cantidad de automóviles que circulan por la ciudad se ha vuelto insostenible, en los últimos 10 años hemos duplicado la tasa de motorización hasta llegar al grado de que hay poco más de dos habitantes por cada automóvil. Según el INEGI, en sus cifras actualizadas hasta 2012, hay más de dos millones 900 mil autos, y pese a eso, el 70 por ciento de la población utiliza el transporte público para transportarse.

Esta alta tasa de motorización afecta la economía, la salud y el medio ambiente, y no sólo se trata de estadísticas, pues el calor que año con año crece y afecta más a los tapatíos es un prueba del efecto isla de calor que crea la combustión de los motores de nuestros carros.

Según el Reporte Nacional de Movilidad Urbana en México 2014-2015 –que corresponde al capítulo nacional del Reporte Global en Asentamientos Humanos, realizado bianualmente por la ONU-Hábitat– los congestionamientos viales en las principales arterias que comunican los centros urbanos conllevan a un deterioro de la calidad del aire y por ende de la salud de la población, “ya que las ciudades mexicanas padecen serios problemas de contaminación ambiental, donde el sector transporte es una de sus principales causas, al contribuir con 20.4 por ciento de la emisión de gases de efecto invernadero (GEI), de los cuales 16.2 por ciento proviene del subsector automotor, en su mayoría por viajes en transporte individual motorizado”.

Según el reporte, el 28 por ciento de los viajes en la ciudad de Guadalajara se realiza en automóvil privado y el resto se distribuye en sistemas de transporte público, lo que se traduce en un congestionamiento vial crónico. Esta ciudad “cuenta con un sistema de transporte BRT, el Macrobús, que inició con 16 km en marzo de 2009 y con tarjeta de prepago, el sistema de Tren Eléctrico Urbano (Siteur), Pre-Tren, y el Tren Eléctrico, además de la construcción de 15 kilómetros de ciclovías”, lo cual no es suficiente para abastecer los problemas de movilidad de la población, indica el informe.

Los datos revelan que mientras la población se duplicó en los últimos 30 años, la mancha urbana creció 3.8 veces, obligando a incrementar la tasa de motorización y agravando los problemas de movilidad. En tanto, mientras la tasa de crecimiento anual de la población es de dos por ciento, la de automóviles es del ocho por ciento.

En Guadalajara, esta cantidad de automóviles trae afectaciones económicas por 21 millones de pesos, entre el ruido, contaminación, cambio climático, accidentes y congestionamientos.

No hay comentarios.: