Ir al contenido principal

La calle, una cárcel voluntaria



Autos tráfico en la ciudad. Foto: Héctor Jesús Hernández;


Más por más Gdl GDL 06/10/2015

Alejandra Guillén.- Para llegar antes de que inicie su primera clase en La Normal, Mariana sale de su casa a las 5:45 de la madrugada porque si tarda unos minutos más, le toca el momento en que la avenida López Mateos y Ávila Camacho comienzan a transformarse de calle en estacionamiento.


De su casa a la escuela hace por la mañana unos 40 minutos. Es de las privilegiadas con carro, porque Laura vive en El Salto y tiene que subirse al primer camión a las 4:50 horas, previendo que tardará una hora en llegar a la ciudad y el mismo tiempo o más en cruzar el Centro de la ciudad de Guadalajara, debido a los distintos cierres en avenida 16 de septiembre por las obras de la Línea 3 del Tren Ligero.

Su compañera Gloria vive en el Cerro de la Reina y pela el ojo a las 4:30 de la mañana para tomar el camión pasaditas las 5 de la mañana y tardar hora y media en llegar hasta Ávila Camacho y avenida 16 de septiembre, donde inician los trabajos subterráneos de la Línea 3. Antes que iniciara la obra, la parada del camión era justo frente a La Normal; ahora bajan al pasaje frente al Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) y tienen que caminar otros minutos hasta su escuela.

A la hora de la salida, ninguno se salva del tráfico. Mariana hace una hora y media en el trayecto a casa, más del doble que cuando no es hora pico. No hay opción, se hace la idea de estar atrapada en la “cárcel” de Ávila Camacho, en el tramo que va de La Normal a avenida Federalismo (donde sólo hay un carril abierto), y se entretiene contando a los conductores que usan el celular, a los que no traen cinturón de seguridad, a los que se sacan los mocos o a los que ya traen la cara como Gollum, personaje de El Señor de los Anillos.

Los que regresan a casa en camión se compran cualquier chuchería para aguantar el hambre la siguiente hora o más que estarán atrapados en el camión, apretados, sudados, asoleados, mientras avanzan por calles alternas al trazo de la Línea 3 del Tren Ligero, donde la tortura se agudiza al ya no tener la sombra de dos mil 200 árboles que tumbaron para la construcción de esta obra.

En la ruta de Gloria, el atorón empieza prácticamente desde que sale de La Normal y el camión toma la calle lateral al CUCSH, para continuar hacia el Centro. En ese punto, los pasajeros casi siempre tienen el tiempo de ver con calma cada uno de las imágenes de los rostros de los 43 normalistas desaparecidos que cuelgan del cancel exterior del centro universitario.

De ahí al otro cierre vial ubicado en avenida Revolución, el camión ya habrá tardado casi una hora en un tramo de menos de cinco kilómetros, pues toma calles angostas, se apila con decenas de carros y camiones, pierde tiempo en cada alto y ya con la histeria le echan el vehículo a peatones y ciclistas. Según Google Maps, el traslado a pie sería de unos 45 minutos; en carro, sin tráfico y suponiendo que avenida Alcalde estuviera abierta, el trayecto se haría entre 15 y 20 minutos, más o menos lo mismo que se haría en bici.

Un problema metropolitano

Antes de que iniciaran las obras, el Poder del Consumidor realizó el estudio “Pérdidas millonarias por fallas en la movilidad urbana en las principales zonas metropolitanas” en el que detectó que rutas de camiones como la 629 tardaba una hora en recorrer ocho kilómetros o la 632 que recorre 10.6 kilómetros en una hora con 15. Por eso ahora que avenida Alcalde está cerrada en distintos tramos no es raro que las rutas tarden una hora en avanzar cinco kilómetros.

En Zapopan también hay cierres de carriles en avenida Juan Pablo II/Juan Gil Preciado por las obras de la Línea 3 y trayectos que se hacían en 10 minutos, ahora se hacen en 50 minutos en horas pico, especialmente en los cruces con Periférico, Ángel Leaño y carretera a Colotlán, se quejan los vecinos. “Por la mañana tardamos hasta 20 minutos en pasar de un semáforo a otro. En Arcos de Zapopan es donde se pone peor”, cuenta Karina, también estudiante de La Normal.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ciclovías, adelante sin consulta: Alfaro

por Fernanda Carapia/ntrguadalajara.com

A FAVOR Y EN CONTRA. Los espacios para ciclistas generan diversas reacciones en la ciudad. (Foto: Alfonso Hernández) La construcción de ciclovías no está a consulta ciudadana, aseguró tajante el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. “Todo mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero quien gobierna esta ciudad tomó hace mucho la determinación de que esta ciudad tiene que buscar mecanismos de transporte no motorizado y la apuesta de las ciclovías va a seguir adelante”. El presidente municipal criticó la postura del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de someter a consulta la construcción de caminos seguros para ciclistas. “No podemos ahorita salir con la barbaridad y atrocidad que dijo el instituto, que dice que vamos a someter a consulta pública si se hacen ciclovías en la ciudad, ¿quién se creen en el instituto?”. “La agenda de movilidad no motorizada es una agenda que hemos comprometido los gobiernos de esta ciudad p…

La Guadalajara amurallada domina 14% de la ciudad

Especialista de la Universidad de Passau, Alemania, analiza en particular el caso de Zapopan, donde están más de la mitad de 2500 cotos o “urbanizaciones cerradas” del AMG
Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.  http://www.agustindelcastillo.com/
Los castillos del señor feudal ofrecían a sus moradores, incluso a los más precarios, los siervos que habitaban en torno a la muralla, una posibilidad perdida en la larga noche medieval: la seguridad. Bajo esta premisa, una extraña Edad Media se abre paso y domina cada vez más el imaginario de los moradores del área metropolitana de Guadalajara (AMG): los casi 2,500 “cotos” o urbanizaciones cerradas se extienden sobre 14 por ciento de las 65 mil hectáreas de “ciudad construida”, y van al alza.
Es un especialista migrado del mismo corazón de la vieja Europa, el doctorante en geografía por la Universidad de Passau, Bernd Pfannenstein, catedrático en la escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), quien s…

La atropellan y le exigen pago

por Fernanda Carapia,  5 de Septiembre de 2016/ntrguadalajara.com 
Sara Magos sospecha que hay corrupción entre los agentes que llevan su caso y la aseguradora GNP. Hace un año, la vida de Sara Magos García dio un giro de 180 grados: un auto la atropelló cuando iba en su bicicleta, pasó varios días en terapia intensiva, pagó más de 100 mil pesos para recuperar su salud, aún tiene secuelas y, por si fuera poco, debe cubrir el daño que causó al carro que la arrolló. “La señora reclamaba que le pagara sus daños, que me hiciera responsable del accidente que había provocado”, informó. Magos García sospecha que entre los agentes que traen su caso y la aseguradora GNP hay corrupción, pues han habido cosas que no checan, como que en uno de los peritajes de causalidad vial se señaló que la mujer que conducía el vehículo, Leticia Brambila López, viajaba a 40 kilómetros por hora.