Ir al contenido principal

En Bicicleta: ¡ 3-2-1 Bicipolo !


Beatriz Jáuregui / Maritza Alejandra Gutiérrez | cronica Jalisco
BIKEPOLO. Este es un deporte de mucho pedaleo y una de las reglas más importantes es no bajar los pies de la bicicleta. Foto: Maritza Alejandra Gutiérrez
 
Seguramente ya has oído hablar del Bicipolo y si no, te cuento, El Bicipolo también conocido como Ciclopolo o Bikepolo es un divertido deporte que se deriva del polo y se juega sobre bicicletas en lugar de a caballo; las ideales son fixies, contrapedal o bicis con un solo freno, también se permiten otro tipo de bicis excepto tandems y triciclos.


Dentro de la diversidad de la interminable cultura ciclista, también en Bicipolo hay dos tipos; el tradicional, que se practica en una cancha de pasto con medidas establecidas de 100 x150 mts. la pelota mide entre los 12 y 15 cm. de diámetro y un bastón de 1 metro de largo llamado mallet, similar a un martillo, los equipo son de 4 competidores. Y la modalidad de Bicipolo Urbano o Hard Court ¡muy de moda!, y se realiza en canchas de tenis, hockey, futbol rápido o cualquier superficie rígida. Los equipos son de 3 jugadores, quienes requieren de mucho entrenamiento, equilibrio, motricidad tanto fina como gruesa para poder manipular una pelota pequeña de plástico duro, una bola de hockey también llamada “bocha”  y  dirigirla con mucha velocidad, concentración, y observar a los aliados estratégicamente para lograr meter gol.


Este es un deporte de mucho pedaleo y  una de las reglas más importantes es no bajar los pies de la bicicleta, ¡ni pensarlo porque se acaba el juego! Imagínate, básicamente el partido empieza con la bola a mitad de la cancha y los equipos deben estar en su media cancha mirando hacia el centro, con la rueda trasera tocando la pared, y una vez asegurados que todos estén en sus posiciones el árbitro grita ¡“3-2-1-POLO”! Y todos corren hacia la bocha para jugarla y lograr tirarla al arco, ese gol tan deseado, que se anota mediante un “Hit” golpeando la bocha con el mallet como un martillazo y efectivamente ¡GOL!. Es entonces cuando el árbitro detiene el tiempo, comienza la batalla otra vez hasta que se logren 5 goles o hasta que el árbitro cuente 12 minutos que es lo que aproximadamente dura un partido de Hard Court.

Pareciera que es una novedad pero resulta que el Bicipolo es muy antiguo y con más tradición de lo que pensamos, pues se practica desde 1891 cuando el irlandés Richard J. Mecredy lo inventó, y en ese mismo año se jugó el primer torneo, después llegó a Reino Unido, Estados Unidos y Francia.

Con el tiempo algunos se sensibilizaron pensando en no lastimar tanto a los caballos y optaron por bicis. Pero ¿cómo comenzó el Hard Court Bikepolo? A principios del año 2000 unos "bicimensajeros" se juntaron en la azotea de un edificio en Seattle y lo jugaron con una pelota inflable, unos palos y llegó la diversión. Desde entonces se ha expandido por varios países hasta llegar a nuestra bella Guadalajara en el año 2009 cuando Raúl Mendoza y Mario Villaseñor se encargaron de ser los iniciadores. En la actualidad contamos con unos excelentes equipos varoniles y femeniles que han surgido gracias a que han organizado una importante cantidad de torneos regionales, nacionales e internacionales.

El 20 de Noviembre se realizó el Torneo de Clubes Nivel Región Norteamérica “Club Bench Championship 2015”, en este las reglas cambian, el partido dura 45 minutos, los equipos son de 10:  3 jugadores de planta en cancha y sin detener el reloj, los demás se van turnando, se juega así para demostrar cuál club tiene el mejor nivel. Afortunadamente el club ganador fue Guadalajara. ¡Felicidades! Tú puedes jugar Bicipolo busca en facebook  Club Bicipolo Tapatío y apoyemos más este deporte.
Conoce más de la cultura ciclista en el programa En Bicicleta con Bea Jáuregui, Radio Vital 1310 AM. Viernes 5:00 pm.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ciclovías, adelante sin consulta: Alfaro

por Fernanda Carapia/ntrguadalajara.com

A FAVOR Y EN CONTRA. Los espacios para ciclistas generan diversas reacciones en la ciudad. (Foto: Alfonso Hernández) La construcción de ciclovías no está a consulta ciudadana, aseguró tajante el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. “Todo mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero quien gobierna esta ciudad tomó hace mucho la determinación de que esta ciudad tiene que buscar mecanismos de transporte no motorizado y la apuesta de las ciclovías va a seguir adelante”. El presidente municipal criticó la postura del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de someter a consulta la construcción de caminos seguros para ciclistas. “No podemos ahorita salir con la barbaridad y atrocidad que dijo el instituto, que dice que vamos a someter a consulta pública si se hacen ciclovías en la ciudad, ¿quién se creen en el instituto?”. “La agenda de movilidad no motorizada es una agenda que hemos comprometido los gobiernos de esta ciudad p…

La Guadalajara amurallada domina 14% de la ciudad

Especialista de la Universidad de Passau, Alemania, analiza en particular el caso de Zapopan, donde están más de la mitad de 2500 cotos o “urbanizaciones cerradas” del AMG
Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.  http://www.agustindelcastillo.com/
Los castillos del señor feudal ofrecían a sus moradores, incluso a los más precarios, los siervos que habitaban en torno a la muralla, una posibilidad perdida en la larga noche medieval: la seguridad. Bajo esta premisa, una extraña Edad Media se abre paso y domina cada vez más el imaginario de los moradores del área metropolitana de Guadalajara (AMG): los casi 2,500 “cotos” o urbanizaciones cerradas se extienden sobre 14 por ciento de las 65 mil hectáreas de “ciudad construida”, y van al alza.
Es un especialista migrado del mismo corazón de la vieja Europa, el doctorante en geografía por la Universidad de Passau, Bernd Pfannenstein, catedrático en la escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), quien s…

La atropellan y le exigen pago

por Fernanda Carapia,  5 de Septiembre de 2016/ntrguadalajara.com 
Sara Magos sospecha que hay corrupción entre los agentes que llevan su caso y la aseguradora GNP. Hace un año, la vida de Sara Magos García dio un giro de 180 grados: un auto la atropelló cuando iba en su bicicleta, pasó varios días en terapia intensiva, pagó más de 100 mil pesos para recuperar su salud, aún tiene secuelas y, por si fuera poco, debe cubrir el daño que causó al carro que la arrolló. “La señora reclamaba que le pagara sus daños, que me hiciera responsable del accidente que había provocado”, informó. Magos García sospecha que entre los agentes que traen su caso y la aseguradora GNP hay corrupción, pues han habido cosas que no checan, como que en uno de los peritajes de causalidad vial se señaló que la mujer que conducía el vehículo, Leticia Brambila López, viajaba a 40 kilómetros por hora.