9.12.15

El año en que la bici vivió en peligro


Más por más Gdl GDL 09/12/2015


Alejandra Guillén.- Cuando entró a estudiar la licenciatura de Historia a la Universidad de Guadalajara, Irene Giovanna Rodríguez Núñez le pidió a sus padres que le compraran una bicicleta para trasladarse de su casa, ubicada por Tránsito, al Centro de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), en la Normal. Durante cinco años fue su medio de transporte.


El domingo 1 de noviembre salió a comprar el desayuno y al tratar de cruzar Prolongación Alcalde, a un costado de la Secretaría de Movilidad, el conductor de una camioneta la atropelló cuando circulaba a más de 90 kilómetros por hora. Irene tenía 24 años, ya había egresado de la licenciatura y era profesora de historia e inglés en la Universidad Autónoma de Guadalajara. “Era la cerebrito del salón, tenía mucha capacidad y hablaba cuatro idiomas: nahua, francés, inglés y español”, recuerda su padre Ernesto Rodríguez Aguirre durante la instalación de una bicicleta blanca en memoria de su hija, el pasado lunes 7 de diciembre.

Según la base de datos de la organización Bicicleta Blanca, en lo que va de 2015 han fallecido 26 ciclistas en la Zona Metropolitana de Guadalajara, cinco víctimas más que en 2014. Teresa Gracián, integrante de la organización, considera que “este año ha sido terrible, de los más atroces para los ciclistas”.
Esta ciudad incluso parece más peligrosa que en el Distrito Federal, donde en el mismo periodo han fallecido 19 ciclistas, según datos de la Secretaría de Seguridad Pública.

Aunque Guadalajara sigue siendo una ciudad con calles manchadas de sangre por la cantidad de víctimas viales (no sólo ciclistas), el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo otorgó en 2014 el Premio Ciclociudades a Guadalajara por considerarla la ciudad más amigable para la Bicicleta. ¿Una ciudad amigable para la bicicleta es donde han muerto 182 personas en siete años?

Ante esta “distinción”, la organización Bicicleta Blanca cuestiona qué se ha ganado en la capital jalisciense: “no hay educación, ni respeto, ni infraestructura, ni se hace cumplir la ley y seguimos muriendo en las calles”.

Rocío casi siempre se traslada en bicicleta, pero todos los días va alerta porque siempre aparecen conductores que le avientan el carro, o le pasan muy cerca y a exceso de velocidad. Con los años pensaba que se haría conciencia e iría siendo menos peligroso circular en bici o a pie, pero cada vez hay más autos, más gente estresada y que no es consciente de que un auto es un arma mortal.

“Al ver que atropellan a uno, a otro, cuando siento a los carros cerquita y el corazón me late a prisa, más bien pienso que terminarán por matarnos a todos los ciclistas. El auto sigue siendo el dios y si eso no se toca, los automovilistas seguirán matando peatones y ciclistas”.

Cuando las víctimas eran 171, Bicicleta Blanca hizo un análisis de datos que arroja que el 42.1% había sido atropellado en Guadalajara, 24.6% en Zapopan, 14% en Tlaquepaque y 10% en Tonalá. El resto, en El Salto y Tlajomulco.

La mayoría eran hombres (95.3%) de todas las edades, desde niños hasta ancianos.

Las unidades del transporte público son las que más muertes han causado a ciclistas, concentrando 31 por ciento de los accidentes, siendo las rutas 44, 142,15, 128 A, 619, 258, Línea Tur y la 622 las que han estado involucradas en más de una muerte.

Como Irene, este 2015 también murieron Raúl Moreno Hernández, de 11 años, por un carro Nissan en prolongación Mariano Otero; Lázaro Huerta, de 60 años, atropellado por un Mercedes Benz en la calle 8 de julio; Mirna Zazueta Padilla, de 56 años, embestida por la ruta 629, número económico S1258; el guardia de seguridad José de Jesús Reyes Domínguez, a quien lo mató un camión de carga; Marco Antonio Muñiz Ramírez, de 33 años, atropellado por la ruta 624 cuando ésta dio vuelta en Mariano Otero y Galileo Galilei; o Gustavo Berlanda “Don Gus”, integrante del Grupo Rodantes Nocturnos, murió luego de que un carro lo atropelló el 12 de marzo en Zapopan.

Teresa Gracián, de Bicicleta Blanca, considera que “nos falta muchísimo por hacer. No hay respeto, los automovilistas y transportistas siguen creyendo que la calle es de ellos. Falta mucho más (…) La Secretaría de Movilidad no ha hecho nada, no han respondido a nuestras exigencias, que son que se apruebe la Ley de Movilidad, se publique el manual del ciclista, hagan campañas de seguridad vial para todos y la creación de mayor infraestructura para el ciclista”.



Medición, más que reconocimiento

El estudio Ranking Ciclociudades, realizado por el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo México (ITDP por sus siglas en inglés), es más un análisis que un reconocimiento sobre el estado de las políticas públicas de promoción de la movilidad no motorizada. Se enfoca en 10 indicadores que reunidos deberían impulsar el uso de la bicicleta En el Ranking Ciclociudades 2015, de 100 puntos posibles de obtener –mediante el estudio de esos indicadores- por las ciudades estudiadas, ninguna consiguió siquiera la mitad. La mejor posicionada es la Ciudad de México, que consiguió 49, Guadalajara se situó en segundo lugar con 38, seguida por Puebla con 31, León con 28 y Toluca con 26, para conformar el Top 5 del estudio este año El estudio del ITDP encontró además que en los últimos 3 años las 30 ciudades analizadas han invertido sólo el 0.3% de los fondos federales para movilidad al ámbito ciclista, con una inversión per capita de 4.9 pesos. Como contraste el ITDP afirma que en el 93% de las ciudades hay al menos un grupo de activistas de ciclistas promoviendo el tema del ciclismo urbano.

No hay comentarios.: