8.12.15

Replantear la agenda de movilidad sostenible


Hace un par de semanas se realizó la primera sesión en tres años del Consejo Ciudadano de Movilidad No Motorizada de Guadalajara, a la cual tuve la oportunidad de asistir como observador. Quisiera aprovechar para hacer algunas reflexiones sobre las perspectivas de este consejo ahora que retoma sus actividades.

En primer lugar, es de resaltar que el consejo estuvo congelado durante los últimos tres años. Este consejo tuvo su nacimiento bajo la administración del panista Alfonso Petersen y, no obstante que siempre ha contado con un reglamento municipal que lo obliga a sesionar, durante la administración del priísta Ramiro Hernández, el consejo fue congelado.


No fue sino hasta el reciente cambio de administración municipal cuando el gobierno emanado del partido Movimiento Ciudadano decidió revivir las actividades del consejo. Esta situación no hace más que confirmar las tesis que afirman que, en lo que respecta a espacios reglamentados de participación ciudadana, la voluntad política de los gobernantes en turno es significativamente más importante que la tinta gastada en reglamentos municipales.

Ahora bien, el reglamento del consejo necesita pasar por un análisis muy serio y ser adaptado a los nuevos escenarios de la movilidad urbana que se viven en la ciudad.

Se trata de un reglamento que se aprobó durante 2009 y durante estos seis años la agenda de movilidad sostenible de la ciudad ha cambiado bastante. En aquellos años se vivía el boom de los movimientos ciclistas en la ciudad, lo que explica en parte por qué los actores sociales entendían la movilidad sostenible como un asunto de movilidad no motorizada.

El día de hoy el debate se ha movido. Ahora la concepción de la movilidad sostenible tiene que ver más con una aspiración por contar con diferentes medios de transporte integrados en un sistema, en el que el transporte público ha tomado mayor relevancia.

Inclusive, el debate actual sobre movilidad urbana tiene que ver con el modelo de desarrollo urbano de la ciudad. El día de hoy movilidad también significa planeación urbana y gestión del uso del suelo. Esta nueva realidad se tiene que ver reflejada en un nuevo reglamento para el consejo.

Además, sería conveniente replantear algunos aspectos del diseño del consejo. Primero, discutir y definir de nueva cuenta quién va a poder participar en el consejo, y cuáles serán los mecanismos para poder convertirse en consejero.

Siempre existe el riesgo de que los consejeros que se integran al consejo en realidad no representen a nadie, lo que ha demostrado que genera tensiones en el territorio y en los barrios cuando se quieren implementar los proyectos que fueron decididos a puerta cerrada en un consejo ciudadano.

En este tipo de mecanismos de participación, que deciden lo que se va a construir en el territorio, siempre es conveniente que los participantes realmente representen el territorio y sus intereses.

Segundo, se debe replantear la forma en que lo que se decida en el seno del consejo se va a relacionar con la forma en que el gobierno municipal tome las decisiones en materia de movilidad sostenible o invierta recursos en la infraestructura relacionada.

Es un punto delicado. El lugar común es estar a favor de que los consejos ciudadanos sean vinculantes, es decir, que tengan poder directo sobre las decisiones del ayuntamiento.

Pero estos modelos no siempre son los más convenientes. Basta recordar el fiasco del Observatorio Ciudadano de Movilidad y Transporte Público, que ha sufrido tensiones y desencantos porque en el papel es vinculante pero en la realidad ninguna institución gubernamental acata sus recomendaciones.

Finalmente, habrá que encontrar la forma para que el consejo ciudadano pueda contribuir a elevar la discusión de la movilidad sostenible hacia la escala metropolitana. En nuestra ciudad la movilidad no es un asunto de un solo municipio.

Las dinámicas de movilidad de la ciudad son metropolitanas y, como el cauce de un río, no reconocen fronteras político-administrativas artificiales. Desafortunadamente, las acciones que se implementen de forma aislada no van a servir de mucho.
*Coordinador de Investigación del Laboratorio de Innovación Democrática
 
DN/I

No hay comentarios.: