18.12.15

Tres calles, las más mortíferas para ciclistas


La cantidad de viajes con bicicletas aumentó en las últimas dos encuestas de movilidad: de 2.1% pasó a tres por ciento. EL INFORMADOR / F. Atilano

El informador
  • El ciclista es el segundo elemento que tiene prioridad en las calles, sólo después del peatón
  • Periférico, Alcalde y 8 de Julio acumulan 27 fallecimientos de personas que se trasladan en velocípedos en la última década
GUADALAJARA, JALISCO (18/DIC/2015).- “Porque hago deporte y me traslado”, es la razón de Antonio Lara Contreras para andar en bicicleta a diario y circular por el Periférico, a pesar de que sea la vialidad con más fallecimientos de ciclistas en la metrópoli (13) en la última década, de acuerdo con la Secretaría de Movilidad.

Antonio desprecia el transporte público o los automotores, por ello tiene más de 20 años circulando en su bicicleta de montaña: “No me gusta andar en camión. Toda mi vida he estado en bicicleta. Unos compas me dijeron que el día que la deje me voy a tullir”.

Sólo necesita unos lentes oscuros, una gorra y a la calle. Sale de la Colonia Emiliano Zapata, en Zapopan, hacia toda la ciudad, pero esta vez visitará a un familiar que está internado en el Hospital Civil. Su ruta: Periférico, Parres Arias, Laureles, Ávila Camacho y Alcalde. Esta última es la segunda más mortífera junto con 8 de Julio (siete muertes en la última década cada una).

A pesar de la costumbre no se siente seguro. En poco tiempo ha pasado por tres incidentes que casi lo dejan, por lo menos, herido por atropellamiento. En Parres Arias un coche que se pasó el alto lo iba a embestir, en Ávila Camacho un camión le cerró el camino intempestivamente, “pero no pienso dejar la bicicleta. Aunque con la edad (52 años) no tengo los mismos reflejos…”.

Mario Córdova España, director del Instituto de Movilidad y Transporte, contextualiza que en la ciudad, durante los últimos 30 años, se han fortalecido las condiciones para que los autos abarroten las calles. Por ello el uso compartido de la vialidad se ha tornado cada vez más difícil.

Recuerda con nostalgia el apodo de “ciudad bicicletera” que le dieron despectivamente a Guadalajara durante la década de los setenta, “pero ahora sería un honor que la calificaran así. Sería un indicativo de que la ciudad se desarrolla en un camino de una movilidad más sustentable”.

Para erradicar las muertes, comenta, se requiere de más infraestructura, que la educación vial para todos los actores de la movilidad se fortalezca y que se respeten las normas.

Añade que el ciclista es el segundo elemento que tiene prioridad en las calles después del peatón. De hecho, la cantidad de viajes con bicicletas aumentó en las últimas dos encuestas de movilidad: de representar 2.1% del total de viajes en la metrópoli, pasó a tres por ciento: “Eso es un buen dato para una ciudad abarrotada de automóviles. Son gente que por necesidad o conciencia personal y colectiva toman la decisión de transportarse en bicicleta”.

No hay comentarios.: