Ir al contenido principal

Los derechos del automóvil

Felipe Reyes/más x más.- Los automóviles son objetos inanimados que no tendrían por qué tener algún tipo de derecho, esto parece obvio, sin embargo en la realidad es diferente. Los usuarios de automóviles gozan de todo tipo de privilegios en detrimento de los que no.

Sobra mencionar la obviedad de que cerca del 80% del espacio público de nuestras ciudades está destinado al tránsito de automóviles. Que la inmensa mayoría de las ciudades ha invertido millones en instalar sistemas de control del tráfico y semáforos para hacer posible un cierto orden en los flujos, que cada quincena pagamos millones de sueldo de agentes de vialidad para hacer cumplir las normativas viales y que en todas partes los presupuestos de las ciudades se gastan principalmente en infraestructura para carros.

Los autos cuentan con un espacio de estacionamiento en todas partes. Las normativas actuales evitan que podamos construir edificios nuevos sin garantizar un espacio para su majestad el auto. Pero además los porcentajes de estacionamiento en un centro comercial o en un edificio de oficinas superan siempre los requisitos de ley por exigencia del mercado y es habitual que una vivienda unifamiliar destine más espacio techado al automóvil que a, por ejemplo, la habitación de los niños.

En los estantes de las agencias los autos lucen radiantes y modelan para que un comprador pase de ser un simple mortal a un honorable propietario de un vehículo de prestigio. Por cualquier cosa que falle con el tiempo, los autos pueden confiar en que hay miles de farmacias para comprar refacciones que curen cualquier dolor, desde originales hasta genéricas, y si se cuenta con un seguro pueden ser cubiertas de manera muy parecida a los seguros de humanos. Aunque en realidad se venden más seguros para autos, que para personas.

En todas partes se cubren los servicios que los autos necesitan. No tenemos suficientes camas de hospital para humanos, pero siempre hay a la mano un taller mecánico especializado para cualquier cosa que le duela al carro. Llanteras, laminados, mofles, aire acondicionado, autoestéreos, y hasta salones de belleza conocidos como “detallado automotriz” provocan una economía pujante en torno al endiosado objeto.

Si su carro tiene hambre, en cualquier parte encontrará una gasolinera cercana. En muchos casos una enfrente de la otra para que no tenga que cruzar la calle. Puede que las gasolineras sean instalaciones industriales que almacenan sustancias explosivas peligrosas para los humanos, pero no importa, usted encontrará una cercana instalada en el centro de cualquier barrio y lista para saciar la sed de su automóvil.

Si su auto necesita bañarse encontrará oferta de cientos de autolavados en donde a nadie le extrañará que permitamos un derroche sistemático de agua únicamente para que el auto luzca bien y le otorgue a su propietario el estatus que seguramente merece.

Cada vez más usted puede encontrar servicios en donde ni siquiera tiene que bajarse de su automóvil. Puede comprar café, hamburguesas, usar el cajero, ir al cine y un sinfín de etcéteras provocados por una sociedad que no considera que los millones de metros públicos y privados otorgados al flujo de automóviles en todas partes, representan pérdida alguna para la sociedad y la ciudad que la alberga. Al tiempo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ciclovías, adelante sin consulta: Alfaro

por Fernanda Carapia/ntrguadalajara.com

A FAVOR Y EN CONTRA. Los espacios para ciclistas generan diversas reacciones en la ciudad. (Foto: Alfonso Hernández) La construcción de ciclovías no está a consulta ciudadana, aseguró tajante el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. “Todo mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero quien gobierna esta ciudad tomó hace mucho la determinación de que esta ciudad tiene que buscar mecanismos de transporte no motorizado y la apuesta de las ciclovías va a seguir adelante”. El presidente municipal criticó la postura del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de someter a consulta la construcción de caminos seguros para ciclistas. “No podemos ahorita salir con la barbaridad y atrocidad que dijo el instituto, que dice que vamos a someter a consulta pública si se hacen ciclovías en la ciudad, ¿quién se creen en el instituto?”. “La agenda de movilidad no motorizada es una agenda que hemos comprometido los gobiernos de esta ciudad p…

La Guadalajara amurallada domina 14% de la ciudad

Especialista de la Universidad de Passau, Alemania, analiza en particular el caso de Zapopan, donde están más de la mitad de 2500 cotos o “urbanizaciones cerradas” del AMG
Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.  http://www.agustindelcastillo.com/
Los castillos del señor feudal ofrecían a sus moradores, incluso a los más precarios, los siervos que habitaban en torno a la muralla, una posibilidad perdida en la larga noche medieval: la seguridad. Bajo esta premisa, una extraña Edad Media se abre paso y domina cada vez más el imaginario de los moradores del área metropolitana de Guadalajara (AMG): los casi 2,500 “cotos” o urbanizaciones cerradas se extienden sobre 14 por ciento de las 65 mil hectáreas de “ciudad construida”, y van al alza.
Es un especialista migrado del mismo corazón de la vieja Europa, el doctorante en geografía por la Universidad de Passau, Bernd Pfannenstein, catedrático en la escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), quien s…

La atropellan y le exigen pago

por Fernanda Carapia,  5 de Septiembre de 2016/ntrguadalajara.com 
Sara Magos sospecha que hay corrupción entre los agentes que llevan su caso y la aseguradora GNP. Hace un año, la vida de Sara Magos García dio un giro de 180 grados: un auto la atropelló cuando iba en su bicicleta, pasó varios días en terapia intensiva, pagó más de 100 mil pesos para recuperar su salud, aún tiene secuelas y, por si fuera poco, debe cubrir el daño que causó al carro que la arrolló. “La señora reclamaba que le pagara sus daños, que me hiciera responsable del accidente que había provocado”, informó. Magos García sospecha que entre los agentes que traen su caso y la aseguradora GNP hay corrupción, pues han habido cosas que no checan, como que en uno de los peritajes de causalidad vial se señaló que la mujer que conducía el vehículo, Leticia Brambila López, viajaba a 40 kilómetros por hora.