23.2.16

Ambientalismo reprobado

La nueva agenda del Gobierno del Estado presume al medio ambiente como uno de los principales temas a destacar. Sin embargo, los diputados apuntan a una débil gestión ambiental que contrasta con lo que mediáticamente se divulga
 

"No vamos a permitir que nos quiten ni un solo metro del Bosque Los Colomos, al contrario, quiero decirles que vamos por más metros de áreas verdes de Los Colomos para los ciudadanos”
Aristóteles Sandoval Díaz 
Gobernador del estado
44%
de los días del 2015 se tuvo una mala calidad del aire, señaló la Comisión de Medio Ambiente
47%
de los días del 2015 la presencia de material particulado sobrepasó el límite máximo permisible, informó la Comisión
En los últimos meses, el Gobierno del Estado de Jalisco ha manifestado su deseo por impulsar la agenda ambiental en la entidad. 
Sin embargo, diputados locales externan su preocupación por una agenda que no concuerda con los indicadores.
A pesar de que en el apartado sobre Entorno y Vida Sustentable, el gobernador reconoce que su administración es “consciente de que conservar el entorno natural permitirá a la entidad tener mejores condiciones de competencia en el futuro”, los legisladores locales hacen un llamado ante lo que ellos ven como una “realidad preocupante”.
Desde la segunda mitad del 2015, la presente administración inició una agenda medioambiental que dio arranque con la aprobación, por parte del Congreso Local, de la Ley para la Acción ante el Cambio Climático del Estado de Jalisco.
El 10 de septiembre pasado, el Gobierno estatal firmó un addendum con la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyecto (UNOPS, por sus siglas en inglés), para llevar a cabo un análisis hídrico con apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Luego, el 10 de enero de este año, el Ejecutivo estatal se sumó a la “defensa” por el Bosque de los Colomos, área natural al interior de la Zona Conurbada de Guadalajara, donde se dijo que se alistaría una estrategia jurídica “para la defensa del pulmón de la ciudad”.
“No vamos a permitir que nos quiten ni un solo metro del Bosque Los Colomos, al contrario, quiero decirles que vamos por más metros de áreas verdes de Los Colomos para los ciudadanos”, expresó Sandoval Díaz al reafirmar su política medioambiental.
No obstante desde las Comisiones Legislativas de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, Desarrollo Forestal, y Recursos Hidráulicos, los diputados locales se muestran preocupados por una agenda que no concuerda con los indicadores. Así lo sentenció la Comisión de Desarrollo Forestal del Congreso Local en sus conclusiones de la Glosa del Tercer Informe de Gobierno.
“La realidad de Jalisco en materia de medio ambiente es verdaderamente preocupante y contrasta con lo que se informa, en el informe del Gobernador se habla con mucho optimismo sobre los logros en materia ecológica.
“Recordemos la promesa del Gobernador de defender la biodiversidad por encima de intereses particulares para no acabar con los recursos naturales de la entidad y sanear la cuenca del Río Santiago y hoy en día el río Santiago es uno de los más contaminados del país”, indica la Comisión.
Una de las principales críticas que se hace desde estas comisiones es que en el informe se presume de la inversión de recursos de la federación, utilizados en “el fortalecimiento y creación de proyectos productivos sustentables”, pero no se mencionan los municipios donde se hicieron las inversiones y el proyecto en que se hizo la inversión.
Y aunque se reconoce la aprobación de una ley en materia de Cambio Climático, los diputados apuntan que –como lo decreta la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet)– se considera a Jalisco como entidad líder ante el cambio climático, únicamente por convenios y estrategias firmadas.
“(…) por lo que resulta de gran importancia que dichos acuerdos se vean reflejados en acciones especificas”, señaló la Comisión de Medio Ambiente.
Mala calidad  del aire
Otro de los puntos endebles de la política medioambiental ha sido la reforestación. Pues el número de hectáreas reforestadas en Jalisco, según el propio informe de gobierno, alcanzó apenas 22 mil 219, cuando la meta para 2015 era de 36 mil hectáreas.
En cuanto al número de hectáreas de plantaciones forestales comerciales lo alcanzado en 2015 no llegó ni a una tercera parte de la meta, ya que sólo se registraron 966.5 hectáreas, cuando el objetivo eran tres mil.
Un punto también preocupante es lo que la Semadet estimó sobre las muertes relacionadas con la mala calidad del aire, que en 2015 ascendieron a 550 muertes. Donde los legisladores criticaron que “en Jalisco sigue siendo un tema de poca relevancia para las autoridades al no aplicar la norma vigente”.
Contrario a esto la Secretaría de Movilidad apunta, en los indicadores del tercer informe, que se detectaron apenas 42 mil 100 vehículos contaminantes, menos del 50 por ciento de la meta de 95 mil 936 que se había fijado el propio ejecutivo.
“Las acciones de mejora de calidad del aire no han sido de las más optimas, el 44 por ciento de los días del año se tuvo una mala calidad del aire, el 47 por ciento de los días del año la presencia de material particulado sobrepasó el límite máximo permisible”, señaló la Comisión de Medio Ambiente.
Agua fuera de la norma
Uno de los principales puntos a destacar también fue que a pesar de que existe un addendum para recibir apoyo del PNUMA, en Jalisco no se ha medido el índice de aridez –proyecto del PNUMA– desde la llegada de esta administración, en 2013.
A grandes rasgos este índice se encarga de especificar la situación hídrica de una región con base en la relación de oferta/demanda hídrica.
Contrario a esta medición, en la entidad se cuenta con 266 plantas de tratamiento de aguas residuales, de las cuales operan 125, y únicamente 70 lo hacen dentro de la norma. Por ese motivo el Legislativo señala que no se llegó ni al 50 por ciento de la meta fijada para el número de plantas de tratamiento de aguas residuales en norma para 2015, la cual fue de 150.
“Esto quiere decir que pese a las inversiones que implican las plantas de tratamiento de aguas residuales, y pese a la urgente necesidad de su tratamiento, sólo el 26 por ciento de las plantas de tratamiento de agua residual del Estado opera dentro de la norma”, se lee en las conclusiones de la Comisión de Medio Ambiente.
Debido a esa baja en la operación de las plantas de tratamiento, el porcentaje de aguas residuales tratadas en todo el estado no es favorable, como se da cuenta en el indicador correspondiente en el informe de gobierno.
En 2015 la meta era tratar el 80 por ciento de las aguas, mientras que la cifra se quedó en apenas 59.05 por ciento

No hay comentarios.: